ORGANIZACIONES DE JUNTAS EN ACCIÓN PROMUEVEN INICIATIVAS PARA APOYAR A MUJERES TRABAJADORAS EN MEDIO DE CRISIS SANITARIA

Mujeres del Pacífico, Laboratoria e Ingeniosas han ideado varias formas de apoyar a las mujeres que tienen que teletrabajar o son emprendedoras. Aquí te las contamos.

La pandemia causada por el COVID-19 está generando un impacto directo en la vida de las personas, particularmente de las mujeres.

Muchas emprendedoras han visto en peligro sus negocios y también muchas mujeres que están teletrabajando han tenido que seguir haciéndose cargo de las tareas domésticas y de cuidado en sus casas.

Según el estudio de ComunidadMujer, en el marco de Juntas en Acción con el cofinanciamiento de la Unión Europea, ¿Cuánto aportamos al PIB? Estudio de Valoración Económica del Trabajo Doméstico y de Cuidado No Remunerado en Chile, el trabajo doméstico y de cuidados no remunerado es realizado mayoritariamente por mujeres (71%) y aporta el 22% del Producto Interno Bruto de Chile. En tiempos de cuarentena, es fundamental no seguir replicando las desigualdades de género al interior de los hogares y asumir estas tareas con corresponsabilidad, o sea, entre todos los habitantes de la casa por igual.

En esta nota te contamos de las iniciativas que están impulsando organizaciones parte de Juntas en Acción para apoyar a las mujeres trabajadoras.

Apoyo a emprendedoras

Mujeres del Pacífico, organización internacional experta en emprendimiento femenino, está realizando una serie de iniciativas para apoyar a las emprendedoras. Una de ellas es #VisibilizaTuPyme, campaña que tiene como objetivo promocionar productos y/o servicios en redes sociales. Fernanda Vicente, presidenta de la organización explica que “estamos preocupadas por la situación que viven nuestras emprendedoras con esta pandemia, por ese motivo, hemos implementado acciones de promoción de productos y servicios a través de nuestras redes sociales y un catálogo donde se incorporarán todas las Pymes con liderazgo femenino que requieran visibilización”.

Otra de las iniciativas a la que pueden acceder las emprendedoras es al programa Comunidades de práctica, en el marco de la plataforma Juntas en Acción, cofinanciadas por la Unión Europea. Estas comunidades digitales y omnicanales, tienen por objetivo acercar a las mujeres a oportunidades reales de formación continua, a través de la generación del conocimiento que se produce naturalmente en las relaciones humanas, además de establecer alianzas que generen soporte entre las mismas integrantes de la comunidad.

Mujeres del Pacífico también ofrece en su sitio web cursos en línea gratuitos para emprendedoras en temas como administración, marketing, finanzas y venta. Además, la organización implementó un whatsapp de ayuda e información (+56 9 79956326).

Pero el apoyo va más allá de las ventas. Mujeres del Pacífico acaba de lanzar el programa Autocuidado Emocional en Crisis que “tiene como foco principal apoyar en estos momentos donde no sólo está en riesgo la salud física, sino también psíquica, por lo que, trataremos de colaborar en su manejo”, explica Fernanda Vicente. Puedes ver la primera cápsula aquí:

Trabajar desde la casa

Laboratoria, startup social que forma a mujeres y organizaciones en el área tecnológica, parte del Consejo Consultivo de la plataforma Juntas en Acción, es otra de las organizaciones que están apoyando activamente en esta crisis.

“En Laboratoria siempre hemos impulsado una cultura que aprende y se adapta en contextos de alta incertidumbre. Hoy, en estos momentos donde más la necesitamos, queremos apoyar poniendo a disposición de manera totalmente gratuita un curso en línea sobre cómo crear una cultura de aprendizaje continuo en un contexto remoto”, explica Marisol Alarcón, fundadora de Laboratoria.

En el curso llamado ¿Cómo crear una cultura de aprendizaje continuo en un contexto remoto? encontrarás ejemplos y herramientas que tú también podrás utilizar. Sólo tienes que registrarte en ESTE LINK.

