5 CLAVES PARA SABER EN QUÉ CONSISTE LA LEY GABRIELA

Por unanimidad la Cámara de Diputados aprobó la llamada ley Gabriela, proyecto de ley que amplía el femicidio. Aquí te contamos en qué consiste.

Este jueves 30 de enero la Cámara de Diputados finalmente aprobó por unanimidad el proyecto de ley que modifica el Código Penal en materia de tipificación del femicidio y de otros delitos contra las mujeres, también llamada Ley Gabriela.

El proyecto de ley fue ingresado el año 2018 por las diputadas Camila Vallejo (PC), Karol Cariola (PC), Daniella Cicardini (PS), Maya Fernández (PS), Cristina Girardi (PPD), Marcela Sabat (RN), Gabriel Silber (DC), Jaime Tohá (PS), Víctor Torres (DC) y Gael Yeomans (CS). El objetivo del proyecto es modificar la actual ley de femicidio “para que las responsabilidades criminales del asesinato de mujeres por razones de género sean debidamente atribuidas”, según indica la introducción del proyecto de ley.

A continuación, respondemos algunas preguntas clave sobre el proyecto pronto a convertirse en ley:

¿Por qué se llama Ley Gabriela?

El 11 de junio de 2018 Gabriela Alcaíno (17) y su madre, Carolina Donoso, fueron asesinadas por Fabián Cáceres, quien había sido pololo de Gabriela. A pesar de esto, ninguno de los dos asesinatos era considerado femicidio por ley promulgada el año 2010.

Desde ese momento, Daniel Alcaíno, padre de Gabriela, encabezó una lucha para impedir que otros asesinatos como el de su hija fueran incluidos en la ley como femicidios.

¿En qué consiste?

El proyecto de ley amplía la tipificación del delito de femicidio, incluyendo las relaciones de noviazgo y pololeo, además de las razones de género. Esto último significa asesinar a una mujer por el sólo hecho de serlo.

El proyecto sanciona la violencia de género contra las mujeres con tipos penales específicos como el femicidio por causa de género, femicidio íntimo y una serie de agravantes que elevan las penas. Las sanciones que enfrentan quienes cometan estos delitos son desde 15 años y 1 día a 40 años.

¿Cómo incorpora la Ley Gabriela a la diversidad sexual?

La Ley Gabriela incorpora en la tipificación del femicidio, haberlo cometido por orientación sexual, identidad de género y expresión de género, haciéndose cargo de las violencias específicas que sufren las mujeres lesbianas o trans.

La Agrupación Lésbica Rompiendo el Silencio, junto a otras organizaciones lesbofeministas, participó de la tramitación de la ley e incidió directamente para incluir esta indicación. Para Érika Montecinos, directora ejecutiva de la organización, explica que “para nosotras es un paso sumamente importante porque visibiliza una manifestación de la violencia tomando en cuenta la diversidad de mujeres que somos, e incorpora un agravante más potente ante los casos de lesbicidio o transfemicidio”.

¿Por qué es un avance?

Para Camila Maturana, abogada de la Corporación Humanas, “es valorable que el Parlamento legisle sobre la violencia contra las mujeres, en especial para sancionar como femicidio el asesinato de una mujer por razones de género”.

Uno de los grandes avances de esta ley es la definición que ha adoptado el Senado, “esta amplía el concepto de femicidio, actualmente limitado a relaciones familiares o de convivencia, para incluir otras relaciones de pareja, y en particular aquella definición de femicidio como el asesinato de una mujer, por un hombre, cometido por razones de género”, explica Maturana.

¿Qué es lo que falta?

Si bien la Ley Gabriela es un avance, a juicio de Corporación Humanas es preocupante que se siga fragmentando el debate legislativo en torno a violencia contra las mujeres. “El Estado de Chile ha asumido un conjunto de obligaciones internacionales en materia de prevención de la violencia, protección a las víctimas y reparación en el caso de violaciones a sus derechos que debe asumir en su conjunto”, expresó Camila Maturana.

