ENCUESTA HUMANAS 2019: LA VIOLENCIA DE GÉNERO SEGÚN LAS MUJERES

La encuesta Percepción de las mujeres sobre su situación y condiciones de vida en Chile es un proyecto de Juntas en Acción, plataforma de organizaciones de la sociedad civil por los derechos de las mujeres, con apoyo de la Unión Europea.

En el marco del Día internacional contra la Violencia de Género, que se conmemoró el pasado 25 de noviembre, Corporación Humanas realizó la decimotercera versión de la encuesta Percepción de las mujeres sobre su situación y condiciones de vida en Chile, en la que entrevistaron a 1.221 mujeres mayores de 18 años de 322 comunas del país para dar cuenta de cómo perciben ellas la violencia de género. Realizada durante julio, agosto y septiembre, justo antes del estallido social que volvió a visibilizar las demandas feministas planteadas en el 8M, los resultados evidenciaron que las mujeres están más conscientes respecto a la discriminación y violencia que viven a diario. Si bien los índices de violencia se han mantenido en el tiempo -según la Red Chilena contra la Violencia hacia las Mujeres, en lo que llevamos del 2019 ha habido 58 femicidios, comparados con 59 en 2018 y 68 en 2017-, lo que ha aumentado es la percepción; en 2017 (la encuesta se realiza cada dos años) un 77,4% de las mujeres consideraba que la violencia había aumentado. Este año, un 83,5% lo piensa.

Según Lorena Fries, abogada y directora de Corporación Humanas, el alza en la percepción se debe a que hoy en día la violencia de género se ha vuelto un tema público que está presente en la pauta de los medios de comunicación. A una mayor cobertura y a la constante divulgación de estos temas a través de plataformas digitales, cuyo alcance es mucho mayor, se suma que se han articulado las demandas, ha habido más movilizaciones y hay muchas más organizaciones dedicadas a registrar, estudiar y compartir información. Y es que en la actualidad la violencia de género tiene un correlato que le da mayor visibilidad. “Falta muchísimo aún, pero es un tema que está en la agenda país y que ya no puede no abordarse, después de todo lo que costó que saliera del clóset”, explica Fries. A esta exposición se suma que existe una mayor percepción respecto a las distintas formas de violencia; si antes el acoso no se consideraba como tal, hoy un 90% lo entiende como una forma de violencia que el Estado debe enfrentar y casi la mitad de las entrevistadas logra dilucidar que ha sido acosada sexualmente. “Las mujeres perciben de manera más clara lo que constituye el acoso y sienten que a veces tiene que ver con cómo andamos vestidas”, explica Fries.

La encuesta da cuenta de que existe mayor conciencia respecto a la violencia de género, pero solo un 42,5% de las mujeres dice ser feminista. ¿A qué se debe esto?

Principalmente tiene que ver con que definirse como feminista todavía significa una barrera de legitimidad. Quien se asume como feminista no deja de serlo, pero tener conciencia de género no necesariamente es equivalente a autodefinirse como tal. Esto es parte del proceso de generación de conciencia: empiezas asumiendo que hay discriminación, después poniéndole un nombre, matriculándote con eso y finalmente validando las movilizaciones, que sería lo más cercano a estar militando. El tema es que todavía hay mucha propaganda en contra del feminismo. Asumirse como tal significa un quiebre en términos de dónde encontramos nuestra legitimidad, y no necesariamente todas las mujeres estamos dispuestas a ese quiebre. Cuando eres feminista generalmente la legitimidad está puesta en las mujeres. En esta sociedad, cuando no eres feminista, o no te asumes tan claramente como una, la legitimidad sigue estando en el mundo de los hombres; haces todo para validarte bajo esa lógica. Y en ese mundo el feminismo todavía implica una barrera de acceso.

Es interesante ver que las mujeres sentimos que los avances que ha habido en términos de género no se deben a las medidas tomadas por el Gobierno.

Existe la sensación de que el Estado no cumple. Por una parte, no ha habido un eco tan fuerte de las demandas planteadas en el 8M. Se recogió y se instaló una agenda mujer, pero en definitiva no ha pasado nada, salvo un par de leyes como la de violencia integral y la de acoso, que se están debatiendo en el Congreso. Por otro lado, muchas de las demandas que formaban parte de la agenda de género han pasado a incorporarse a la agenda social, como el tema de las pensiones de las mujeres.

El hecho de que haya mayor conciencia respecto a estos temas ¿es un primer paso hacia un posible cambio sistémico o estructural?

Ese despertar de la conciencia no genera cambios per se. Pero de todas formas es un primer paso, porque efectivamente satisfacer las necesidades de las mujeres es parte de las demandas que están sobre la mesa y no se puede prescindir de ellas. Pero eso no significa que seamos protagonistas de lo que va a pasar. Y justamente eso es lo que está en tensión.

¿Cuál crees que es el rol del feminismo en las demandas sociales que actualmente se están exigiendo?

