INSTITUTO DE LA MUJER REALIZÓ UNA CAPACITACIÓN PARA ACOGER Y ASISTIR A VÍCTIMAS DE VIOLENCIA EN CONTEXTO DE PANDEMIA

Motivadas por el caso del ataque sufrido por una mujer en Peñalolén, la Coordinadora Feminista de Peñalolén se capacitó para atender este tipo de casos con el Instituto de la Mujer, quienes dejan la invitación abierta para que más coordinadoras y agrupaciones se acerquen si necesitan lineamientos profesionales para lidiar con la pandemia de la violencia de género en este periodo de cuarentena.

El 6 de mayo una mujer de 28 años fue abordada por un transeúnte quien la maniató y posteriormente la agredió sexualmente en un lugar cercano al Canal San Carlos, en Peñalolén. Ella regresaba de su trabajo en el área de salud. Este delito generó una gran conmoción entre vecinos y agrupaciones de mujeres de esta comuna y Santiago. Tras este lamentable crimen, las integrantes de la Coordinadora Feminista de Peñalolén decidieron buscar ayuda para enfrentar este tipo de situaciones.

En respuesta a este requerimiento, el Instituto de la Mujer concretó una jornada de capacitación online para entregar diversas herramientas básicas para la atención en crisis y medidas de autocuidado para quienes tengan la necesidad de implementarlas. Y así poder acoger y asistir a mujeres víctimas de agresiones sexuales o violencias, en el actual contexto de pandemia y confinamiento.

“Creo que esta instancia puede servir de motivación para realizar acciones locales, como levantar un catastro de organizaciones, que puedan responder a las necesidades de las mujeres en tiempos donde la confianza con las instituciones está absolutamente deteriorada”, señaló Mayí Allemand, sicóloga y encargada de área de violencia del el Instituto.

Por su parte desde la Coordinadora manifestaron que como organización territorial feminista “creemos en la importancia de la articulación que debe generarse entre organizaciones territoriales y ONG’s que trabajen con temáticas feministas; esta articulación les permite a las instituciones tener una mirada cercana a la realidad territorial que es propia de las organizaciones y a su vez les da la posibilidad a las organizaciones territoriales de validarse como agente político incidente en el territorio”.

Agregaron que, para lograr esta validación, uno de los aspectos más importantes es adquirir o profundizar en conocimientos sobre las temáticas en las que trabajan “al ser una organización feminista, una de las temáticas transversales siempre será la violencia de género. Es por esto que, como Coordinadora Feminista de Peñalolén estamos agradecidas de haber podido tener la instancia de aprender con una profesional sobre la primera acogida en casos de violencia sexual. Extendemos nuestro agradecimiento al Instituto de la Mujer por haber reaccionado rápido a nuestra urgencia y habernos capacitado de acuerdo con nuestras necesidades”.

En el encuentro estuvieron representantes de las agrupaciones Peñasorora, Cabildo Sánchez Fontecilla, Asamblea Sánchez Violeta, Asamblea El Mirador de Tobalaba, Asamblea Jóvenes, entre otra. Desde el Instituto de la Mujer se espera concretar nuevas reuniones con estas agrupaciones así como otras que requieran abordar temáticas relacionadas con violencia hacia las niñas y mujeres.

ORGANIZACIONES FEMINISTAS Y DE MUJERES LLAMAN AL EJECUTIVO Y A PARLAMENTARIAS A MEJORAR PROYECTO DE LEY PARA QUE GARANTICE EL DERECHO A UNA VIDA LIBRE DE VIOLENCIA

Plataforma Juntas en Acción, junto a 37 organizaciones de la sociedad civil por los derechos de las mujeres, manifestaron su preocupación por la tramitación del proyecto de ley sobre el derecho a una vida libre de violencia.

En momentos en que el país enfrenta una crisis sanitaria y un preocupante aumento de denuncias por casos de violencia de género, organizaciones por los derechos de las mujeres manifiestan su preocupación por el debate legislativo que actualmente se lleva a cabo en torno al proyecto sobre el derecho a una vida libre de violencia.