Ingeniosas, otra de las organizaciones parte de Juntas en Acción, también está apoyando a las mujeres que están trabajando desde sus casas. Ya realizó un primer Meetup online llamado #YoMeQuedoEnCasa y también tienen compartieron a través de su sitio web algunas recomendaciones sobre el espacio destinado para el teletrabajo, el tiempo involucrado para llevar adelante las tareas domésticas, y las bases para generar una buena reunión por videollamada. VER LAS RECOMENDACIONES.

“Porque creemos que a la distancia, nos encontramos más juntas que nunca, desde Ingeniosas hemos puesto a disposición algunas herramientas para facilitar el nuevo contexto remoto, disponibles en nuestro sitio web. Además, nos encontramos organizando meetups para reunir a la comunidad de manera remota y navegar de mejor manera las próximas semanas. Así, el pasado lunes 23 de marzo realizamos el meetup #Yomequedoencasa, donde, junto a más de 40 mujeres, generamos un espacio de contención junto a la coach ontológica Dominique Jannas. Esperamos seguir replicando estas instancias con otras temáticas para abordar”, explicó Francisca Siebold, Co-Directora de Ingeniosas.

CÓMO INCORPORAR A LAS MUJERES Y LA IGUALDAD DE GÉNERO ANTE LA CRISIS POR CORONAVIRUS

Ante la crisis sanitaria desatada por el Covid-19, compartimos este documento de ONU Mujeres con recomendaciones para integrar la perspectiva de género al manejo de esta situación.

El COVID-19, la enfermedad infecciosa causada por el coronavirus, no afecta de igual manera a mujeres y hombres. Por eso es fundamental tener en cuenta los impactos que tiene en las niñas y mujeres tanto la enfermedad, como las medidas que se tomen ante la emergencia.

Es el caso, por ejemplo, del trabajo doméstico y de cuidados que es realizado en su gran mayoría por mujeres. En Chile, según estudio de ComunidadMujer en el marco de Juntas en Acción, el 71% de las personas que realizan trabajos domésticos y de cuidados no remunerados son mujeres, lo que las deja más expuestas a contraer enfermedades, por ejemplo.

Otros temas fundamentales que deben ser tomados en cuenta por las autoridades ante esta crisis es la autonomía económica, la violencia física o sexual, la participación de las mujeres en la toma de decisiones, la desagregación de datos por sexo, el análisis de género y la migración irregular. Todos estos temas que afectan de forma particular a las niñas y mujeres.

Ante esto, la oficina de ONU Mujeres para las Américas y el Caribe ha desarrollado un brief informativo titulado “COVID-19 en América Latina y el Caribe: cómo incorporar a las mujeres y la igualdad de género en la gestión de la respuesta a la crisis”.

Este documento registra impactos y entrega recomendaciones para que las y los tomadores de decisión puedan integrar la perspectiva de género ante la crisis sanitaria originada por el COVID-19.

Descargar documento “COVID-19 en América Latina y el Caribe: cómo incorporar a las mujeres y la igualdad de género en la gestión de la respuesta a la crisis”.

CORPORACIÓN DESCENTRALIZADAS REALIZA CHARLAS A FUNCIONARIAS DE FESUR Y ESSBIO PARA CONMEMORAR 8M

Los eventos, que buscaban conmemorar el 8M sin sesgos de género, se realizaron de manera simultánea este lunes en Concepción.

Generar una instancia de reflexión sobre la situación actual de la equidad de género, tanto en el mundo como en las empresas fue el objetivo principal de las charlas desarrolladas por las fundadoras de la Corporación Descentralizadas, Joyce Olsen Audibert y Roberta Lama Bedwell este lunes 9 de marzo.

Más de 150 trabajadoras de Ferrocarriles del Sur (Fesur) y Essbio participaron de las actividades, que se realizaron de manera simultánea en Concepción. Las charlas abordaron conceptos básicos de estereotipos, perspectiva y equidad de género, así como el techo de cristal, generándose un diálogo que permitió conocer sus inquietudes y dudas.

Tammy Pustilnick Arditi, presidenta de Corporación Descentralizadas resaltó el hecho de conmemorar el Día Internacional de la Mujer con este tipo de actividades, ya que “es importante generar conciencia de la existencia de los estereotipos de género plasmados en nuestra sociedad y, por ende, en las distintas culturas organizacionales”.