El feminismo es el punto de partida de todo el estallido social. Si cambia la vida de las mujeres, cambia la vida de los entornos y cambian las relaciones de poder. Si eventualmente se decreta en la Constitución “el derecho de vivir una vida libre de violencia”, eso mandata todo y cambia el sistema. Es una señal de un Estado que cuida a las mujeres porque entiende que no hacerlo es discriminación. Seguramente los cambios que van a surgir de estas demandas no van a terminar con una sociedad patriarcal, porque eso es un cambio cultural mucho más profundo. Pero lo que hace el feminismo es ser la vanguardia de la posibilidad de que estos temas tengan un espacio en la agenda pública.

Lo que está en juego es el modelo neoliberal instaurado, que además es sumamente patriarcal.

Es extremadamente patriarcal, y eso es lo que agudiza que las mujeres digamos ‘cómo puede ser que ganemos 30% menos solo por el hecho de ser mujeres’. Ahí empieza la conciencia, cuando constatamos nuestra necesidad y que nos discriminan por el solo hecho de ser mujer. Eso no necesariamente lleva a decir que uno quiere otro sistema, pero sí hace que ciertos temas empiecen a ser masticados culturalmente.

¿Qué transformación de modelo busca el feminismo?

Un cambio democrático, paritario y que se reconozca lo que está devaluado, como el trabajo no remunerado que realizan las mujeres. Si las mujeres no se dedicaran a reproducir la vida social y biológica, se estancaría el país. Eso no está valorado. En otros países ya hay cálculos de qué porcentaje del PIB aportan las mujeres, y en Europa se está pensando que debiera haber un sueldo mínimo acorde a lo que realizan las mujeres en sus casas. Porque, claro, el mínimo no necesariamente cubre la cantidad de tareas que cumplen las mujeres. En un estado neoliberal, además, las mujeres se hacen cargo de la salud, aunque eso en países desarrollados no es así. El reconocimiento no es solo monetario, sino que un reconocimiento simbólico que nos pone en otro nivel y que tiene que ver con una transformación, con que no exista discriminación hacia ningún sector. Porque además de mujeres, hay mujeres indígenas, migrantes, trabajadoras. Y cada una de esas etiquetas aumenta la gravedad de la discriminación.

¿Qué es para ti el feminismo?

Una actitud de vida que se traduce a todos los espacios políticos, sociales, personales, en donde lo que buscas es transformar las relaciones de poder. Creo que en el feminismo está envuelto el tema de género. Y el género es una forma de analizar lo que pasa alrededor tuyo, como si fuesen unos anteojos que permiten ver, por ejemplo, que la publicidad es tremendamente machista. Eso lo ves una vez que tienes conciencia de género, pero el feminismo va más allá: es una actitud que se traduce en acciones concretas.

¿Cuáles son esas acciones?

Cuando te das cuenta de que, por ejemplo, siempre estás en actitud de espera respecto a tu pololo. O que tu pololo te controla a través del celular. Cuando te haces consciente, y no quieres eso, empiezas a ponerle un tope y comienzas a transformar tu vida. Y es en la medida en que la transformas que estás siendo feminista. Si a eso además le sumas que no eres solo tú, y que cuando lo conversas con otras te das cuenta de que les pasa lo mismo, ya no es un problema personal, sino que político. Y cuando lo miras políticamente, ya estás dentro. Uno de los hallazgos más curiosos de estas encuestas es justamente que los tramos de mayor conciencia están entre las mujeres de 18 y 30, y luego desde los 50 para arriba. Hay toda una generación que quedó un poco fuera. Creo que tiene que ver con que las cincuentonas somos de la ola anterior, y las de ahora son las de la ola actual. Entre medio hubo un bajón en el que las que venían siendo feministas acumularon fuerza, buscaron instituirse y luego se dedicaron a generar conocimiento, quizás como académicas, pero no lo practicaron. El año pasado con el 8M el tema volvió a estallar, específicamente por la violencia en los espacios públicos, como las calles o la universidad. Es por eso que hay ciertos temas que ya están instaurados, como la participación de las mujeres en el sistema laboral y político. Porque puedes no ser feminista, pero igual te va a hacer ruido si vas a una empresa y solo hay hombres. Lo que no está instaurado aún tiene que ver con el trabajo doméstico no remunerado. Ese es el desafío que falta, y eso requiere de más trabajo porque significa un cambio en la economía: es ver cómo se reparte la torta considerando a la mujer.

Publicado por Revista Paula el 1 de diciembre de 2019.

COMUNIDADMUJER REALIZA TALLER DE IGUALDAD DE GÉNERO Y CONCILIACIÓN EN EMPRESA FINNING

ComunidadMujer realiza taller a Finning sobre implementación de la Norma 3262.

El viernes 20 de diciembre, ComunidadMujer realizó el taller “Fortaleciendo capacidades para la implementación de la Norma 3262” en la empresa Finning, con el objetivo de que las y los trabajadores pudieran conocer y comprender los temas clave del Sistema de Igualdad de Género y Conciliación.

La Norma 3262 de igualdad de género y conciliación de la vida laboral, familiar y personal, fue desarrollada por el Instituto Nacional de Normalización, mandatado por el Sernam, con el objetivo de desarrollar una Norma que promoviera la detección y superación de las brechas de género en las organizaciones. Esto nace a partir de la recomendación del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) para incorporar la perspectiva de género en las empresas.