A través de una declaración enviada a las autoridades del Ejecutivo y Legislativo, las organizaciones reiteraron su llamado a dar urgente prioridad a este tema y “contar con una legislación integral sobre violencia contra las mujeres y las niñas, que conceptualice la violencia de género de manera amplia y defina con claridad las obligaciones de los órganos del Estado en materia de prevención, investigación y sanción de la violencia, y de protección y reparación a las víctimas, en cumplimiento a los tratados internacionales vigentes en el país”.

El proyecto de ley sobre el derecho a una vida libre de violencia, presentado por la Presidenta Michelle Bachelet y que actualmente se encuentra en la Comisión de Mujer del Senado, ha sido impulsado por el gobierno del Presidente Sebastián Piñera, sin embargo, durante este proceso se han levantado una serie de debilidades de la iniciativa, manifestadas por las organizaciones, para las cuales se han ofrecido alternativas y diversas soluciones.

En la declaración, firmada por casi cuarenta organizaciones, entre ellas Corporación Humanas, ComunidadMujer, Fundación Instituto de la Mujer, Red de Investigadoras, Mujeres del Pacífico, Corporación La Morada, Corporación MILES y Ni Una Menos Chile, se manifiesta una valoración por el debate legislativo del proyecto “por la oportunidad que ofrece de ajustar la legislación chilena a los estándares internacionales en la materia”. Por lo mismo, agregan, “esperamos que la Comisión de la Mujer e Igualdad de Género del Senado y el Gobierno, avancen hacia mandatos claros, específicos y exigibles en la definición de las obligaciones de los organismos públicos en materia de prevención de la violencia de género, investigación y sanción de los crímenes, protección, atención y reparación de las víctimas”, tal como mandatan los tratados internacionales que ha suscrito el Estado de Chile.

En la declaración, las organizaciones plantean, también, su preocupación por la inadmisibilidad de las indicaciones realizadas por las senadoras Isabel Allende, Adriana Muñoz, Yasna Provoste y Ximena Rincón orientadas a incorporar las obligaciones del Estado, siguiendo las recomendaciones de la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Convención de Belém do Pará), que el gobierno rechazó patrocinar. Asimismo, preocupan los recursos para combatir la violencia de género, ya que también se declararon inadmisibles las indicaciones de estas mismas senadoras para que se contemple un presupuesto para la implementación de la ley, sin que hasta ahora exista una solución alternativa por parte del Ejecutivo.

Finalmente, la declaración pide incluir a la sociedad civil en la discusión del proyecto de ley, dado que son estas organizaciones las que “han impulsado por años diversas iniciativas para enfrentar la violencia contra las mujeres y las niñas, por lo que reiteramos nuestra disposición a colaborar activamente en la discusión legislativa”.

Lee la declaración aquí: https://bit.ly/DeclaracionViolenciaIntegral

Suscriben:

Corporación Humanas
ComunidadMujer
Juntas en Acción
Agrupación Lésbica Rompiendo el Silencio, RS
Centro de Estudios de la Mujer, CEM
Departamento de Género Universidad Diego Portales
Descentralizadas
Fundación Instituto de la Mujer
Ingeniosas
Laboratoria
La Rebelión del Cuerpo
Mujeres del Pacífico
Niñas Valientes
Observatorio contra el Acoso Chile, OCAC
Observatorio de Género y Equidad, OGE
Observatorio de Violencia Obstétrica, OVO
Red de Investigadoras

Adhieren:

Asociación de Académicas y Académicos de la Universidad de Chile (ACAUCH)
Asociación de Abogadas Feministas de Chile (ABOFEM)
Asociación de Funcionarias/os del Ministerio de la Mujer y Equidad de Género (ANFUMENG)
Asociación Yo Cuido
Centro de Estudios de Género y Cultura en América Latina de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad de Chile (CEGECAL)
Centro de Estudios para el Desarrollo de la Mujer (CEDEM)
Colegio de Matronas y Matrones de Chile
Comisión Nacional de Género del Colegio de Periodistas de Chile
Confederación Democrática de Profesionales Universitarios de Salud, CONFEDEPRUS
Corporación La Morada
Corporación MILES
Coordinadora Poder Decidir
Familia es Familia
Fundación Latinoamericana de Innovación Social
ONG Acción Mujer y Madre
ONG ESE:O Escritura para liderar
Ni Una Menos Chile
Red Chilena contra la Violencia hacia las Mujeres
Red Docente Feminista
Secretaría de Mujeres Inmigrantes
Vicepresidencia de la Mujer y Equidad de Género de la Central Unitaria de Trabajadores
Visibles

Si tu organización quiere sumarse a esta Declaración, escríbenos a [email protected]

ENCUESTA REVELA QUE 72% DE LAS MADRES SE HA SENTIDO CULPABLE DE CÓMO PRACTICA SU MATERNIDAD

Según la 9na encuesta de La Rebelión del Cuerpo, sobre “Maternidad y Estereotipos”.

“Maternidad y estereotipos” se llama la encuesta realizada por La Rebelión del Cuerpo, enfocada en las experiencias de mujeres que han tenido hijas/os y que tiene el objetivo de mostrar los estereotipos que tienen que enfrentar las madres en Chile.

Una de las principales dimensiones de la encuesta es sobre las experiencias de ser juzgadas y discriminadas. Del total de mujeres que son madres que respondieron (1254 mujeres, un 60,8% del total de mujeres encuestadas), y un 72% confesó haberse sentido culpable de cómo practica su maternidad.

Al respecto, las mujeres encuestadas dicen que son los familiares quienes más han hecho sentir juzgadas a las madres: un 85% se ha sentido juzgada por familiares por cómo practica su maternidad y un 58% se ha sentido juzgada por el padre/otra madre de su hija/o por cómo practica su maternidad. Además, un 81% respondió que se ha sentido juzgada por otras mujeres por cómo practica su maternidad.

Otros hallazgos interesantes en esta categoría es que un 64% de las madres siente que NO comparte equitativamente la crianza, y un 65% se ha sentido discriminada por ser madre. Además, el estudio abordó la actual crisis sanitaria, donde un 58% de las madres encuestadas describe que se ha sentido presionada por lo que se espera de ella durante la cuarentena.

“Con esta encuesta apuntamos a visibilizar y desprivatizar la experiencia de ser madre. Queremos que las mujeres (mamás y no mamás) puedan hacerse una idea de cómo los estereotipos de género también afectan en la forma en que las mujeres con hijos/as se piensan a sí mismas y cómo ejercen su crianza, las presiones a las que se ven sometidas y el malestar que podría generar”, explica Javiera Menchaca, directora de Investigación de La Rebelión del Cuerpo.

En la categoría de auto-discrepancia se revelan las discordancias en todos los ámbitos abordados, donde el ideal no es alcanzado por lo que reportan las madres. El equilibro entre la vida personal y crianza es el ítem que presenta mayor discrepancia (67% de las madres encuestadas declara que la madre ideal logra un equilibrio, mientras que solo el 19% declara lograrlo), le sigue la paciencia con las y los hijos (77% señala que una madre ideal es paciente, mientras que un 31% se considera como tal) y pasar suficiente tiempo con ellos (87% declara que la madre ideal pasa tiempo suficiente con ellos, pero solo el 42% siente que lo hace).

La Rebelión del Cuerpo es un colectivo feminista con dos años de activismo cuyo principal objetivo es desprivatizar la experiencia de las mujeres como una forma de visibilizar y cuestionar la violencia simbólica de los estereotipos de género. La Rebelión del Cuerpo es parte de las organizaciones aliadas de Juntas en Acción.

La encuesta fue realizada entre el 7 y el 14 de abril de 2020, y fue respondida por 2.061 mujeres de entre 14 y 72 años. Puedes descargar los resultados de la encuesta AQUÍ:

CENTRO DE ESTUDIOS DE LA MUJER LANZA VIDEOS PARA VISIBILIZAR LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES EN EL ÁMBITO LABORAL

La iniciativa fue hecha en el marco de la plataforma Juntas en Acción y busca concientizar sobre la violencia de género, especialmente en el trabajo.