En este sentido, es necesario seguir impulsando una ley de violencia integral, que realmente dé cuenta y aborde todas las violencias a las que están expuestas las mujeres no solamente desde un punto de vista sancionatorio, sino preventivo y educativo. “Se requiere de una legislación integral sobre violencia contra las mujeres que incorpore mandatos específicos al conjunto de los órganos del Estado en estos ámbitos y una conceptualización amplia del continuo de violencia contra las mujeres y no solamente modificaciones parciales respecto de algunas manifestaciones de violencia por muy graves que estas sean”, explicó Camila Maturana.

CONGRESO APRUEBA LEY GABRIELA QUE AMPLÍA TIPIFICACIÓN DEL FEMICIDIO

Por unanimidad la Cámara de Diputados aprobó la llamada ley Gabriela, proyecto de ley que amplía el femicidio y que busca incluir en esta tipificación del delito a las relaciones de noviazgo y pololeo, además de las razones de género.

Este jueves 30 de enero la Cámara de Diputados finalmente aprobó por unanimidad el proyecto de ley que modifica el Código Penal en materia de tipificación del femicidio y de otros delitos contra las mujeres, también llamada Ley Gabriela.

El proyecto de ley fue ingresado el año 2018 por las diputadas Camila Vallejo (PC), Karol Cariola (PC), Daniella Cicardini (PS), Maya Fernández (PS), Cristina Girardi (PPD), Marcela Sabat (RN), Gabriel Silber (DC), Jaime Tohá (PS), Víctor Torres (DC) y Gael Yeomans (CS). El objetivo del proyecto es modificar la actual ley de femicidio “para que las responsabilidades criminales del asesinato de mujeres por razones de género sean debidamente atribuidas”, según indica la introducción del proyecto de ley.

A continuación, respondemos algunas preguntas clave sobre el proyecto pronto a convertirse en ley:

¿Por qué se llama Ley Gabriela?

El 11 de junio de 2018 Gabriela Alcaíno (17) y su madre, Carolina Donoso, fueron asesinadas por Fabián Cáceres, quien había sido pololo de Gabriela. A pesar de esto, ninguno de los dos asesinatos era considerado femicidio por ley promulgada el año 2010.

Desde ese momento, Daniel Alcaíno, padre de Gabriela, encabezó una lucha para impedir que otros asesinatos como el de su hija fueran incluidos en la ley como femicidios.

¿En qué consiste?

El proyecto de ley amplía la tipificación del delito de femicidio, incluyendo las relaciones de noviazgo y pololeo, además de las razones de género. Esto último significa asesinar a una mujer por el sólo hecho de serlo.

El proyecto sanciona la violencia de género contra las mujeres con tipos penales específicos como el femicidio por causa de género, femicidio íntimo y una serie de agravantes que elevan las penas. Las sanciones que enfrentan quienes cometan estos delitos son desde 15 años y 1 día a 40 años.

¿Cómo incorpora la Ley Gabriela a la diversidad sexual?

La Ley Gabriela incorpora en la tipificación del femicidio, haberlo cometido por orientación sexual, identidad de género y expresión de género, haciéndose cargo de las violencias específicas que sufren las mujeres lesbianas o trans.

La Agrupación Lésbica Rompiendo el Silencio, junto a otras organizaciones lesbofeministas, participó de la tramitación de la ley e incidió directamente para incluir esta indicación. Para Érika Montecinos, directora ejecutiva de la organización, explica que “para nosotras es un paso sumamente importante porque visibiliza una manifestación de la violencia tomando en cuenta la diversidad de mujeres que somos, e incorpora un agravante más potente ante los casos de lesbicidio o transfemicidio”.

¿Por qué es un avance?

Para Camila Maturana, abogada de la Corporación Humanas, “es valorable que el Parlamento legisle sobre la violencia contra las mujeres, en especial para sancionar como femicidio el asesinato de una mujer por razones de género”.

