JUNTAS EN ACCIÓN PIDE AL GOBIERNO PATROCINAR EL POSTNATAL DE EMERGENCIA

A más de tres meses de iniciada la pandemia de Covid-19 en nuestro país, vemos con preocupación que todavía no hay una respuesta del Estado de Chile a las miles de madres y padres con hijos/as recién nacidos que deben volver a trabajar y cuya salud es necesario resguardar.

Hoy, las madres y padres de recién nacidos están solos: las salas cuna no están funcionando por razones sanitarias; las abuelas y abuelos que solían ser un apoyo para muchas familias trabajadoras son población de riesgo; y las vecinas y vecinos pueden ser foco de contagio. Al 11 de junio, en Chile había 2.915 niños y niñas menores 4 años contagiados con Covid-19, con una tasa de hospitalización por cien mil habitantes de 25, cuatro veces más alta que la de los niños/as entre 5 y 17 años (6,4).

En este escenario, es urgente resguardar la salud de las madres trabajadoras y sus hijos/as y la estabilidad de sus empleos, de manera que no se vean obligadas a volver al trabajo durante la emergencia sanitaria cuando no hay redes de apoyo formales o informales de cuidado, y/o se vean ante la disyuntiva de perder su empleo o tener que renunciar para poder cuidar.

En la Cámara de Diputadas y Diputados se aprobó, con apoyo transversal, un proyecto de ley que amplía el permiso prenatal de 6 a 10 semanas antes del parto y el permiso postnatal parental, las licencias por enfermedad grave del niño/a menor de un año y el fuero maternal mientras se mantenga el estado de excepción constitucional de catástrofe.

Sin embargo, pese a la aprobación en la Cámara Baja y al amplio respaldo de la ciudadanía, el debate legislativo no ha logrado avanzar debido a que la iniciativa requiere el patrocinio del Ejecutivo para ser admisible.

Por otra parte, el acuerdo recientemente alcanzado por gobierno y oposición, el que valoramos, propone un marco para la protección de los ingresos de las familias y la reactivación económica y del empleo. Este plantea como medida alternativa, la posibilidad de que padres y madres trabajadores/as que cuidan preescolares puedan acogerse a la ley de protección del empleo. Creemos que esta alternativa no es excluyente del posnatal de emergencia.

Extender el posnatal mientras dure el estado de catástrofe va en beneficio directo de aquellas madres trabajadoras que tienen menos recursos y que, en muchos casos, no cuentan con acceso preferente a especialistas que les puedan brindar una licencia médica por enfermedad grave del hijo/a menor de un año, para prolongar, en los hechos, el periodo de licencia maternal, como ocurría hasta el 2011, antes de la entrada en vigencia de la actual ley de posnatal parental. En este caso, en un análisis económico, el posnatal de emergencia sería progresivo, porque iría en apoyo de quienes más lo necesitan. Sin embargo, las políticas de este tipo deben ser evaluadas con criterios de equidad de género en el acceso al trabajo y eso es lo que se resguarda a través del pre y post natal: que todas las mujeres que trabajan remuneradamente cuenten con los resguardos necesarios para cuidar a sus hijos/as recién nacidos y que eso no signifique un riesgo en su fuente y estabilidad laboral.

La alternativa planteada por el gobierno, en el marco del acuerdo, establece que, a partir del Plan de Emergencia suscrito el 14 de junio, “si no puede realizar su trabajo habitual a distancia o a través de medios telemáticos, podrá optar por acogerse a la ley de protección del empleo”. Esta medida precariza los ingresos de las trabajadoras, primero, porque no se trataría de un subsidio estatal que, corresponsablemente, asume el costo de la maternidad, sino que de un desahorro que financiaría el salario con los recursos que cada una tuviera en su cuenta del seguro de cesantía. Y, segundo, porque la prestación no sería por el 100% del salario (como ocurre para la mayoría de las mujeres acogidas a los subsidios maternales, salvo para las del sector privado que ganan más que el tope imponible), sino por el 70% en el primer mes y luego por el 55%.

Desde las organizaciones de mujeres y feministas que integramos la plataforma Juntas en Acción reiteramos nuestro llamado urgente al gobierno a patrocinar el proyecto de ley sobre extensión del postnatal de emergencia, para resguardar la salud y los derechos laborales de las madres trabajadoras y de sus hijos e hijas. En el actual contexto de emergencia sanitaria, se trata de una medida humanitaria que además se condice con el interés superior de niños y niñas, conforme a los tratados internacionales sobre derechos humanos vigentes en el país.