En el taller se trabajó en el avance del diagnóstico, que es la primera etapa de la implementación y que tiene como finalidad levantar información para definir los objetivos y el plan de trabajo que permitirá a Finning colaborar en la reducción de brechas y planes para avanzar en equidad de género en la compañía.

Finning es una institución que desde el 2016 trabaja para reducir las desigualdades de género. En el taller además se analizó el alcance en diversos procesos en la gestión de la empresa, tales como: comunicaciones, conciliación con corresponsabilidad, detección de brechas, objetivos de igualdad de género y capacitación.

“Nos parece muy importante, contribuir al proceso que la empresa está llevando a cabo implementando de la Norma NCh 3262, cuyo estándar es el de un sistema de gestión que demanda abordar las principales brechas de género, entre ellas la participación de mujeres en áreas en las que se encuentran subrepresentadas. En el marco de este proceso, Finning se ha dado a la tarea de elaborar un diagnóstico que fue examinado y reflexionado durante el taller, permitiendo identificar la interacción de procesos y acciones que permitan atraer el talento de mujeres para incorporarse a las áreas operacionales de la empresa, entre otras materias asociadas a la gestión de personas con enfoque de género”, explicó Carolina Peyrin, encargada del área de Consultoría de ComunidadMujer.

MUJERES DEL PACÍFICO INVITA A SER PARTE DEL VIAJE DE LA EMPRENDEDORA

Iniciativa financiada por Corfo tiene como objetivo que las mujeres fortalezcan sus capacidades para impulsar sus emprendimientos.

El viaje de la emprendedora es una iniciativa de Mujeres del Pacífico, con el financiamiento de Corfo, gracias al que mujeres emprendedoras podrán capacitarse a través de cursos en línea totalmente gratuitos.

Esta serie de cursos tienen como objetivo impulsar el emprendimiento de las mujeres mediante un proceso de motivación, formación y acompañamiento para la toma de decisiones y la puesta en marcha de su proyecto.

“Nuestro principal objetivo es entregar oportunidades a las mujeres para que logren el empoderamiento económico, es por eso que nos esforzamos para que nuestras actividades y programas sean de libre acceso para todas”, explica Fernanda Vicente, Presidenta de Mujeres del Pacífico. 

Los cursos están orientados a identificar debilidades y acceder a material exclusivo que busca maximizar tus capacidades y el éxito de tu emprendimiento, dependiendo de la etapa en la que éste se encuentre. El viaje de la emprendedora les permitirá a unas mil mujeres recibir capacitación en línea de manera completamente gratuita.

“En el camino del emprendimiento las mujeres se sienten muy solas, es por eso que, con el apoyo de Corfo hemos creado el Viaje de la Emprendedora, para que ellas encuentren herramientas acordes a cada una de las etapas de sus emprendimientos. Sabemos que hay muchas capacitaciones en el mercado, pero lo que nosotros queremos es que ellas encuentren en un solo lugar todas las herramientas que necesitan para aprender a llevar un negocio, como administración, finanzas, marketing, innovación, ventas, entre otras. De esta manera, podrán desarrollar su emprendimiento y crecer con él”, comenta Lucía León, Coordinadora Nacional de Mujeres del Pacífico.

Para quienes quieran formar parte de esta iniciativa, pueden encontrar los cursos, que ya están disponibles en sus etapas 0 y 1, en este link.

Mujeres del Pacífico es una organización internacional experta en emprendimiento femenino que busca impulsar, capacitar, visibilizar, empoderar y promover el desarrollo económico de las mujeres emprendedoras en América Latina.

CARTA DE ORGANIZACIONES DE LA SOCIEDAD CIVIL Y ACADÉMICAS POR UNA CONSTITUYENTE PARITARIA

Carta publicada en el diario El Mercurio el miércoles 18 de diciembre de 2019.

Hoy se vota la indicación de paridad de género en la sala de la Cámara de Diputados. Creemos que es necesario insistir en que la legitimidad de este proceso histórico para nuestra democracia estará dada por la representatividad y diversidad del grupo de personas escogido por ciudadanas y ciudadanos en octubre próximo para escribir nuestra carta fundamental, si gana la opción “apruebo” en el plebiscito de entrada.

Quienes estamos por la paridad entendemos que, en espacios de representación, las mujeres corren con desventaja y que el talento por sí solo no asegura su presencia. Por eso, hacemos un llamado a las y los legisladores para demostrar voluntad política y disposición a escuchar el sentir mayoritario de la ciudadanía y votar a favor de la indicación aprobada ayer en la Comisión de Constitución de la Cámara, que garantiza una Constituyente Paritaria y un proceso democrático inclusivo.

Nuestra propuesta no altera la voluntad de la ciudadanía en lo más mínimo, simplemente estipula un ordenamiento y una asignación de escaños al interior de cada lista con un criterio paritario. No tendrán mayor representación, como se ha dicho, las listas con menor votación. De hecho, el tamaño de los distritos hace que, a pesar del reparto proporcional, sean las listas más votadas las que tengan más escaños en la Convención. Tampoco es un tema ideológico, pues interpela a la ciudadanía transversalmente, dando voz a la diversidad de las mujeres.