Es importante recordar que, en la declaración con motivo del Día Internacional de la Mujer, Phumzile Mlambo-Ngcuka, Directora Ejecutiva de ONU Mujeres, sostuvo que este 2020 es el año de la “Generación Igualdad” y que “si bien hubo avances, ningún país ha logrado la igualdad de género. Aún no hemos puesto lo mejor de nosotros. En todos los países, siguen existiendo problemas, aunque muchos de ellos no son insuperables”.

COMUNIDADMUJER PRESENTA SU ÚLTIMA INVESTIGACIÓN ¿CUÁNTO APORTAMOS AL PIB? ESTUDIO DE VALORACIÓN ECONÓMICA DEL TRABAJO DOMÉSTICO Y DE CUIDADO NO REMUNERADO EN CHILE

En el contexto de los actos de conmemoración del Día de la Mujer, ComunidadMujer presentó este estudio realizado en el marco de la plataforma Juntas en Acción, con el apoyo de la Unión Europea.

Este lunes 9 de marzo, como parte de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, ComunidadMujer presentó su más reciente investigación, “¿Cuánto aportamos al PIB? Estudio de Valoración Económica del Trabajo Doméstico y de Cuidado No Remunerado en Chile”.

Ante un auditorio lleno, con la participación de representantes de la sociedad civil, organismos internacionales, mundo empresarial, academia, y líderes sociales y de opinión, se presentó este informe que busca estimar el valor económico —determinado por su contribución al Producto Interno Bruto (PIB)— de las tareas de trabajo doméstico y de cuidado no remunerado (TDCNR) que realizan las personas en Chile.

La iniciativa fue desarrollada en el marco de Juntas en Acción, plataforma de organizaciones por los derechos de las mujeres cofinanciada por la Unión Europea.

Resultados del informe

Los resultados que arroja el informe confirman el gran peso que tiene el TDCNR tanto en el uso del tiempo, como a nivel económico. Se revela, en primer lugar, que, del total de horas de trabajo productivo, la mayor proporción corresponde al trabajo doméstico y de cuidado no remunerado (53%) y que, a diferencia de las otras actividades es desarrollado mayoritariamente por mujeres (71%).

También se indica que los quehaceres del hogar constituyen la dimensión con más peso (65,9%) del trabajo doméstico y de cuidado. De ese trabajo, la “Preparación y servicio de comida” (23,9%), la “Limpieza de la vivienda” (15,9%) y el “Cuidado de niñas y niños de 0 a 4 años” (13,9%) son las actividades que concentran el mayor número de horas de trabajo no remunerado en la población de 15 años o más.

Otro resultado altamente relevante es que, según las estimaciones, el valor económico del trabajo doméstico y de cuidado no remunerado alcanzó a 44.492 mil millones de pesos en 2015, año en que el PIB Ampliado fue de 204 mil millones de pesos, es decir, un 28% más que el PIB corriente a esa fecha. Se puede decir, por lo tanto, que el trabajo doméstico y de cuidado no remunerado equivale al 22% del PIB Ampliado, lo que supera la contribución de todas las otras ramas de actividad económica. A modo de ejemplo, tiene casi el doble de importancia económica que el valor de los “Servicios financieros y empresariales” (11,8%), corresponde a cuatro veces lo que aporta “Construcción” (5,1%) y casi ocho veces lo del sector “Agropecuario, Silvícola y de Pesca” (2.8%).

A través de estos datos el informe pone en evidencia un hecho fundamental: “El gran peso del trabajo doméstico y de cuidado no remunerado en la economía no se condice con la poca valoración social que tiene, con la carencia de herramientas adecuadas para medirlo, con la ausencia de políticas para mejorar las condiciones en que se realiza ni con la falta de esfuerzos destinados a desproveerlo de los sesgos de género que aún imperan”, indicó Alejandra Sepúlveda, directora ejecutiva de ComunidadMujer

Lanzamiento del estudio

El estudio fue presentado por Paula Poblete, directora de Estudios de ComunidadMujer, quien destacó que “a lo largo del tiempo, la persistencia de la tradicional división sexual del trabajo, es decir mujer cuidadora-hombre proveedor, y de patrones culturales que subvaloran lo femenino, ha llevado a la invisibilización de la enorme carga que llevan las y los responsables de los quehaceres domésticos y del valor que eso tiene para el desarrollo de las sociedades. Hoy las mujeres siguen siendo quienes se hacen cargo de la crianza de los hijos/as, del cuidado de personas dependientes y de los quehaceres de la casa. Y esto se da, aunque vivan con otro adulto capaz de compartir esas tareas e incluso cuando son activas en el mercado laboral”.

