ORGANIZACIONES FEMINISTAS Y DE MUJERES HACEN LLAMADO URGENTE A PERFECCIONAR Y APROBAR LA LEY INTEGRAL SOBRE VIOLENCIA DE GÉNERO

Organizaciones feministas y de mujeres, articuladas en la plataforma Juntas en Acción, realizaron el llamado en el contexto de la campaña en el mes por la Eliminación de la Violencia Contra las Mujeres.

 

SANTIAGO, 18 de noviembre.- Juntas en Acción, plataforma que reúne a organizaciones por los derechos de las mujeres liderada por ComunidadMujer y Corporación Humanas, realizó un urgente llamado a las autoridades a comprometerse con indicaciones concretas que garanticen la efectividad del proyecto de ley por una vida libre de violencia, en el marco del mes por la Eliminación de la Violencia Contra las Mujeres.

Claudia Núñez, coordinadora de Juntas en Acción, afirmó que “hemos escuchado al Gobierno y a las parlamentarias de todos los partidos respaldar el objetivo del proyecto de ley, que es la prevención y eliminación de toda forma de violencia de género. Hoy necesitamos que ese apoyo se exprese en la voluntad política de incorporar y votar indicaciones que de manera efectiva garanticen el compromiso del Estado de Chile con la eliminación de la violencia de género. Las mujeres de Chile no podemos seguir esperando”.

La declaración, suscrita por organizaciones como el Observatorio Contra el Acoso Chile, el Instituto de la Mujer, la Agrupación LésBica Rompiendo el Silencio y el Centro de Estudios de la Mujer, entre más de 20 organizaciones, plantea que es fundamental que el proyecto de ley garantice las obligaciones del Estado y sus diferentes instituciones; asegure la formación y capacitación a funcionarios/as públicos/as; y cuente con un presupuesto adecuado.

En primer lugar, el proyecto de ley debe recoger los principios y obligaciones que corresponden a los diversos órganos del Estado contenidas en la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer, la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer, la Convención sobre Derechos del Niño y la Niña, entre otros tratados internacionales vigentes en el país.

En segundo lugar, es necesario incorporar mandatos obligatorios de formación y capacitación sobre derechos humanos, discriminación y violencia contra las mujeres y las niñas respecto de autoridades, funcionarios/as y personal de todos los órganos del Estado, y requisitos de conocimiento y especialización específicos a quienes intervengan en la prevención, investigación y sanción de la violencia, protección, atención y reparación de las víctimas.

Finalmente, la plataforma explica que la Ley de Presupuestos del sector público debe incluir anualmente partidas presupuestarias suficientes y regulares para la implementación de las políticas, planes, programas y servicios necesarios para la adecuada implementación de esta Ley. Estas deben incluirse en todas las reparticiones públicas que trabajen con víctimas de violencia y deben ser refrendadas mediante glosas presupuestarias que aseguren su implementación correspondiendo su monitoreo al Ministerio de la Mujer y Equidad de Género y la fiscalización de su cumplimiento anualmente al parlamento.

El proyecto de ley sobre el derecho a una vida libre de violencia fue presentado por la expresidenta Michelle Bachelet en enero de 2017 y actualmente se encuentra en la Comisión de Mujer del Senado. Ha sido impulsado por el gobierno del Presidente Sebastián Piñera, sin embargo, no ha avanzado. De ahí la relevancia de un compromiso urgente y decidido de las autoridades por el derecho a una vida libre de violencia.

 

Lee la DECLARACIÓN aquí: https://bit.ly/DeclaraciónPorUnaLeyDeViolenciaIntegral

AGRUPACIÓN LÉSBICA ROMPIENDO EL SILENCIO LANZA CAMPAÑA #ELOTROCLOSET PARA VISIBILIZAR CÓMO LA PANDEMIA HA AFECTADO A LA COMUNIDAD DE MUJERES LBTI+

Proyecto es uno de los ganadores del fondo concursable Juntas enfrentamos la crisis Covid-19, de Juntas en Acción con el apoyo de la Unión Europea.

 

La crisis sanitaria, económica y social que vive Chile ha intensificado las desigualdades e injusticias sociales, impactando especialmente a la comunidad LGBTI+. Esto se refleja en que muchas personas se han visto afectadas por situaciones de violencia al interior de sus familias y hogares producto del confinamiento, precarización laboral y ausencia de redes de apoyo. Esta situación es indicada por la ONU como una situación de vulnerabilidad que debe ser considerada por los Estados durante la pandemia.