La evidencia internacional muestra que los mecanismos de paridad de género no atentan contra la meritocracia, sino que la aseguran al permitir que sean electos los y las mejores representantes. La elección constituyente es excepcional, y en ella lo que se dirime son los principios programáticos que cada uno cree necesarios sean incorporados en la nueva constitución, dándole forma a su contenido.

Hoy el país está expresando un malestar de larga data. Si persistimos en enfrentarlo con soluciones y actores tradicionales, no lograremos dar una respuesta de futuro, que nos incluya a todos y todas. 

Firman:

Verónica Campino
Julieta Suarez Cao
Alejandra Sepúlveda
Carolina Garrido
Natassja de Mattos
Fabiola Berríos
Mónica Retamal
Virginia Guzmán Barcos
Camila Maturana
Miriam Henríquez
Francisca Jünemann
Marisol Alarcón
Teresa Valdés
Loreto Salinas
Claudia Yachan
Jessica González
Fernanda Vicente
Bárbara Sepúlveda Hales
Paula Poblete
Rosario Navarro
Mercedes Ducci

JUNTAS EN ACCIÓN Y ORGANIZACIONES DE MUJERES SE REÚNEN CON ACTORES POLÍTICOS PARA DEMANDAR PARIDAD EN EL ÓRGANO CONSTITUYENTE

En el marco del proceso constituyente que vive el país, Juntas en Acción y diversas organizaciones de mujeres se han reunido con distintos actores políticos para demandar una Constituyente Paritaria.

La paridad en el resultado, o sea, que hombres y mujeres estén igualmente representados en el órgano constituyente que redacte la nueva Constitución es una demanda de la ciudadanía y, especialmente, de las organizaciones de mujeres que explican que incluir este mecanismo es fundamental para la legitimidad del proceso. “La paridad es un marco de legitimidad y representación esencial para la participación política de las mujeres”, explica Fabiola Berríos, coordinadora de Juntas en Acción.

Así es como el lunes 2 de diciembre Juntas en Acción, con un grupo transversal de académicas y más de quince organizaciones de la sociedad civil, se reunieron con Matías Walker, presidente de la Comisión de Constitución de la Cámara de Diputados. En la instancia, el parlamentario escuchó los argumentos y propuestas que permitirían una participación paritaria de las mujeres en el proceso constituyente.

Dos días después, el miércoles 4 de diciembre, Juntas en Acción y organizaciones de mujeres y académicas se reunieron con el presidente y la vicepresidenta de RN, Mario Desbordes y Marcela Sabat.

El viernes 6 de diciembre la mesa técnica del proceso constituyente informó que había llegado a un acuerdo para avanzar en la reforma constitucional. Lamentablemente, este acuerdo no incluyó la paridad, escaños reservados para pueblos indígenas ni mecanismos de participación para independientes, temas que ahora se deben discutir en el Congreso.

Presión en el Congreso

Luego de que la mesa técnica concluyera su trabajo, la discusión está hoy en el Congreso Nacional que deberá decidir antes del 28 de diciembre cómo serán los mecanismos que permitan tener una nueva Constitución.

Es por esto que las organizaciones de mujeres se trasladaron al Congreso para seguir presionando a las y los parlamentarios por una Constituyente Paritaria. “Nuestra experiencia vital es que si las mujeres no estamos debidamente representada es que nuestros temas, los que nos afectan, no están puestos sobre la mesa”, explica Alejandra Sepúlveda, directora ejecutiva de ComunidadMujer.

El martes 10 de diciembre organizaciones de mujeres y feministas, dirigentas políticas y parlamentarias fueron al Congreso en Valparaíso para emplazar a los partidos políticos a legislar un mecanismo de paridad efectiva de género de cara a la inminente votación del acuerdo por una Nueva Constitución.

“Hay una necesidad democrática de que el cuerpo constituyente esté integrada por el 50% de mujeres. Los argumentos están de sobra, sería una irresponsabilidad política, sería una falta de convicción democrática que las mujeres no sean parte de esta eventual Asamblea Constituyente”, declaró Lorena Fries, presidenta de Corporación Humanas.

Además, ese mismo día, Juntas en Acción junto a ComunidadMujer y otras organizaciones de mujeres se reunieron con Hernán Larraín y Luz Poblete, de Evópoli con el objetivo de seguir contribuyendo a la demanda por una Constituyente Paritaria.

El viernes 13 de diciembre Corporación Humanas y ComunidadMujer expusieron en la Comisión de Constitución de la Cámara de Diputados, junto a otras organizaciones de la sociedad civil. “Las mujeres están en el centro de la demanda social y la demanda de paridad de género no es un antojo. Tenemos demasiadas evidencias que si no estamos sentadas en la toma de decisiones nuestras demandas no se escuchan”, manifestó Alejandra Sepúlveda, directora ejecutiva de ComunidadMujer.