Posteriormente, el estudio fue analizado en un panel de conversación integrado por Marcela Ríos, representante residente asistente del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en Chile, Fabio Bertranou, Director Oficina de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para el Cono Sur de América Latina y Alejandra Mizala, economista y directora del Centro de Investigación Avanzada en Educación de la Universidad de Chile (CIAE), y moderado por la periodista Carolina Urrejola.

La Embajadora de la Unión Europea (UE) en Chile, Stella Zervoudaki afirmó en la ceremonia que “en la UE, tenemos la certeza de que la plena participación de las mujeres en la economía abre nuevos caminos para la innovación y el crecimiento. Las certezas tienen que comprobarse con datos concretos, que aporten al diseño de políticas públicas. Esa es la razón por la cual la UE cofinancia la Plataforma Juntas en Acción.  El estudio en el marco de esta plataforma permitirá avanzar hacia una mayor equidad de género y reconocimiento del trabajo de las mujeres”.

Descarga el estudio ¿Cuánto aportamos al PIB? Primer estudio de valorización del trabajo doméstico y de cuidado no remunerado.

Revisa las fotos del lanzamiento:

DIRECTORA DEL INSTITUTO DE LA MUJER EXPUSO EN FORO: “DEMOCRACIA, IGUALDAD DE GÉNERO Y NUEVA CONSTITUCIÓN”

En el marco del proceso constituyente que vive el país, la directora ejecutiva del Instituto de la Mujer, Gloria Leal Suazo, participó en el Foro “Democracia, igualdad de género y Nueva Constitución”, en la Escuela de Artes y Oficios de la Universidad de Santiago de Chile.

En la actividad, llevada a cabo el 1 de marzo, Gloria Leal abordó los desafíos para profundizar la democracia en Chile, con una perspectiva transformadora, e hizo referencia a cómo consagrar la igualdad de género para una Nueva Constitución.

“Históricamente las mujeres no hemos sido consideradas en la formulación de las bases de procesos democráticos en nuestro país, por ello, se hace urgente que se incluya la paridad de género en la nueva constitución política, a través de una convención o asamblea constituyente donde las mujeres formen parte activa de todos los procesos, queremos en política a mujeres que defiendan y trabajen por los derechos de todas”, acotó Leal.

La actividad contó también con la participación de la vicepresidenta del partido Progresista, Andrea Condemarin; la dirigente de la Federación Nacional de Sindicatos de la Salud Privada y Afines, Natalia Masías; la diputada Camila Vallejo y la ex ministra de la Mujer y la Equidad de Género, Claudia Pascual.

[VIDEO] PARTICIPACIÓN POLÍTICA DE LAS MUJERES EN CHILE

Esta semana, se aprobó la paridad en el órgano constituyente. Gracias a esto, la nueva Constitución será redactada por igual número de hombres y mujeres, un gran avance para el país y el mundo en los derechos políticos de las mujeres.

Sin embargo, ese, como muchos otros logros se han conseguido, gracias al trabajo de las mujeres unidas. Aquí te presentamos un video que muestra esta evolución de la participación política de las mujeres en la historia de Chile.

CÓMO SE LOGRÓ LA PARIDAD: LAS ORGANIZACIONES Y MUJERES QUE TRABAJARON POR UNA CONSTITUYENTE PARITARIA

El órgano constituyente que redactará la nueva Constitución será paritario. Este logro fue gracias a muchas organizaciones por los derechos de las mujeres que se la jugaron por la paridad yendo al Congreso y levantando una campaña que logró posicionar el tema.

El miércoles 4 de marzo finalmente se aprobó la paridad en el órgano constituyente. Por 28 votos a favor, el Senado respaldó la propuesta que aseguraría una equitativa representación de hombres y mujeres para redactar la nueva Constitución.

No fue fácil. En un proceso que tomó varios meses, desde que en noviembre se abriera la posibilidad cierta de tener una nueva Constitución, muchas organizaciones por los derechos de las mujeres comenzaron a plantear la necesidad de que la nueva Constitución fuera escrita por igual número de hombres y mujeres: una constituyente paritaria. Esto le daría representatividad y legitimidad a la nueva Carta Magna, incluyendo la participación política plena de las mujeres.