Según el informe Ser Lesbiana en Chile, en 2018, 23,62% de las encuestadas no había revelado su orientación sexual a su padre, ni 10,32% a su madre. Hoy, un 18,7% ha tenido que volver a casas de familiares por la pandemia; es decir, personas independientes han tenido que regresar donde posiblemente experimentaron violencia.

Para visibilizar los efectos que ha tenido la pandemia en la comunidad LGBTI+ en Chile, la Agrupación LésBIca Rompiendo El Silencio presentó la campaña #ElOtroCloset con el objetivo de visibilizar las problemáticas que afectan a las comunidades disidentes en Chile producto de la crisis sanitaria, con el apoyo de la plataforma de organizaciones por los derechos de las mujeres Juntas en Acción y el financiamiento de la Unión Europea.

Junto a la comediante y comunicadora Natalia Valdebenito y la música Camila Moreno se inicia el programa “Abramos #ElOtroCloset”, un espacio bimensual y online para construir comunidad y resistencia. Asimismo, estarán participando activistas lesbofeministas de Justicia Para Nicole Saavedra. La cita es el jueves 12 de noviembre a las 20:30 horas a través del Facebook, Youtube y Twitter de la Agrupación Lésbica Rompiendo el Silencio.

Además, la iniciativa contempla un “Ciclo de talleres que abrazan” para conversar y conocer las realidades que afectan a las comunidades y entregar herramientas que ayuden a enfrentar de mejor manera la crisis social y sanitaria que nos ha afectado.

INSTITUTO DE LA MUJER LLAMA A INCORPORAR LAS VOCES DE LAS MUJERES EN EL PROCESO CONSTITUYENTE

A través de la campaña “Nuestras voces para la Nueva Constitución”, realizada en el marco de Juntas en Acción, quieren relevar las opiniones de las mujeres frente al proceso constituyente.

 

Conocer y difundir las opiniones de mujeres diversas frente al Proceso Constituyente y a una Nueva Constitución es el objetivo de la iniciativa “Nuestras voces para la Nueva Constitución”, que impulsa el Instituto de la Mujer en conjunto con Juntas en Acción, plataforma de organizaciones por los derechos de las mujeres, con el financiamiento de la Unión Europea.

Once mujeres de diferentes ciudades de Chile y diversos contextos, responden a la pregunta: ¿Por qué la Nueva Constitución debe tener la voz de las mujeres? Las opiniones se difundirán en las redes sociales del Instituto.

Gloria Leal, directora de la organización, dice que esta iniciativa pretende visibilizar las opiniones de las mujeres, “que promueven opinión, generan propuestas y aportan desde sus propias experiencias, historias y territorios, desde sus saberes colectivos. La participación social y política de las mujeres sigue siendo una lucha constante, se necesita que estén en la primera línea de todos los procesos democráticos de nuestro país, y sobre todo estar expresadas en la Nueva Constitución para Chile”.

“Creemos que esta campaña es un aporte para pensar la participación política en el proceso constituyente que Chile ha abierto. Desde Juntas en Acción vamos a trabajar activamente para que este proceso constitucional sea escrito con nosotras con el firme propósito de avanzar en los derechos de las mujeres y niñas”, señaló Claudia Núñez, coordinadora de Juntas en Acción.

Una de las voces de este proyecto corresponde a la presidenta de la Unión Comunal de Antofagasta, Olga Mora, quien considera que la Constitución “debe acortar la brecha de inequidad de género y tener más mujeres en la política y en puestos de poder para hacer de Chile un país más justo y equitativo”.

En ese sentido, otra voz es la abogada Claudia Sarmiento, quien señala que para poder sentir como propio el texto final de una Nueva Constitución debe haber participación de quienes son la mitad de la población. “Sin nosotras, no habrá un proceso democrático y mucho menos justo”, dice Sarmiento.

En esta iniciativa participan: Margarita Ibarra, Ibera Caniuman, Paulina Villarroel, Ximena Carrera, Camila de la Maza, Cecilia Riquelme, Olga Mora, María de la Luz Trautmann, Claudia Pascual, Bárbara Eytel y Claudia Sarmiento.