“Este es un momento de unión y articulación. Las mujeres hoy estamos unidas de manera transversal demandando paridad y desde Juntas en Acción estamos haciendo todos nuestros esfuerzos por lograr una participación paritaria de hombres y mujeres”, dice Fabiola Berríos coordinadora de la plataforma. De esta manera, seguiremos trabajando con organizaciones de mujeres de la sociedad civil con un objetivo común: que la próxima Constitución Política de Chile sea hecha #ConNosotras.

RED DE INVESTIGADORAS, DESCENTRALIZADAS, LA REBELIÓN DEL CUERPO Y TALLER DE MUJERES GIRASOL SE UNEN A JUNTAS EN ACCIÓN

Iniciativas se suman a la plataforma como organizaciones aliadas para trabajar juntas por los derechos de las mujeres.

A un poco más de dos meses de su lanzamiento, cuatro nuevas organizaciones se han unido a Juntas en Acción, sumándose a otras siete: ComunidadMujer y Corporación Humanas, impulsoras de la iniciativa, el Instituto de la Mujer, el Centro de Estudios de la Mujer, Mujeres del Pacífico, Laboratoria y el Observatorio contra el Acoso Chile. Además, la plataforma es apoyada por la Unión Europea.

Con esto, estas trece organizaciones se comprometen a trabajar por el avance de los derechos de las mujeres en Chile, en los ámbitos de participación política, autonomía económica y prevención, sanción y eliminación de la violencia contra las niñas y mujeres, colaborando así también al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sustentable de Naciones Unidas, particularmente el referido a la Igualdad de Género.

Te invitamos a conocer a estas organizaciones:

Mujeres descentralizadas

Corporación Descentralizadas nace en marzo de 2017 en la región del Biobío con la finalidad de potenciar el liderazgo con perspectiva de género, buscando que las mujeres se inserten en el mundo laboral, y fomentando el desarrollo regional y nacional.

Para lograr esto, Descentralizadas trabaja visibilizando a mujeres líderes de la región, incorporando la perspectiva de género en el mundo del emprendimiento y haciendo patente la necesidad, importancia y beneficios asociados a que las mujeres estén plenamente presentes en el mundo laboral.

Descentralizadas se sumó a Juntas en Acción con la convicción que juntas podemos lograr grandes cosas. “Es muy importante estar en una instancia como Juntas en Acción que va en la línea con uno de nuestros objetivos principales que es trabajar colaborativamente. Esta iniciativa reúne a organizaciones que trabajan en pos de las mujeres desde distintos territorios del país y eso es muy valioso para nosotras porque nos permite visibilizar el trabajo que hacemos en la región, colaborar con otras organizaciones de todo el país e ir más allá de nuestra región”, explica Tammy Pustilnick, Presidenta de Corporación Descentralizadas.

Pintaninas comprometidas

El Taller de Mujeres Girasol nace hace 11 años, durante el primer período de la ex Presidenta Michelle Bachelet, cuando algunas mujeres de La Pintana se capacitaron para ser monitoras comunitarias para dar orientación a mujeres víctimas de violencia de género.

Cuando terminó el proyecto, este grupo de mujeres eran reconocidas por la comunidad y les seguían haciendo consultas. Por otro lado, también había una necesidad de las propias monitoras: muchas de ellas eran dueñas de casa e incluso algunas sufrían de violencia de género y gracias a la capacitación se dieron cuenta de su propia realidad. De todo esto nace Taller de Mujeres Girasol.

“A pesar de que no teníamos ni un veinte, creo que hicimos un gran trabajo, con gran convicción: hacíamos teatro de títeres, íbamos a los colegios, a los jardines infantiles. Ahí íbamos a hacer asistencia, prevención y promoción del buen trato, esos eran nuestros tres objetivos. Para cumplirlos, comenzamos a dictar talleres de otras cosas como tejido o manualidades, como pretexto para convocar mujeres para hablar sobre violencia de género y poder ayudarlas” cuenta Juana Vidal, presidenta del Taller.

Estos talleres no sólo servían como lugar de encuentro, sino que las mujeres pudieron acceder a una forma de desarrollo personal y una alternativa salir de la dependencia económica, fundamental para romper el círculo de la violencia.

Hoy, el Taller de Mujeres Girasol es parte de Juntas en Acción y tiene un gran proyecto: crear un Centro de Capacitación de la Mujer. “Para mi es importante estar en contacto con otras organizaciones de mujeres que tienen los mismos objetivos, intercambiar ideas y hacer un trabajo en común a través de la plataforma. Siempre es importante estar unidas, pero en estos momentos, debido a la efervescencia social, tiene otra connotación, más concreta. Antes quizás era más utópico, ahora es más concreto y nos permite trabajar directamente con otras organizaciones”, dice Juana Vidal, presidenta del Taller de Mujeres Girasol.

Investigadoras unidas

La Red de Investigadoras es una organización joven, que nació el 2016 para visibilizar las brechas de género en la academia, pero que tienen una mirada amplia sobre el rol de las mujeres en la sociedad. Para Adriana Bastías es importante relevar las voces y logros de las mujeres “porque han estado invisibilizados mucho tiempo, porque somos el 50% de la población, porque en el mundo la diversidad es importante. Las ideas innovadoras surgen de grupos diversos, y en este mundo masculinizado, otras miradas deben ser valoradas”.