Fueron meses de reuniones, campañas, avances y retrocesos, donde organizaciones y activistas, convencidas de la necesidad de tener una constituyente paritaria, realizaron una campaña apelando al derecho de las mujeres a su representación política plena.

La ciudadanía respaldó ampliamente la demanda: en una medición de diciembre de la encuesta Cadem un 92% declaró estar de acuerdo con que la Convención Constituyente tenga igual representación de hombres y mujeres.

El apoyo era masivo, pero faltaba lo fundamental: la aprobación del Congreso.

Juntas en Acción participó activamente de las conversaciones junto a las organizaciones que la componen: ComunidadMujer, Corporación Humanas, Centro de Estudios de la Mujer, Fundación Instituto de la Mujer, Laboratoria, Mujeres del Pacífico y el Observatorio Género y Equidad. Además, muchas otras organizaciones también participaron y fueron fundamentales: Fundación ChileMujeres, Red de Politólogas, Kodea, Servicio País y la Asociación de Abogadas Feministas (Abofem).

Juntas por la paridad

La historia muestra que el mayor aumento de la participación política de las mujeres sólo se ha logrado gracias a medidas afirmativas como la Ley de Cuotas, que permitió aumentar el número de mujeres parlamentarias como nunca antes en la historia de Chile. Aun así, actualmente las mujeres parlamentarias no superan el 25%.

“Queda en evidencia que las condiciones sociales y culturales por sí solas no solucionan las desigualdades existentes en materia de género, por tanto, es crucial fomentar la implementación de mecanismos que busquen alcanzar una igualdad efectiva en el acceso a cargos de elección popular, en este caso, de los delegados de la asamblea o convención constituyente”, explica Carolina Garrido, presidenta de la Asociación Chilena de Ciencia Política y miembro de la Red de Politólogas.

Algo que complementa Verónica Campino, vicepresidenta de la Fundación ChileMujeres: “En espacios de representación, las mujeres corremos en desventaja y el talento por sí sólo no es una condición suficiente para lograrlo. En otras palabras, si nos corregimos el resultado, estaremos poniendo un techo a muchas mujeres talentosas”.

Alejandra Sepúlveda, directora ejecutiva de ComunidadMujer, exponiendo en Comisión de la Cámara de Diputados.

Miriam Henríquez, profesora de Derecho Constitucional, es otra de las mujeres que participó activamente de la lucha por la paridad. “Entendí que las mujeres debíamos unir nuestras voces para exponer las barreras que tenemos para acceder a los cargos de poder, para ser elegidas, pero sobre todo para decir con fuerza que las mujeres sí queremos ser parte de este momento excepcional. El nuevo pacto social debe contar con la participación protagónica de las mujeres en su diversidad. Con ese fin nos fuimos convocando y la respuesta de las mujeres y las organizaciones fue notable”, cuenta Henríquez.

De esta manera, la Red de Politólogas de Chile propuso una fórmula para acercarse lo más posible a la paridad. “Discutimos varios mecanismos para mejorar la representación política de las mujeres y terminamos proponiendo la asignación paritaria de escaños como el mejor mecanismo para lograr la paridad”, explica Garrido, de la Red de Politólogas.

Gracias a este trabajo mancomunado de las mujeres organizadas, se pudo contar con una fórmula que aseguraba lo más posible la paridad. “La sociedad civil movilizada fue fundamental para levantar la paridad, ayudar a sumar voluntades y dar con las fórmulas para incluir el criterio de paridad”, asegura Alejandra Sepúlveda, directora ejecutiva de ComunidadMujer, una de las organizaciones impulsoras de Juntas en Acción.

“Es un momento histórico para Chile y, junto a la Red de Politólogas, hemos sido parte de esa historia al colaborar en las propuestas para que el futuro órgano constituyente sea paritario”, Carolina Garrido, presidenta de la Asociación Chilena de Ciencia Política y miembro de la Red de Politólogas.

Unidas al Congreso

Con la fórmula en mano, organizaciones y activistas se coordinaron, asistieron a decenas de reuniones con autoridades políticas, fueron a exponer al Congreso e hicieron campañas en redes sociales para apoyar la paridad.