El Centro de Estudios de la Mujer (CEM) lanzó el proyecto #LasEscenasQueNoQueremos que tiene como objetivo aportar en la lucha por erradicar la violencia hacia las mujeres en nuestras cotidianidades y especialmente en el mundo del trabajo.

Esta iniciativa fue realizada en el marco de Juntas en Acción, plataforma de organizaciones por los derechos de las mujeres, y fue posible gracias al apoyo financiero de la Unión Europea, como una acción enfocada en avanzar en los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

#LasEscenasQueNoQueremos es una campaña audiovisual que consta de cuatro videos, producidos por Imaginario Colectivo, que detallan diferentes tipos de violencia de género como acoso sexual laboral, acoso laboral, vulneración de derechos de maternidad y machismos cotidianos.

“La violencia de género laboral es, lamentablemente, una realidad naturalizada y perpetuada sistémicamente, por eso decidimos focalizar este proyecto en este ámbito. Queremos mostrar lo que puede ocurrir en esos espacios para cuestionar, para debatir, para concientizar y así facilitar la identificación y prevención de las posibles situaciones de violencia de género laboral”, explica Natassja de Mattos, responsable del proyecto y encargada de comunicaciones CEM.

De acuerdo a las cifras de la Dirección del Trabajo, en 2019, las denuncias de acoso laboral subieron un 14 %, pasando de 941 el año 2018 a 1.069 en los primeros seis meses de 2019. Además, según los datos entregados por la Primera versión de la encuesta Acoso en el Mundo del Trabajo, realizada por ICARE y la Fundación ChileMujeres (2019) de las 161 empresas que respondieron, el 53% reconoció haber tenido casos de acoso laboral en los últimos cinco años. A su vez, esta conducta tiene un 30% de más víctimas mujeres que hombres.

Las denuncias por acoso sexual en el trabajo también han ido en aumento y aproximadamente el 90% son realizadas por mujeres. Así lo demostró un reporte del Ministerio del Trabajo, el cual reveló que durante el primer semestre de 2019 los casos incrementaron en un 31% en comparación a las cifras del 2018.

“No queremos que vuelva a pasar. No queremos volver a vivirlo ni ser espectadoras cuando otra lo vive. Decidimos, entonces, que había que mostrarlo. Había que exponer las escenas que no queremos para concientizar sobre las violencias de género, las formas que puede tomar, los espacios en que puede aparecer y lo frecuente que puede ser”, señala Viviana Vicencio, antropóloga proyectos CEM.

Concientización en terreno

La campaña no se quedará en redes sociales. Los videos tendrán un fin concreto: serán utilizados como material de aprendizaje en talleres y conversatorios. De este modo, se complementará la visibilización de las situaciones con reflexiones guiadas, la teorización, conceptualización y debate participativo.

Estos talleres están dirigido a estudiantes de segundo año (ad portas de egresar) de Centros de Formación Técnica de carreras con alta presencia femenina como técnico en enfermería, en prevención de riesgos, en administración de empresas y en educación parvularia. “Se escogieron estas carreras porque nuestros estudios han evidenciado que en algunos de esos espacios transcurren muchas manifestaciones de violencia laboral de género”, explica Viviana Vicencio, antropóloga proyectos CEM.

El CEM, fundado en 1984, es un centro de investigación sobre género en relación a políticas públicas, ciudadanía y trabajo. Mediante este quehacer ha ido acumulando una serie de evidencias y narrativas que describen y caracterizan el empleo de las mujeres, sus barreras de ingreso, las desigualdades, la discriminación en las contrataciones y los espacios de trabajo, la calidad y los tipos de empleos y la relación entre trayectorias laborales y las historias de vida, entre otras cosas.