“Para la Red de Investigadoras es importante sumarse a esta plataforma porque juntas somos más. Porque podemos ser distintas o trabajar con diferentes prioridades, pero sabemos que podemos avanzar más rápido en lo que estamos todas de acuerdo si nos unimos”, explicó Adriana Bastías Barrientos, presidenta de la Red de Investigadoras.

La Rebelión del Cuerpo

La Rebelión del Cuerpo es un movimiento que nace en 2017 con el objetivo de concientizar sobre la violencia simbólica y sus efectos en la construcción de identidad de niñas, adolescentas y mujeres, así como también en la manera de vincularnos.

La violencia simbólica es un tipo de violencia invisible y es la base de la violencia de género. La podemos encontrar en la cosificación de las mujeres, la falta de diversidad de roles y cuerpos en los medios, y en la invisibilización de las mujeres en la historia. La Rebelión del Cuerpo, a través de estudios y activismo, busca desnaturalizar esta violencia para generar un cambio social para que las niñas y mujeres se sientan más seguras y empoderadas con sus cuerpos.

Ivannia Ramírez, coordinadora de Vinculación de La Rebelión del Cuerpo, explica que “una de las razones por las que decidimos unirnos a Juntas en Acción fue para generar alianzas. Creemos que uniendo fuerzas con otras organizaciones y movimientos que estén hablando lo mismo que nosotras, en favor de la libertad e igualdad de las mujeres siempre va a ser para mejor. Además, nos interesó que uno de los ejes de Juntas en Acción es la erradicación de la violencia de género que es lo que más se apega a lo que hacemos como movimiento y que es fundamental para nosotras”.

ORGANIZACIONES DE MUJERES Y PARLAMENTARIAS DEMANDAN PARIDAD EN EL PROCESO CONSTITUYENTE

A través de un acto en el Congreso Nacional, emplazaron a los partidos políticos a legislar un mecanismo que permita la paridad efectiva.

Este martes 10 de diciembre se encontraron organizaciones de mujeres y feministas, dirigentas políticas y parlamentarias para emplazar a los partidos políticos a legislar un mecanismo de paridad efectiva de género de cara a la inminente votación del acuerdo por una Nueva Constitución.

“Hay una necesidad democrática de que el cuerpo constituyente esté integrada por el 50% de mujeres. Los argumentos están de sobra, sería una irresponsabilidad política, sería una falta de convicción democrática que las mujeres no sean parte de esta eventual Asamblea Constituyente”, declaró Lorena Fries, presidenta de Corporación Humanas.

La abogada urgió a los partidos políticos para que den con la fórmula para que este cuerpo sea integrado por el 50% de mujeres y que esto se haga antes del mes de abril. “Para nosotras es importante ingresar al proceso constituyente sabiendo cómo se van a componer esos órganos, no se puede votar en un plebiscito sin tener la garantía de que las mujeres vamos a ser la mitad de ese cuerpo colegiado”.

En tanto, la senadora Adriana Muñoz, puntualizó que “llegar a la paridad en el acuerdo se tiene que alcanzar antes del plebiscito y si esto va a terminar radicado en proyectos de ley, hacemos el llamado a todas las mujeres de oposición, pero en particular a las mujeres de los partidos de gobierno a que comprendamos que esto es un derecho esencial para la perfección de la democracia”.

“Hoy día estamos dispuestas a participar en la Asamblea Constituyente y fórmulas existen hace bastante tiempo con el propósito de garantizar la presencia de mujeres”, indicó la senadora Yasna Provoste.

La diputada Cristina Girardi, agregó que “una Asamblea Constituyente es una decisión del país de traspasarle a los que no tienen el poder, el poder de definir una Constitución. En una sociedad machista, los que no tienen el poder son las mujeres, y si estamos haciendo un traspaso desde los lugares que históricamente han ocupado el poder, es absurdo pensar que las mujeres al menos no tengan el 50 por ciento de representación”.

A su vez, la diputada socialista Maya Fernández, indicó que “cuando una mira que la mayoría de la población en Chile son mujeres y que participamos en todos los ámbitos, una Constitución democrática tiene que tener paridad. No podemos tener un órgano constituyente que no sea paritario y es ahí donde deben estar incluidas todas las voces de las mujeres”.

“¿Qué les ha pasado a las mujeres parlamentarias en este edificio y cuánta discriminación han vivido? ¿Qué les pasa a las mujeres en Chile que viven solas con sus [email protected]? ¿Cómo viven las mujeres que están al cuidado de una hija/o o marido? ¿Por qué seguimos ganando un sueldo menor por el mismo trabajo? Si queremos que esto cambie, no podemos aceptar una constituyente sin que seamos la mitad. No más sin nosotras”, remató Beatriz Sánchez, vocera del Frente Amplio.

Las presentes hicieron énfasis en la necesaria legitimidad del proceso, el que estaría en riesgo de no asegurarse la efectiva participación proporcional de mujeres, además de la de pueblos originarios e independientes, y anuncian que seguirán de cerca el proceso desde todos los espacios de organización.

Lee la Declaración completa y las organizaciones y parlamentarias firmantes AQUÍ.