Diálogos en Pudahuel

Sumado a la campaña en redes sociales, se realizó en los meses de septiembre y octubre conversatorios en que participaron más de ochenta mujeres de organizaciones sociales y de la Red de Mujeres de la comuna de Pudahuel, en conjunto con el Programa Mujeres y Equidad de la Ilustre Municipalidad de Pudahuel.

Denominados “Dialogar entre nosotras la importancia de la participación en la Nueva Constitución”, esas instancias permitieron dialogar e incentivar la participación de las mujeres en el Proceso Constituyente, para considerarse como protagonistas de este proceso histórico.

INSTITUTO DE LA MUJER PRESENTA INFORME QUE EVALÚA LA SITUACIÓN DEL DERECHO A LA EDUCACIÓN DE LAS MUJERES EN CHILE

Informe revela que, si bien en términos generales hay políticas públicas en educación e igualdad de género, se observan vacíos al momento de hacer seguimiento a su implementación y posterior evaluación.

 

El miércoles 28 de octubre el Instituto de la Mujer junto a la Red de Educación Popular entre Mujeres de Latinoamérica y el Caribe (REPEM) presentaron el “Informe país Chile: situación educativa de las mujeres”, que evalúa la situación del ejercicio del derecho a la educación de las mujeres en el país.

La presentación estuvo a cargo de Gloria Leal, directora ejecutiva del Instituto de la Mujer, y Julia Aravena, profesional de la organización. Además, contó con las reflexiones de Mónica Novillo, coordinadora de REPEM; Camila Rojas, diputada y expresidenta de la Comisión permanente de educación de la Cámara de Diputadas y Diputados; y Karina Toledo, la integrante del Círculo de Profesoras Feministas Amanda Labarca.

“El informe global realizado por REPEM consolida los reportes de Bolivia, Colombia, Costa Rica, México, Uruguay, Perú y Chile y señala los logros y principales desafíos desde la perspectiva de las mujeres. En el caso de Chile elaboramos el reporte durante este año y considera un escenario político y social que incorpora dos hitos importantes en la historia de nuestro país: el Estallido social o Revuelta popular y la pandemia por COVID-19”, dijo la directora ejecutiva del Instituto, Gloria Leal.

El informe revela que, si bien en términos generales hay políticas públicas en educación e igualdad de género, “observamos vacíos al momento de hacer seguimiento a su implementación y posterior evaluación”. Así, por ejemplo, el estudio señala que en la campaña “Educación con equidad”, lanzada en enero del año 2019, “se plantea la educación como un elemento clave para garantizar que la sociedad entregue las mismas oportunidades tanto a mujeres como a hombres, pero no encontramos un plan de acción que se proyecte en el tiempo, que dé cuenta de la cobertura alcanzada, logros, replicabilidad, etc.”.

El documento también contiene una serie de recomendaciones tanto para el Estado de Chile como para las organizaciones de la sociedad civil para avanzar en el derecho a la educación de las mujeres. “El informe aborda procesos como la Nueva Educación Pública o ‘desmunicipalización’, el Programa 4 a 7 del Servicio Nacional de la Mujer y la Equidad de Género; la Ley Aula Segura, entre otros. Además, entregar las recomendaciones para cada caso”, explicó Leal.

El estudio se realizó en el marco del trabajo que realiza REPEM como una contribución al seguimiento de las políticas de educación y género en articulación con los objetivos de la Agenda de Desarrollo Sostenible 2030, aprobada por los países que integran Naciones Unidas.

Agenda 2030

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) constituyen un llamado a la acción para poner fin a la pobreza, proteger el planeta y mejorar las vidas y las perspectivas de las personas en todo el mundo. En 2015, los Estados Miembros de las Naciones Unidas aprobaron 17 objetivos, como parte de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, en la cual se establece un plan para alcanzar los objetivos en 15 años.

El objetivo 4to apunta a garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos. El 5to busca lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y las niñas.

Desde REPEM se ha señalado la educación como un derecho humano, “debe ser gratuita, pública, inclusiva, laica, no sexista y asegurarse a lo largo de la vida. Constituye una condición indispensable para acelerar la consecución de los objetivos de la igualdad, el desarrollo sostenible, la paz y para garantizar la realización de otros derechos”.