Uno de los grandes avances de esta ley es la definición que ha adoptado el Senado, “esta amplía el concepto de femicidio, actualmente limitado a relaciones familiares o de convivencia, para incluir otras relaciones de pareja, y en particular aquella definición de femicidio como el asesinato de una mujer, por un hombre, cometido por razones de género”, explica Maturana.

¿Qué es lo que falta?

Si bien la Ley Gabriela es un avance, a juicio de Corporación Humanas es preocupante que se siga fragmentando el debate legislativo en torno a violencia contra las mujeres. “El Estado de Chile ha asumido un conjunto de obligaciones internacionales en materia de prevención de la violencia, protección a las víctimas y reparación en el caso de violaciones a sus derechos que debe asumir en su conjunto”, expresó Camila Maturana.

En este sentido, es necesario seguir impulsando una ley de violencia integral, que realmente dé cuenta y aborde todas las violencias a las que están expuestas las mujeres no solamente desde un punto de vista sancionatorio, sino preventivo y educativo. “Se requiere de una legislación integral sobre violencia contra las mujeres que incorpore mandatos específicos al conjunto de los órganos del Estado en estos ámbitos y una conceptualización amplia del continuo de violencia contra las mujeres y no solamente modificaciones parciales respecto de algunas manifestaciones de violencia por muy graves que estas sean”, explicó Camila Maturana.

JUNTAS EN ACCIÓN REALIZA CICLO DE TALLERES PARA ORGANIZACIONES DE MUJERES

Talleres Mujeres en Acción: Comunicar e incidir para el cambio buscan entregar herramientas en incidencia política y comunicación estratégica con el objetivo de empoderar a organizaciones que trabajan por los derechos de las mujeres.

Durante enero, Juntas en Acción realizó el ciclo de talleres Mujeres en Acción: Comunicar e incidir para el cambio, con el objetivo de empoderar a organizaciones de mujeres y entregar herramientas comunicacionales y de incidencia política.

Para Fabiola Berríos, coordinadora de la plataforma Juntas en Acción, “esta fue una valiosa instancia de aprendizaje y colaboración, donde no sólo se entregaron conocimientos y herramientas, sino que también fue un espacio para compartir experiencias y generar sinergias entre diversas organizaciones de mujeres que participaron”.

Los talleres, realizados el 17, 24 y 28 de enero, tuvieron dos focos principales: en primer lugar, se explicaron las formas de incidencia política, sobre todo legislativa, que pueden realizar las organizaciones de la sociedad civil. Por otro lado, en el taller de Comunicación para el cambio se entregaron técnicas de construcción de mensaje y adaptación a diversas audiencias.

“Es clave que las organizaciones de mujeres puedan manejar herramientas para incidir en la definición de políticas públicas. Por eso realizamos estos talleres que permiten a las mujeres conocer el funcionamiento del Congreso y las etapas de tramitación parlamentaria a partir de casos concretos y de sus propias experiencias”, explicó Camila Maturana, abogada de Corporación Humanas y relatora del taller de Incidencia legislativa.

“La experiencia fue muy positiva. Las participantes compartieron sus distintas experiencias y conocimientos de la realidad de las mujeres y, a partir del trabajo conjunto, pudieron definir prioridades para la incidencia, lo que resulta muy importante a la luz del proceso constituyente”, agregó Maturana.

Los talleres fueron realizados en Santiago y Concepción, con el apoyo de la Unión Europea, como parte de uno de los objetivos principales de Juntas en Acción que es el fortalecimiento de las organizaciones de la sociedad civil por los derechos de las mujeres.

Descentralizando el conocimiento

El martes 28 de enero Juntas en Acción realizó un taller en Concepción junto a Corporación Descentralizadas, organización que busca promover la inserción de las mujeres en el mundo laboral, como una forma de potenciar el desarrollo regional y nacional

“En el taller se entregaron herramientas concretas de comunicaciones e incidencia política porque hoy más que nunca necesitamos que las mujeres sean agentes de cambio, participen en las políticas públicas y en la toma de decisiones y puedan incidir en ellas”, indicó Tammy Pustilnick, Presidenta de Corporación Descentralizadas.