[DECLARACIÓN] LLAMAMOS A LAS AUTORIDADES A GARANTIZAR UNA CONSTITUYENTE PARITARIA

Ante la falta de consenso entre los partidos políticos en el Acuerdo por la Paz Social y Nueva Constitución que excluyó la paridad de género y la representación de independientes y pueblos indígenas en el órgano constituyente, demandamos una vez más una #ConstituyenteParitaria.

Creemos necesario insistir en que la legitimidad de este proceso histórico para nuestra democracia —que determinará nuestra casa común por las próximas décadas— estará dada por la representatividad y diversidad del grupo de personas escogido por ciudadanas y ciudadanos en octubre próximo para escribir nuestra carta fundamental. 

Por eso, hacemos un llamado a las autoridades, a los partidos políticos que se han manifestado a favor de la paridad de género y, en los casos que corresponda, al Gobierno, para que impulsen con celeridad las reformas constitucionales y/o proyectos de ley necesarios que garanticen una Constituyente Paritaria y un proceso democrático inclusivo. Su voluntad política es esencial en esta hoja de ruta que ha logrado dar esperanza a un país que atraviesa por una profunda crisis social. 

La paridad de género no es, como se ha dicho, contraria a la democracia, sino una garantía a la legitimidad de la Constitución, al representar a la mitad de la sociedad: las mujeres. Es un estándar de no discriminación y una oportunidad para garantizar que nuestras opiniones e intereses sean escuchados y debidamente representados a la hora de definir un nuevo acuerdo constitucional.

El movimiento feminista ha demostrado en los últimos días —gracias a la reveladora intervención de LasTesis y el amplio llamado a poner fin a la violencia de género— la transversalidad de las demandas de las mujeres en este contexto de transformación social. Y es que cuando demandamos paridad en la Constituyente, estamos hablando de abordar representativamente los temas que nos importan y afectan, y también una nueva distribución de poder que nos incluya. 

Reconocer las tremendas desigualdades de género que enfrentamos: políticas, económicas, sociales y simbólicas, es parte del nuevo Pacto Social que nuestro país necesita. Por eso debemos estar en la mesa escribiendo la nueva Constitución que nos sitúe verdaderamente como iguales. Porque nadie nos va a representar mejor que nosotras mismas.

Ahora es cuando Chile necesita una #ConstituciónConMujeres. Hoy más que nunca #ConstituyenteParitaria.

Si estás de acuerdo con esta declaración FIRMA AQUÍ.

REPRESENTANTES DE ORGANIZACIONES DE JUNTAS EN ACCIÓN SON RECONOCIDAS DENTRO DE LAS 100 MUJERES LÍDERES DEL PAÍS

Representantes de organizaciones de Juntas en Acción son reconocidas dentro de las 100 mujeres líderes del país

Premio que cada año entrega el diario El Mercurio y Mujeres Empresarias recayó este año en Fernanda Vicente, presidenta de Mujeres del Pacífico, y Adriana Bastías, presidenta de la Red de Investigadoras.

Desde hace 17 años, diario El Mercurio y Mujeres Empresarias entregan el Premio 100 Mujeres Líderes con el objetivo de visibilizar liderazgos femeninos que aportan al desarrollo económico y social del país.

Este año, el premio distinguió, entre otras, a Fernanda Vicente, presidenta de Mujeres del Pacífico, y Adriana Bastías, presidenta de la Red de Investigadoras, organizaciones que son parte de Juntas en Acción.

Junto a las emprendedoras

Fernanda Vicente es periodista, pero su pasión es el mundo del emprendimiento y la innovación. También la motiva que las mujeres tengan más oportunidades y que desarrollen sus potenciales, por eso hace siete años fue una de las fundadoras de Mujeres del Pacífico, organización experta en emprendimiento femenino.

La misión de Mujeres del Pacífico es dar visibilidad, impulso, conectividad y colaborar en el desarrollo económico de mujeres emprendedoras. “Nosotras trabajamos con mujeres emprendedoras desde hace mucho tiempo. Con mujeres con microemprendimientos, pequeños y medianos, autoempleadas, etc., y vemos la potencia que tienen las mujeres, pero la mayoría está muy invisibilizada”, explica Fernanda.

“La mayoría de las mujeres podrían acceder a roles más visibles, pero hay una gran brecha de acceso a la información y al conocimiento”, dice Fernanda que aboga porque las voces de las mujeres sean más escuchadas. “Somos la mitad del país y nuestra voz no se oye fuerte. Estamos subrepresentadas en los espacios de toma de decisión y, en general, en la sociedad, entonces para nosotras es esencial relevar esa voz, más ahora que tenemos que crear un Chile para el futuro donde necesitamos que lo femenino esté muy presente. No podemos seguir tomando las decisiones con sólo un lado de la sociedad”.

Sobre el premio 100 Mujeres Líderes, Fernanda agradece el reconocimiento. “Me cuesta ver esto como un logro personal porque son logros colectivos. La importancia de que una de nosotras sea destacada en este tipo de reconocimiento es que reconoce el trabajo colectivo que hacemos y ayuda a visibilizar lo que hace Mujeres del Pacífico”.