“La lucha contra la violencia de género es hoy abrazada por cientos de mujeres, mujeres feministas y sus organizaciones, y desde múltiples territorios. A partir de 2018 nuestro país se ha unido en un solo grito, que se ha expresado como ola feminista y, desde octubre de 2019, esta ha tenido un rol protagónico en la protesta, poniendo la violencia de género al centro del estallido social, entre otros temas. Desde el CEM queremos aportar a esa lucha desde nuestra experiencia, generar un insumo, creativo y fundamentado, y el resultado es #LasEscenasQueNoQueremos. Para que no sigan ocurriendo”.

AGRUPACIÓN LÉSBICA ROMPIENDO EL SILENCIO LANZA ESTUDIO SOBRE VIOLENCIA DE GÉNERO Y ODIO ONLINE

Estudio se basó en el caso de Carolina Torres Urbina, que el 13 de febrero de 2019 fue víctima de una golpiza que la dejó con una fractura de cráneo y hemorragia interna.

A un año del ataque lesbófobico sufrido por Carolina Torres en la comuna de Pudahuel, y en el marco del mes de su mes aniversario, la Agrupación Lésbica Rompiendo el Silencio, presentó el estudio “#CarolinaTorres. Violencias y discurso de odio en línea”, investigación exploratoria desarrollada con apoyo del Fondo de Respuesta Rápida de Derechos Digitales a partir del análisis y caracterización de 13.055 tweets sobre la agresión de lesbo-odio que afectó a la joven y que visibiliza los discursos de violencia de género en contra de las comunidades disidentes sexuales y de género.

El 14 de febrero de 2019, Carolina Torres Urbina (de 24 años en ese entonces), quedó internada en la Unidad de Cuidados Intensivos de la ex Posta Central, con una fractura de cráneo y hemorragia interna, resultado de la golpiza motivada catalogada como crimen de lesbo odio.

Entre los hallazgos del estudio, se encuentra que, si bien un 35,77% de los tweets y retweets repudiaron la agresión, 321 comentarios la naturalizaron, justificaron, e incluso, frivolizaron el ataque contra la joven, destacando además que el 87% de estas posturas provienen de retweets de un grupo reducido de usuarixs y no de opiniones o puntos de vista personales.

Por otra parte, el contenido de los mensajes deja en evidencia la discriminación interseccional que sustenta este tipo de manifestación. En el caso estudiado, la discriminación más recurrente que se constata es de carácter clasista, ya que hacen alusión al contexto social y económico de la víctima. A esto se suman la violencia de género.

“El hostigamiento y los discursos de odio que se reproducen en la web son manifestaciones de violencia en contra de lesbianas, bisexuales, y mujeres cis/trans. Este estudio pretende exponer estas conductas para co-construir estrategias que nos permitan enfrentarlas y prevenirlas, no hay que olvidar que en varias ocasiones han terminado en agresiones en la vida real”. indicó Nicole Rojas, encargada del área de estudios de Agrupación Lésbica Rompiendo el Silencio, organización aliada de Juntas en Acción.

“Las violencias y los actos de discriminación que sufren las disidencias sexuales y de género en los distintos espacios también se reproducen en los escenarios online”, explica María José Guerrero, presidenta del Observatorio contra el Acoso Chile (OCAC). “Esto pasa porque las violencias de género responden a un sistema patriarcal, ya sea en el ambiente laboral, en los establecimientos educacionales, en espacios públicos o en nuestras propias casas, se siguen reproduciendo las mismas estructuras, pero con características particulares”, señala Guerrero.

En el desarrollo del estudio, realizado por las investigadoras Doris Quiñimil y Nicole Rojas, destaca también el impacto de la cobertura que realizaron algunos medios de prensa tradicionales con tweets que buscaron naturalizar la agresión al poner el foco en la teoría que esta se produjo en el contexto de una pelea entre barras de fútbol.

Desde el área de estudios de la Agrupación, hacen hincapié en que este ejercicio investigativo permite levantar evidencia, documentar, identificar, tipificar y caracterizar las manifestaciones de violencias y discursos de odio que se registran en las redes sociales (específicamente en Twitter), como también, articular un perfil de quienes ejercen ciber violencias.

Descarga aquí los resultados del estudio.