Solicitamos, por lo tanto, al gobierno patrocinar el proyecto sobre ampliación del postnatal y otros permisos laborales durante el período de emergencia sanitaria por Covid-19, y a las y los senadores a votar favorablemente dicha iniciativa.

Suscriben:

ComunidadMujer
Corporación Humanas
Asociación de Magistradas Chilenas
Asociación Red de Investigadoras 
Centro de Estudios de la Mujer
Colectivo de Mujeres La Matriz
Descentralizadas
Fundación Instituto de la Mujer
Fundación Niñas Valientes
Ingeniosas
Laboratoria
La Rebelión del Cuerpo
Mujeres del Pacífico
Observatorio contra el Acoso Chile
Observatorio de Género y Equidad
Observatorio de Violencia Obstétrica

Adhieren:

Asociación de Abogadas Feministas, ABOFEM
Corporación Círculo Emancipador de Mujeres y Niñas con Discapacidad de Chile (Cimunidis)
Comisión de Género, Colegio de Periodistas de Chile
Comisión Género CONFUSAM
Corporación Miles

JUNTAS EN ACCIÓN CONCLUYE EXITOSAMENTE PRIMER CICLO DE CHARLAS MUJERES EN TIEMPOS DE CRISIS: APRENDIZAJES PARA LA ACCIÓN

Entre el 7 de mayo y el 4 de junio se desarrolló este primer ciclo de charlas con énfasis en temas sobre la autonomía económica de las mujeres.

Durante mayo y junio se desarrolló el primer ciclo de charlas online de Juntas en Acción llamado Mujeres en tiempos de crisis: aprendizajes para la acción. El objetivo de la iniciativa fue entregar información y herramientas para las mujeres, además de producir diálogos que generen aprendizajes comunes.

Las charlas estuvieron a cargo de expertas de organizaciones que son parte de Juntas en Acción como ComunidadMujer, Mujeres del Pacífico, Laboratoria y el Observatorio contra el Acoso Chile (OCAC).

Las charlas fueron muy bien recibidas con un promedio de 50 participantes en cada conversación. En los próximos días se anunciarán los temas del segundo ciclo.

Compartimos las charlas de este ciclo por si te las perdiste o quieres verlas de nuevo.

La importancia del trabajo doméstico no remunerado

El 7 de mayo se dio inicio al ciclo con la charla “Trabajo doméstico no remunerado y corresponsabilidad en tiempos de crisis” de Paula Poblete, directora de Estudios de ComunidadMujer.

En la charla, Poblete destacó que desde muy pequeños vamos trazando caminos diferenciados para niños y niñas, donde las niñas aprenden que van a tener que cuidar a otros, mientras que los niños no. Esta educación basada en la división sexual tradicional del trabajo, es una de las claves que explica por qué las mujeres destinan el doble de horas que los hombres al trabajo doméstico y de cuidados no remunerado después a lo largo de su vida adulta.

“En este tiempo hemos aprendido que las crisis sanitarias, sociales y económicas afectan de manera distinta a hombres y mujeres. Por eso es fundamental poner por delante la perspectiva de género para todos los análisis y las medidas que se tomen. En este sentido, el ciclo de charlas de Juntas en Acción contribuyó mucho a eso y fue una muy buena iniciativa”, manifestó Poblete.

Emprendimiento en tiempos de crisis

Para la siguiente charla el tema fue emprendimiento. Con el título “Mujeres y el desafío de emprender en contextos cambiantes”, Fernanda Vicente, presidenta de Mujeres del Pacífico explicó que la crisis puede ser también una oportunidad de reinventarse, sin olvidar las tres claves de un emprendimiento en los tiempos actuales: ser digital, sustentable e innovador.

“En contexto actual, es de gran importancia generar espacios femeninos que permitan trabajar temáticas que nos han estado desafiando últimamente y que, por la magnitud de los hechos —estallido social y pandemia—, nos harán repensar el futuro que anhelamos. Es maravilloso que personas desconocidas coincidan en un minuto, hora y día determinado para conectarse, compartir experiencias y por supuesto, acompañarse en estos procesos difíciles”, concluyó Vicente.

Mujeres y teletrabajo

La tercera charla fue Mujeres y teletrabajo, ¿cómo lo logramos?, a cargo de la fundadora de Laboratoria, Marisol Alarcón. “El ciclo de charlas de Juntas en Acción es una iniciativa que agrega valor por la gran diversidad de mujeres que participaron y por las temáticas que tocamos, que acercan a las mujeres a aprender, a entender de otra manera nuestro rol en la sociedad, asimilando las brechas que existen y tomando en manos propias el cambio”, dijo Alarcón.