Mujeres en la academia

Otras de las mujeres destacadas fue Adriana Bastías, bioquímica, doctora en Ciencias y presidenta de la Red de Investigadoras, organización que busca promover y apoyar la participación de las mujeres en todas las áreas del conocimiento y de la academia, visibilizando las barreras que impiden a las mujeres tener una carrera exitosa.

Red de Investigadoras es una organización joven, que nació el 2016 para visibilizar las brechas de género en la academia, pero que tienen una mirada amplia sobre el rol de las mujeres en la sociedad. Para Adriana Bastías es importante relevar las voces y logros de las mujeres “porque han estado invisibilizados mucho tiempo, porque somos el 50% de la población, porque en el mundo la diversidad es importante. Las ideas innovadoras surgen de grupos diversos, y en este mundo masculinizado, otras miradas deben ser valoradas”.

Sobre el premio 100 Mujeres Líderes, Adriana agradece el reconocimiento porque “da un impulso adicional para seguir trabajando por equidad de género en la investigación de todas las áreas del conocimiento. Las brechas de mujeres en la academia son altas y no se condicen con las mujeres que ingresan a la universidad, ni con las que hacen un postgrado por ejemplo. A medida que se avanza en la carrera académica, las mujeres vamos desapareciendo”, explica Adriana.

Adriana hizo noticia no solamente por recibir este reconocimiento, sino porque fue a recibirlo con un parche en el ojo. “No es un año cualquiera. En Chile, a partir del 18 de octubre, han ocurrido vulneraciones a los derechos humanos de personas por parte de agentes del Estado, donde casi 300 han perdido la visión. Casos como el de Gustavo Gatica, estudiante que sacaba fotos y Fabiola Campillay, trabajadora que se dirigía a su turno, duelen. Esto causa más impacto cuando lo comparamos con el conflicto palestino-israelí que tiene un registro de 154 casos en seis años. Nosotras quisimos usar la plataforma y visibilidad del diario, para protestar de alguna forma por esto”, cuenta Adriana.

Este premio distingue a mujeres que sobresalen en sus diferentes áreas y sirven de inspiración a nuevas generaciones. Este año el premio recibió más de 600 nominaciones, donde un grupo de destacadas personalidades (ministros, subsecretarios, altos dirigentes gremiales, comunitarios, empresariales y figuras académicas) finalmente eligió a 100 mujeres influyentes en diversos ámbitos.

JUNTAS EN ACCIÓN SE COMPROMETE CON LA IGUALDAD DE GÉNERO EN EL MUNDO DEL TRABAJO

En el marco del seminario El Futuro es hoy, Juntas en Acción firmó el compromiso para la reducción de las brechas de género y promoción de ambientes laborales libres de violencia

El miércoles 4 de diciembre en el marco del seminario “El Futuro es hoy: un llamado a la acción para avanzar en la agenda de género en el trabajo” de Universidad Alberto Hurtado, Juntas en Acción firmó un compromiso para la reducción de las brechas de género y la promoción de ambientes laborales libres de violencia.

El Llamado a la acción fue firmado por importantes organizaciones internacionales, de la sociedad civil y del mundo empresarial como ComunidadMujer, Red de Investigadoras, ONU Mujeres, la Unión Europea, Corfo, y Sence, entre otras. Estas organizaciones se comprometieron a impulsar iniciativas y políticas públicas que fomenten la igualdad en el mundo del trabajo: más corresponsabilidad, eliminar la brecha salarial y promover espacios laborales libres de acoso, entre otros.

“Uno de los ejes de Juntas en Acción es lograr más autonomía económica para las mujeres, lo que significa entre otras cosas, terminar las discriminaciones en el mundo laboral y trabajar en ambiente respetuosos, libres de acoso. Por eso nos sumamos a este llamado a la acción, pues consideramos que los esfuerzos mancomunados son los que generarán los avances en los derechos de las mujeres que Chile hoy necesita”, dice Fabiola Berríos, coordinadora de la plataforma Juntas en Acción. 

En la última década se incrementó la participación laboral de las mujeres (una de las más bajas de la región), sin embargo, aún existen altos déficits en materia de igualdad laboral. La participación de las mujeres en el mundo del trabajo sigue siendo baja y además deben enfrenta múltiples brechas y barreras, como son la diferencia salarial de género (cerca del 30%), la segmentación vertical y horizontal, y el acoso sexual laboral, entre otras. Por esto es de vital importancia para lo derechos de las mujeres avanzar en participación laboral y autonomía económica.

Al seminario también asistió Stella Zervoudaki, embajadora de la Unión Europea en Chile, quien expresó que “para la Unión Europa es urgente promover la inclusión de mujeres en la vida pública y mundo del trabajo. Es un tema de equidad y de justicia; un medio para alcanzar de forma sostenible, el desarrollo y la prosperidad económica”.

Este seminario fue realizado en el marco del proyecto Fomento a la Igualdad de Género en el Trabajo, de Universidad Alberto Hurtado y Fundación ChileMujeres, que tiene por objetivo contribuir a la promoción de la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres en el mercado de trabajo.