A la instancia realizada en la Biblioteca Municipal de Concepción asistieron alrededor de treinta mujeres de diversas organizaciones no sólo de Concepción, sino también de otras comunas de la región como Tomé, Cabrero y Curanilahue. “Estamos agradecidas del trabajo colaborativo con Juntas en Acción para traer esta actividad fuera de la Región Metropolitana, tomándose en serio la importancia de la descentralización para nuestro país”, agregó Pustilnick.

NUEVO ESTUDIO DE COMUNIDADMUJER: SI SE CONTABILIZARA, EL TRABAJO DOMÉSTICO NO REMUNERADO APORTARÍA 21,8% AL PIB

ComunidadMujer aplicó una metodología reconocida para medir esta contribución que pareciera invisible a los ojos de la economía, pero que es vital en momentos en que la discusión gira en torno a la paridad y las pensiones.

Publicado en Pulso, La Tercera. Miércoles 22 de enero 2020

Hoy en día se habla de la presencia o ausencia de las mujeres en los seminarios, en el mundo laboral, en los directorios, sin embargo, hay un ámbito que nunca se menciona y que las mujeres dominan preferentemente: lo doméstico.

¿Por qué no se menciona? Posiblemente porque no existe un precio asociado a esta actividad, y por ello ComunidadMujer abordó este punto en el estudio “¿Cuánto aportamos al PIB? Primer Estudio Nacional de Valoración Económica del Trabajo Doméstico y de Cuidado No Remunerado en Chile”.

La conclusión es sorprendente. Al otorgar un precio, el Valor Económico al Trabajo Doméstico y de Cuidado No Remunerado (VTDCNR) alcanzó los $44.492 mil millones en 2015, que si se suman a los $159.553 mil millones que alcanzó el PIB (Producto Interno Bruto) ese año, daría un PIB ampliado de $204.045 mil millones, es decir un 28% más que el corriente. Y en términos de proporción del PIB ampliado, el VTDCNR aportaría con el 21,8% del total, mucho más que cualquier otro rubro económico, seguido por servicios financieros y empresariales con un 11,8%.

“Estimar la magnitud del trabajo doméstico, su importancia y valor económico, es el primer paso para dimensionar y localizar la llamada “pobreza de tiempo”. Para las mujeres, que son las que más tiempo dedican al TDCNR, es fundamental esta visibilización y reconocimiento, porque de otro modo, pasa desapercibido el tremendo aporte que realizan al desarrollo de los países” explica Alejandra Sepúlveda, directora ejecutiva de ComunidadMujer.

Hace varios años que los países desarrollados realizan esta medición, cuyo principal insumo es la Encuesta Nacional de Uso del Tiempo, que Chile realizó en 2016 siendo uno de los más rezagados en la región. Lo curioso, comentan en la fundación, es que en otras latitudes los ministerios de la Mujer se apresuran en aplicarla para valorar el trabajo doméstico y en nuestro país no sucedió igual. “Inexplicablemente, hacia fines de 2018 nadie se había hecho cargo de este ejercicio, por lo que, con apoyo de Juntas en Acción, plataforma de organizaciones sociales apoyada por la Unión Europea, decidimos hacerlo nosotras”, recuerda Sepúlveda.

Revisaron las metodologías existentes y se decidieron por el costo de reemplazo especializado, que consiste en trasladar el valor de mercado que tienen las distintas actividades como lavar, planchar, jardinear, por las horas que se dedican al hogar sin remuneración. “Escogimos esta metodología porque es la más usada ampliamente en el mundo y la que concita más acuerdos”, consigna Paula Poblete, directora de Estudios de ComunidadMujer.