En su charla, Marisol apuntó a la gran carga que llevan actualmente las mujeres, preocupadas no sólo de trabajar desde sus casas, sino también de la crianza de sus [email protected], su educación y del trabajo doméstico. “Intenté aportar consejos o experiencias, que a veces uno cree que son triviales, y no lo son. Es importante saber y sentir que hay alguien que quizás vivió eso que te está pasando y que te puede dar esos consejos, en mi caso, para llevar el trabajo remoto, para conciliar el trabajo con la familia y en definitiva conciliar el equilibrio entre todos los roles que tenemos las mujeres.

Ciberacoso

La última charla del ciclo abordó un tema particularmente complejo hoy, cuando nuestras relaciones están mediadas por la tecnología: el ciberacoso. María José Guerrero, presidenta del OCAC, realizó la charla ¿De qué hablamos cuando hablamos de ciberacoso?, donde explicó cómo opera el acoso sexual por este medio.

“Nos parece que es tremendamente importante tener esta discusión, sobre todo en este contexto donde las relaciones laborales, estudiantiles e incluso los vínculos de amistad y familiares están siendo mediados a través de plataformas online. En este sentido, es relevante conocer las problemáticas sobre violencia de género y, específicamente, las violencias sexuales que puedan estar ocurriendo en estas plataformas y contribuir así a la erradicación de este tipo de violencia a través del conocimiento y la sensibilización”, explicó Guerrero.

URGENCIA DE APROBAR EL PROYECTO DE LEY QUE EXTIENDE EL POSTNATAL DURANTE LA EMERGENCIA SANITARIA

El Senado debate ampliación del permiso postnatal que permite resguardar la salud de madres y sus hijos e hijas, presentado hace más de dos meses ante la Cámara Baja.

El 23 de marzo de 2020, cuando ya se había decretado cuarentena en varias comunas del país, un grupo transversal de diputadas y diputados integrado por Jenny Álvarez, Marcelo Díaz, Marcela Hernando, Claudia Mix, Ximena Ossandón, Joanna Pérez, Catalina Pérez, Patricio Rosas, Víctor Torres y Camila Vallejo, presentó un proyecto de ley para extender el permiso postnatal parental durante el estado de catástrofe por calamidad pública decretado con ocasión de la pandemia por Covid-19.

En días siguientes, se presentaron nuevas mociones parlamentarias en la materia, por parte de Claudia Mix, Maite Orsini, Camila Rojas, Gael Yeomans, Gonzalo Fuenzalida, Francesca Muñoz, Paulina Nuñez, Ximena Ossandón, Hugo Rey y Marcela Sabat, que en adelante fueron refundidas en un texto único para su tramitación legislativa.

El objetivo de las iniciativas de ley es resguardar la salud de madres trabajadoras y sus hijos/as, así como la estabilidad de sus empleos, de manera que no se vean forzadas a volver al trabajo durante la emergencia sanitaria, en circunstancias en que ni siquiera se cuenta con servicios de cuidado de lactantes, y que tampoco se les pueda despedir por ello. En concreto, el proyecto de ley en debate apunta a ampliar el permiso prenatal hasta 10 semanas antes del parto y el permiso postnatal, de cuidado de hijos menores de un año y el fuero maternal mientras se mantenga el estado de excepción constitucional de catástrofe.

Pese a la importancia de esta propuesta transversal y al amplio respaldo ciudadano, hasta ahora el Gobierno no ha definido cómo apoyará a las madres y padres trabajadoras/as y sus hijos e hijas durante la emergencia sanitaria. Aun así, el Senado definió continuar con la tramitación del proyecto, que fue aprobado en primer trámite constitucional por amplia mayoría en la Cámara Baja el pasado 6 de mayo.

“La discusión sobre la admisibilidad de las propuestas referidas a la extensión del postnatal y otros permisos laborales durante la emergencia sanitaria deriva de que supuestamente involucra recursos fiscales, por lo que desde algunos sectores se interpreta que se trata de un proyecto de iniciativa exclusiva del Presidente de la República, pero es un debate que aun no se ha zanjado y se espera que el Gobierno apoye esta iniciativa”, explica Camila Maturana, encargada de incidencia de Juntas en Acción y abogada de Corporación Humanas.