En ese contexto “el Estado es el garante del derecho humano a la educación y, por lo tanto, la instancia rectora. La carencia de perspectivas diferenciales y de género en las políticas y programas estatales y gubernamentales en el campo de la educación en América Latina y el Caribe es una constante”, dice REPEM.

DESCARGA aquí el informe.

CONGRESO FIJA EL 19 DE DICIEMBRE COMO EL DÍA NACIONAL CONTRA EL FEMICIDIO

La fecha recuerda el asesinato de Javiera Neira Oportus de tan sólo 6 años de edad.

 

El martes 27 de octubre el Senado aprobó de forma unánime el proyecto de ley que declara el 19 de diciembre de cada año como el Día Nacional Contra el Femicidio.

El objetivo de la iniciativa es “rendir homenaje a numerosas víctimas de este delito” y “generar conciencia sobre la importancia de que las mujeres gocen de un efectivo derecho de vivir libremente y sin amenazas a su integridad física”, según señala el proyecto de ley.

La normativa llama a la reflexión “mediante el establecimiento de un día especial destinado a hablar de femicidio, incorporándolo en el imaginario social como una posibilidad real de la que ninguna está a salvo; que recuerde que las mujeres deben ser oídas, de modo que el femicidio, como un tipo de violencia específica tenga un lugar en las organizaciones sociales, en la academia, en el calendario y en la legislación; pero también para tener un día especial en el cual se recuerde a las mujeres y niñas asesinadas, de modo de presionar a la sociedad civil, a los medios de comunicación, al Estado y al gobierno a actuar contra la violencia de género e interpela a legislar, financiar y optimizar el funcionamiento institucional existente en materia de prevención y reparación de la violencia extrema”.

¿Por qué el 19 de diciembre?

El 19 de diciembre recuerda la muerte de Javiera Neira Oportus, de tan sólo 6 años, asesinada por su padre el año 2005. Ese año, su madre Claudia Neira decidió separarse de Alfredo Cabrera (padre de Javiera) debido a los constantes maltratos físicos y psicológicos, por lo que el tribunal decretó una medida cautelar.

El día 19 de diciembre correspondía que Javiera estuviera con su padre, sin embargo, al no volver a tiempo de la visita su madre se preocupó y fue a buscarla. Él se negó a entregarle a la niña y agredió a Claudia. Javiera trató de defender a su madre y fue lanzada por su padre desde el séptimo piso.

A raíz de este hecho se crea la Coordinadora 19 de Diciembre en memoria de Javiera, como una manera de enfrentar el femicidio y sus alcances. Una de sus propuestas fue declarar este día como Día Nacional contra el Femicidio. “Contar con un día contra el femicidio presiona a la sociedad civil, a los medios de comunicación, al Estado y al gobierno a desnaturalizar la violencia contra las mujeres y niñas e interpela a legislar, financiar y optimizar el funcionamiento institucional existente en materia de prevención y reparación de la violencia extrema. Urge un cambio legislativo y cultural”, explica el sitio web de la Coordinadora 19 de Diciembre.

JUNTAS EN ACCIÓN PARTICIPA EN PROGRAMA EMPODERADAS DEL BIOBÍO Y LLAMA A LAS MUJERES A PARTICIPAR DEL PLEBISCITO

Claudia Núñez, coordinadora de Juntas en Acción, estuvo junto a Constanza Schönhaut, abogada de Corporación Humanas.

 

“Tenemos un modelo patriarcal donde la representación política ha residido en los hombres. Nosotras no estamos pidiendo permiso, queremos ser representadas por lo que somos: más de la mitad de la población”, dijo Claudia Núñez, coordinadora de Juntas en Acción este miércoles 21 de octubre en el programa Empoderadas, plataforma de comunicación de equidad de género que tiene por objetivo visibilizar la participación de las mujeres y espacios de igualdad en diversos ámbitos.

En el programa también participó Constanza Schönhaut, abogada de Corporación Humanas, quien afirmó que “mientras más participan las mujeres, no sólo se ven mejor representadas sus demandas, sino que fortalece y profundiza la democracia”.

Schönhaut hizo un llamado a revisar y descargar el Kit Constituyente, creado por Corporación Humanas y el Observatorio de Género y Equidad, con el objetivo de fortalecer el ejercicio ciudadano de las mujeres en todo el territorio.