Dentro del VTDCNR la mayor proporción, es decir un 67%, corresponde al trabajo doméstico en el propio hogar que las mujeres ejecutan en mayor proporción: el 75% del cuidado de niños menores a 4 años; el 59,3% del abastecimiento del hogar y el 73,8% de la preparación y servicio de comida.

“Este trabajo no está asociado a ningún prestigio, no tiene reconocimiento y no cuenta con ningún dispositivo de seguridad social. Prácticamente ni se agradece, pues se ha naturalizado como un deber y parte de la identidad de las mujeres. Sin embargo, es fundamental. ¿Cómo podría sostenerse el sistema social si no hubiera quienes cuidaran de los niños que van naciendo?¿Cómo podría seguir funcionando el sistema económico si no hubiera mano de obra descansada, alimentada y vestida, dispuesta a trabajar cada día? El día no comienza ni finaliza con la jornada laboral. Si fueran los hombres quienes realizaran estas labores, seguramente ya se habría creado una categoría premio Nobel para reconocerlo”, reflexiona la directora de estudios.

Visibilizar este trabajo no es trivial, explican, porque al otorgarle un valor monetario no sólo se le otorga importancia a esta actividad silenciosa, sino que también permite situar esta categoría en el ámbito de las políticas públicas, especialmente hoy, cuando la discusión gira en torno a las pensiones y a una nueva Constitución.

LABORATORIA REALIZA OPEN HOUSE PARA QUE PROGRAMADORAS MUESTREN SUS PROPUESTAS TECNOLÓGICAS EN ECOMMERCE

17 mujeres programadoras, estudiantes de la startup social Laboratoria, desarrollaron soluciones tecnológicas para entregar propuestas de mejora a los canales de compra de Sodimac.

El viernes 10 de enero se realizó la OpenHouse de Laboratoria, iniciativa de empleabilidad y reclutamiento exclusivamente para mujeres que busca a hacer de la industria tecnológica una más diversa e inclusiva.

En esta primera OpenHouse participó la empresa Sodimac, con el objetivo de sumarse a espacios que generen soluciones a los desafíos del ecommerce, y explorar nuevas formas para reclutar talento tecnológico, específicamente femenino.

Se trató del primer OpenHouse del año de Laboratoria, donde su décima generación de egresadas pudo mostrar el resultado de cuatro días de trabajo, de hacking o desarrollo de código, donde las estudiantes tuvieron que resolver de la mejor forma la trayectoria de entrega de producto y la experiencia de los usuarios cuando éstos se encuentren próximos a recibirlo.

Además, esta versión contó con el apoyo de la Unión Europea, dentro del marco de la plataforma Juntas en Acción, que tiene entre sus principales apuestas el empoderamiento y la autonomía económica de la mujer.

Matías Hoyl, Country Director de Laboratoria, recalcó que la importancia de fomentar la relación con las empresas mediante eventos disruptivos como estos es lo que permite a grandes compañías del mundo del retail, tecnología e innovación reclutar personas, y en este caso mujeres programadoras, “acelerando la empleabilidad, acortando brecha que tienen las mujeres con el mundo TI y haciendo crecer la economía digital”.

Algunas de las soluciones propuestas por las egresadas consideraron mejorar la App existente de Sodimac para que los usuarios tengan a su disposición rutas de cómo llegar a los productos que buscan, entre otros desarrollos. En total, fueron 17 programadoras formadas en Laboratoria, en esta décima generación, quienes trabajaron de manera libre para proponer soluciones que, según Nerea Ollo, CIO de Sodimac para Latinoamérica, pueden ser “implementadas no tan sólo en Sodimac, pero también a cualquier tienda retail del mundo”. Además, destacó el trabajo desplegado por las recién egresadas de, quienes “han acertado plenamente en las soluciones presentadas hoy, buscando una mejor experiencia de los clientes, y despacho del producto”, señaló Ollo.