Desde las organizaciones que integran la plataforma Juntas en Acción llamamos a las autoridades gubernamentales a patrocinar el proyecto sobre ampliación del postnatal y otros permisos laborales durante el período de emergencia sanitaria por Covid-19. También llamamos a las senadoras y senadores a votar favorablemente dichas iniciativas de ley lo antes posible. “La urgencia de aprobar las propuestas de ley sobre extensión del postnatal de emergencia deriva de la necesidad de resguardar la salud y derechos laborales de las madres trabajadoras y de sus hijos e hijas, que en el actual contexto de emergencia sanitaria se encuentran en riesgo frente a la falta de definición de las autoridades gubernamentales en cuanto a la protección del interés superior de niños y niñas conforme a los tratados internacionales sobre derechos humanos vigentes en el país” concluye Maturana.

OBSERVATORIO CONTRA LA VIOLENCIA OBSTÉTRICA PIDE GARANTIZAR DERECHOS DE MUJERES Y RECIÉN NACIDOS EN MEDIO DE EMERGENCIA SANITARIA COVID-19

Por medio de una carta abierta, la organización hizo un llamado a las autoridades a dictar lineamientos que permitan la adecuada atención durante la gestación, parto y puerperio.

El Observatorio contra la Violencia Obstétrica (OVO Chile) envió hoy una carta abierta dirigida especialmente a las autoridades del Ministerio de Salud y de la Mujer y Equidad de Género con el objetivo de salvaguardar los derechos de las mujeres y recién nacidos en medio de emergencia sanitaria Covid-19.

La organización explica que les “parece inaceptable que no se hayan emitido lineamientos para la atención de la gestación, parto y puerperio; períodos trascendentales en el ciclo vital y cuyos indicadores de atención son críticos en la salud de la población” y hace un llamado urgente al Ministerio de Salud a responder lo siguiente:

  1. Elaboración Guías Clínicas y/o protocolos de atención de gestación, parto y puerperio en situación de emergencia sanitaria Covid-19:

Elaboración de Guías Clínicas y/o protocolos para la atención prenatal en Atención Primaria de Salud (APS), que busquen garantizar la continuidad de la atención durante la gestación, y puerperio a lo largo del país; y que establezcan número de controles mínimos garantizados, edades gestacionales para que ocurran, y ecografías mínimas, así como también recomendaciones para el seguimiento desde APS de gestantes y puérperas sospechosas y/o confirmadas de Covid-19. Estamos continuamente recibiendo reportes que nos muestran una gran inequidad en la forma de llevar a cabo dichos controles entre comunas y establecimientos, con algunos lugares donde no se está brindando la atención por falta de implementos de protección para el personal sanitario. Esta situación pone en grave riesgo la salud de las embarazadas y sus hijos e hijas, aumentando el estrés que ya están viviendo las mujeres gestantes y sus familias, así como los equipos de salud.

Elaboración e implementación de protocolos para la atención de parto (incluida la cesárea), basados en las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el contexto de pandemia Covid-19. Es urgente contar con estos protocolos publicados a la brevedad, de forma de orientar el trabajo de los equipos sanitarios y establecer estándares mínimos de atención. No se puede abandonar a las instituciones ni equipos a responder en forma independiente sin lineamientos centrales; lo cual, además, repercute en que las usuarias y sus familias estén recibiendo una atención con estándares dispares y sin claridad respecto a qué obtendrán. Esta falta de lineamientos además puede provocar un aumento en las tasas de mortalidad materna, que en nuestro país son hasta la fecha de las más bajas de la región.

  1. Satisfacción de necesidades básicas y respeto de los derechos humanos de las mujeres y sus bebés durante el trabajo de parto, parto y puerperio (incluida cesárea):

Vemos con preocupación cómo ha ido aumentado la violencia obstétrica durante esta pandemia, empezando con un tema tan esencial como es el acompañamiento de una figura significativa de la gestante durante el trabajo de parto y parto (incluida la cesárea). Lamentablemente hemos recibido múltiples reportes de cómo este acompañamiento se está negando en diversas maternidades, incluso a mujeres sanas (sin Covid positivo), vulnerando el derecho de la mujer y recién nacido de estar acompañados.

Como OVO Chile, en el mes de abril comenzamos un catastro colaborativo sobre acompañamiento en el preparto y parto en instituciones de salud, y que al 31 de mayo incluye 101 instituciones (61 públicas y 50 privadas). Lamentablemente las últimas noticias no son nada alentadoras, solo hemos recibido anuncios de retrocesos y se observan grandes diferencias que nos resultan inexplicables luego de tres meses de epidemia. Según nuestros registros, solo en el 25% de los hospitales públicos se permite el acompañamiento de una persona significativa durante el trabajo de parto y el parto, mientras eso ocurre en el 87% de las instituciones privadas. Junto con ello, en un 29% de hospitales públicos y 13% de instituciones privadas se permite el acompañamiento solo en momento del nacimiento. Y en un 46% de instituciones públicas no se permite acompañamiento en ningún momento, mientras no hay reportes de esta situación en instituciones privadas.