Con hashtags como #ConstituyenteParitaria y #ParidadYa, las redes estuvieron muy activas, cada vez que en el Congreso Nacional se discutía el tema, llamando a las y los parlamentarios a aprobar la paridad.

“Para ComunidadMujer la paridad en el proceso constituyente se transformó en un objetivo estratégico desde que el debate se inició, tras el estallido social. Estamos convencidas de que la presencia paritaria de mujeres en este espacio es el camino para alcanzar una sociedad más justa, representativa y equilibrada y para dotar a la nueva Carta Magna de la legitimidad que requiere. Asistimos a innumerables reuniones con los presidentes de los partidos políticos, parlamentarios y parlamentarias, fuimos a exponer al Congreso y lideramos una declaración pública demandando paridad que logró recolectar más de diez mil adhesiones. Fue increíble ver ese nivel de unidad y apoyo ciudadano”, explica Alejandra Sepúlveda, directora ejecutiva de ComunidadMujer.

De izq a der: Camila Maturana, abogada de Corporación Humanas; Fabiola Berríos, coordinadora de Juntas en Acción; Julieta Suárez-Cao y Javiera Arce de la Red de Politólogas; la diputada Marcela Sabat; Alejandra Sepúlveda, directora ejecutiva de ComunidadMujer; Verónica Campino, vicepresidenta de Fundación ChileMujeres; y la diputada Natalia Castillo.

Corporación Humanas, una de las organizaciones impulsoras de Juntas en Acción, fue otra de las organizaciones que estuvo presente durante todo el proceso.  Su abogada, Camila Maturana destaca que “aprobar la paridad es un gran paso que permite fortalecer la legitimidad del proceso constituyente, que radica en la participación amplia y transversal de la definición de la nueva Constitución”.

Además, gracias a la movilización por la paridad, muchas organizaciones y mujeres pudieron estrechar lazos y trabajar colaborativamente. “Este proceso ha sido nuevo y muy enriquecedor. El mayor valor de todo este proceso ha sido el nivel de colaboración liderado por un amplio, diverso y transversal grupo de organizaciones de mujer de la sociedad civil y la academia, apoyado por hombres de muchos sectores. Me ha demostrado que cuando ponemos el objetivo que nos une por delante, las diferencias son mínimas”, explica Verónica Campino, vicepresidenta de Fundación ChileMujeres.

Haciendo historia

La primera semana de marzo se reactivó la discusión sobre la paridad. La comisión mixta se conformó durante el martes 3 de marzo y esa misma tarde aprobó el proyecto que se basaba en la propuesta de la Red de Politólogas. Al día siguiente, el miércoles 4 de marzo, el proyecto estaba listo para ser votado por ambas cámaras.

Durante la mañana el proyecto fue discutido por la Cámara de Diputados, se necesitaban 93 votos para su aprobación: se consiguieron 98. En la tarde pasó al Senado donde se terminó votando pasadas las 19 hrs. Finalmente, con 28 votos a favor, la paridad se hacía realidad.

“Valoramos este enorme triunfo del movimiento de mujeres, que fue posible gracias al apoyo y compromiso de parlamentarias que, transversalmente, impulsaron la propuesta de paridad”, destaca Camila Maturana de Corporación Humanas. “Este tremendo paso permite que Chile salga del lugar en el que permaneció por décadas, retrasado en la participación política de las mujeres, pasando a un lugar de vanguardia al incorporar la paridad en el proceso constituyente, lo que probablemente será un modelo a seguir en otros debates constitucionales en el mundo”, agrega Maturana.

“Las mujeres en Chile hicimos historia. Como organización nos llena de alegría y orgullo porque estuvimos desde el comienzo yendo a reuniones y apoyando en redes sociales. Nos la jugamos por la paridad”, manifiesta Alejandra Sepúlveda, de ComunidadMujer. “El desafío que viene es continuar siendo parte de este proceso constituyente. La paridad es el comienzo, ahora queremos que los temas que afectan especialmente a las mujeres sean parte de la nueva Constitución”, finaliza Sepúlveda.

“Sueño con que los chilenos y chilenas escribamos una Constitución que sea feminista, donde no existan las desigualdades profundas entre hombres y mujeres, en la vida social, sexual, política, económica, laboral, pública y privada”, dice Carolina Garrido.