Laboratoria, startup social que forma a mujeres y organizaciones en el área tecnológica, que forma parte del Consejo Consultivo de la plataforma Juntas en Acción.

CONCLUYE PROGRAMA MENTORÍA 2019 DE COMUNIDADMUJER CON MÁS DE 100 DUPLAS

“La Mentoría no es solo un acompañamiento, sino que es un sistema de solidaridad entre unas y otras, donde mentoreadas y mentores y mentoras crecen conjuntamente”, aseguró la directora ejecutiva de ComunidadMujer, Alejandra Sepúlveda.

Este martes 7 de enero, ComunidadMujer realizó el cierre del Programa Mentoría 2019. En el piso 18 del Hotel DoubleTree se reunieron mentoreadas, mentoras, mentores y coaches para poner fin a la exitosa XVII versión, donde participaron más de cien duplas.

El Programa Mentoría de ComunidadMujer está orientado a mujeres que quieren potenciar su liderazgo y así fortalecer sus emprendimientos o su carrera, incentivando su autonomía económica. Además, promueve el intercambio de experiencias, conocimientos y la creación de redes.

Alejandra Sepúlveda, directora ejecutiva de ComunidadMujer, aseguró que “la Mentoría no es sólo un acompañamiento, sino que es un sistema de solidaridad entre unas y otras, donde mentoreadas y mentores y mentoras crecen conjuntamente”, agregó.

Como parte fundamental del encuentro, la mentora Mónica Hernández compartió la experiencia junto a su mentoreada, Bárbara Muñoz. Esta última recalcó la importancia del programa por sus resultados y agradeció por “haber tenido el espacio de Mentoría que me dio ComunidadMujer. Porque cuando una crece, hace crecer el entorno que la rodea”. Se sumó a la instancia, la coach Carmen Gloria Fontecilla de Asersentido, quien reflexionó sobre lo vivido durante el año: “Siempre aprendo en las sesiones con mentoreadas y me ayudan a descubrir caminos que, solas no podíamos ver”.

Las y los asistentes a la ceremonia de cierre tuvieron la oportunidad de escuchar y compartir con un panel de expertas compuesto por Marisol Alarcón, co fundadora de Laboratoria; Janet Awad, Primera Vicepresidenta de Sofofa; Elizabeth Guerrero, coordinadora de los temas de género en el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo; y Mercedes Ducci, presidenta de ComunidadMujer.

Las panelistas compartieron sus vivencias personales, laborales y experiencias de liderazgo. Janet Awad fue enfática y dijo que “a las empresas les falta estar convencidas de que la integración de personas diversas es bueno para el negocio, como género, etnias y capacidades diferentes”. Sobre la escasa presencia de las mujeres en el mundo digital, Marisol Alarcón comentó que “las primeras programadoras fueron mujeres, ¿por qué hoy es una carrera masculinizada? Por un tema social, donde los modelos de roles el hombre era el inteligente y la mujer se quedaba en la casa. En Laboratoria hemos formado a 1.400 mujeres que están transformando la industria”.

Elizabeth Guerrero habló de la discriminación que viven las mujeres y aclaró que “no necesitamos contenidos, sino desarrollar habilidades que, desde pequeñas y por solo ser mujeres, no nos empujan a desarrollar: como hablar en público, planificar lo que queremos, entre otras”. Respecto del acontecer nacional, Mercedes Ducci explicó: “Hay un antes y un después en Chile. Las mujeres tenemos un rol enorme que cumplir. Como Sociedad civil tenemos el rol de hacer que se miren todas las voces que se tienen que tener en cuenta”.

Desde el año 2003 que ComunidadMujer lidera este programa y en esta ocasión fueron 102 duplas de mentoras, mentores y mentoreadas. Un exitoso año que se vio reflejado y agradecido en esta ceremonia de cierre 2019.