Hubiésemos esperado que en estas semanas un mayor número de instituciones se hubieran organizado de modo de mejorar el acceso al acompañamiento, como sí lo están haciendo algunas maternidades públicas y privadas en las cuales no ha habido interrupción de la participación de una figura significativa.

En espacios académicos de las últimas semanas se han presentado buenas experiencias locales (como los casos de los hospitales Dra. Eloísa Díaz de La Florida y El Pino de San Bernardo, entre otros) en las cuales se ha podido sostener el acompañamiento durante el trabajo de parto y parto, estableciendo medidas de protección para el equipo, la mujer, recién nacido y su familia. Estas experiencias muestran que favorecer el acompañamiento no ha afectado al aumento de infecciones en los funcionarios y funcionarias, ni el riesgo de Covid-19. Si estas instituciones pueden, creemos que muchas otros también, en la medida que pongan los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres y los niños y niñas como prioridad. Debemos rescatar todos los aprendizajes posibles de este escenario, que no sabemos cuánto durará, ni cada cuando se presentarán situaciones similares de aquí en adelante.

Tenemos reportes preocupantes que muestran que en diversas instituciones del país se está restringiendo o impidiendo el contacto inmediato piel con piel con el recién nacido, incluso en casos que ni siquiera son sospechosos de Covid-19, sin ninguna justificación clara y contrario a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS); las orientaciones nacionales contenidas en el Manual de Atención Personalizada en el Proceso Reproductivo del Ministerio de Salud; las recomendaciones de la Rama de Neonatología de la Sociedad Chilena de Pediatría (SOCHIPE); y de los compromisos del Subsistema Chile Crece Contigo.

En estas circunstancias, nos parecen preocupantes los efectos que estas acciones puedan tener, pues al verse interrumpida o suspendida la lactancia materna, se priva a los recién nacidos de recibir protección inmunológica de vital importancia en el contexto actual. Esto, junto con impactar en el establecimiento del vínculo primario que es la base de su desarrollo integral, exponiéndolos a mayores riesgos de salud a corto, mediano y largo plazo. La separación entre la madre y su hijo o hija aumenta además todo tipo de alteraciones en la salud mental de esta, tales como trastornos de ansiedad y reacciones post traumáticas, que impactan negativamente en la salud física y mental del grupo familiar, y por sobre todo en la estabilidad de la díada madre-recién nacido.

  1. Protección de Equipos de Salud:

Lo que está ocurriendo con los equipos sanitarios también es un tema que nos preocupa. El día 5 de mayo, la Confederación Internacional de Matronas realizó un “llamamiento a la acción” que invitaba a cuidar a matronas y sanitarios responsables de gestantes, ya que de otra forma no se le podrá garantizar cuidados oportunos a las mujeres, sus hijos e hijas, y sus familias. Hemos recibido reportes de hospitales y de Centros de Salud Familiar en distintas regiones del país que indican no contar con elementos básicos de protección personal. Resulta urgente e imperioso que se cuente con sets mínimos de implementación para los funcionarios y funcionarias que trabajan directamente con mujeres gestantes y recién nacidos.

  1. Residencias sanitarias:

En las últimas semanas, el país se ha visto en la necesidad de contar con mayores cupos en residencias sanitarias. Es imperioso que se visibilice que en dichas residencias hay mujeres gestantes y puérperas, y niños y niñas que requieren atención y protección de acuerdo a sus necesidades. En este contexto, consideramos urgente que se elaboren orientaciones para la atención adecuada de esta población; en las cuales se contemple contar con profesionales de la salud y matronas que puedan brindar la atención que las mujeres, niños y niñas requieren. Nos encontramos en un escenario complejo, donde todas las inequidades se agudizan, por eso observamos con preocupación cómo la atención de la gestación y nacimiento está siendo dejada de lado. Nos preocupa de sobremanera que las situaciones recién descritas se estén produciendo con mayor frecuencia en instituciones de salud pública, aumentando las brechas de desigualdad en nuestra sociedad.

Hacemos un llamado enfático a que el Ministerio de Salud y las autoridades competentes respondan a estas cuestiones para garantizar la atención de gestación, parto y puerperio basada en derechos que tanto dicho Ministerio como el Subsistema de Protección Integral a la Infancia Chile Crece Contigo promueven hace más de una década.