JUNTAS EN ACCIÓN SE REÚNE CON DIVERSOS ACTORES POLÍTICOS PARA SEGUIR IMPULSANDO UNA CONSTITUYENTE PARITARIA

El lunes 30 de diciembre nos reunimos con el presidente del Senado, senadores de RN y Evópoli y con un grupo transversal de diputadas y senadoras que apoyan la paridad en el órgano constituyente.

El lunes 30 de diciembre, Juntas en Acción participó, junto a un grupo transversal de organizaciones de la sociedad civil y politólogas, de diversas reuniones con actores políticos para demandar paridad en el órgano constituyente en miras de la discusión que se dará en el Senado en los próximos días.

De esta manera, nos reunimos con un grupo de diputadas y senadoras de todos los partidos políticos, para reafirmar nuestro compromiso con la paridad y asegurar el apoyo al proyecto de ley que ya fue aprobado en la Cámara de Diputados.

También nos reunimos con el presidente del Senado, Jaime Quintana, para plantearle la necesidad de trabajar con celeridad por una Constituyente Paritaria. “Siempre he pensado que la nueva Constitución tiene que ser escrita de forma paritaria. No puede ser de otra forma en medio del siglo de la lucha feminista”, expresó el senador Quintana.

“La ciudadanía ha sido clara: un 92% apoya que el órgano constituyente esté compuesto por igual número de hombres y mujeres. Esta es una demanda de justicia y por eso hemos sostenido desde hace ya varias semanas reuniones con diversos actores políticos, porque estamos convencidas de que la paridad es necesaria para asegurar un proceso constituyente democrático y representativo”, explicó Jessica González, directora de la plataforma Juntas en Acción.

Finalmente, también nos reunimos con el presidente de RN, Mario Desbordes, y los senadores Andrés Allamand y Rodrigo Galilea, de RN, y Felipe Kast de Evópoli.

MUJERES DEL PACÍFICO LANZA PROYECTO COMUNIDADES DE PRÁCTICA PARA APOYAR A EMPRENDEDORAS

Proyecto es parte de Juntas en Acción, plataforma de organizaciones por los derechos de las mujeres en Chile apoyada por la Unión Europea.

Para emprender se necesita mucha fuerza, motivación y confianza. Sin embargo, el entorno y las oportunidades que este brinda a las mujeres puede marcar la diferencia entre un negocio que fracasa y otro que logra prosperar.

Es este contexto, Mujeres del Pacífico lanza Comunidades de Práctica, un proyecto con el apoyo de Juntas en Acción, plataforma de organizaciones de la sociedad civil cofinanciada por la Unión Europea, que busca el empoderamiento económico de las mujeres.

Estas comunidades digitales y omnicanales, tienen por objetivo acercar a las mujeres a oportunidades reales de formación continua, a través de la generación del conocimiento que se produce naturalmente en las relaciones humanas, además de establecer alianzas que generen soporte entre las mismas integrantes de la comunidad.

Mujeres del Pacífico, una organización internacional experta en emprendimiento femenino, estará presente a través de un banco de contenidos en Google Drive, que nutrirá de información, aportando material que sea de interés y utilidad para la comunidad. También tendremos a disposición un grupo de whatsapp, mediante el cual se mantendrá una comunicación fluida, entregando datos importantes y recomendaciones, y una comunidad en Facebook, mediante la cual visibilizaremos lo negocios de las integrantes y les entregaremos un espacio para ser usado como vitrina.

“Las mujeres necesitan estar conectadas y hoy día las redes y la tecnología juegan un rol fundamental. Queremos ocupar todas las herramientas disponibles para fomentar el ingreso de las mujeres a un ecosistema que les permita avanzar, es por eso que ponemos a su disposición la comunidad, que parte con la industria de alimentos, pero que esperamos abrir a muchas otras industrias”, explica Fernanda Vicente, Presidenta de Mujeres del Pacífico.

El proyecto Comunidades de Práctica parte con un piloto orientado al rubo de alimentos y gastronomía, en el que podrían participar 250 mujeres que serán seleccionadas mediante un proceso de selección.

POSTULA AQUÍ.