Finalmente, la coordinadora de Juntas en Acción realizó un llamado a las mujeres a participar de este proceso constituyente: “Lo más importante es invitarlas a todas a que vayan a votar este domingo 25. Lo segundo es que desde el lunes 26 tenemos que organizarnos, desde las mujeres del Biobío y las de todo Chile, porque necesitamos participar activamente en este proceso”.

REVISA EL PROGRAMA AQUÍ:

EL CUIDADO COMO CUARTO PILAR DE LA PROTECCIÓN SOCIAL: LAS PROPUESTAS DE COMUNIDADMUJER PARA UNA REACTIVACIÓN ECONÓMICA CON ENFOQUE DE GÉNERO

La organización de la sociedad civil experta en género presentó un documento que sitúa al cuidado como un agente reactivador de la economía y propone renovadas alternativas para ejercerlo, con base en la ampliación y fortalecimiento de un Sistema de Cuidados de la Infancia y una Reforma al artículo 203 del Código de Trabajo que garantice el derecho universal a la sala cuna.

 

La crisis sanitaria y económica derivada de la pandemia por COVID-19 ha tenido enormes impactos, sobre todo en las mujeres. El cierre de las salas cunas, jardines infantiles y colegios, como medida de mitigación, ha expuesto las falencias de la organización social del cuidado de la infancia, llamada también “crisis del cuidado”, labor que es realizada en forma no remunerada, mayoritariamente por millones de mujeres que sostienen el bienestar económico y social del país.

En este contexto, ComunidadMujer presentó su último boletín “Alternativas de Cuidados para la Reactivación Económica tras la Emergencia Sanitaria COVID-19”, elaborado con el apoyo de BHP Foundation, en el que propone renovadas  alternativas de cuidado para alcanzar una reactivación socioeconómica con igualdad de género y avanzar hacia una protección social universal garantizada, con base en la ampliación y fortalecimiento de un Sistema de Cuidados de la Infancia y una Reforma al artículo 203 del Código de Trabajo que garantice el derecho universal a la sala cuna.

“Es fundamental que el cuidado se visualice como un cuarto pilar de la protección social, entendiendo que constituye una necesidad básica de las familias a lo largo de las distintas etapas del ciclo de vida de las personas, y que comencemos a hablar de un Sistema Nacional de Cuidado. La organización actual del cuidado no resiste más, y se ha traducido en una pérdida de empleo y autonomía grave para las mujeres“, plantea la directora ejecutiva de ComunidadMujer, Alejandra Sepúlveda Peñaranda.

Por cierto, según establece el documento, ellas eran el 42,6% de los ocupados/as y, sin embargo, han sido el 48,9% de quienes han perdido el empleo (INE). Pero no solo han perdido sus empleos en mayor proporción que los hombres. Aunque el número de horas destinadas al trabajo doméstico y de cuidado no remunerado ha crecido para todos, la brecha permanece prácticamente intacta, con las mujeres destinando, en promedio, más del doble de tiempo que los hombres a estas tareas (PUC). Ello se ha traducido en que, según cálculos recientes de ComunidadMujer, el 88% de las mujeres que salieron de la fuerza de trabajo en el último año (899 mil mujeres) simplemente no están buscando empleo, debido a la falta de un sistema de cuidados que les permita delegar esta función y salir a trabajar.

“La emergencia sanitaria ofrece una oportunidad única, ya que permite que las madres que fueron afectadas económicamente por la pandemia encuentren en la gestión comunitaria del cuidado una alternativa laboral y, al mismo tiempo, una solución segura para el cuidado de sus hijas e hijos. Además, creando, ampliando o fortaleciendo la red de infraestructura y servicios de cuidado, se disminuye la carga de trabajo doméstico y de cuidado no remunerado de las familias, pero especialmente de las mujeres”, asegura la directora de Estudios de ComunidadMujer, Paula Poblete Maureira.

Propuestas

En relación con el cuidado de niñas y niños menores de 14 años, ComunidadMujer identificó dos grandes ámbitos de acción:

  1. Construcción de un Sistema de Cuidados de la Infancia frente a la Emergencia Sanitaria COVID-19, que permita enfrentar la actual crisis sanitaria, social y económica y que cimente las bases de una nueva forma de organización del cuidado en el país, corresponsable y equitativa que requiere:
  1. Fortalecer las actuales políticas de cuidado: Bono compensatorio Sala Cuna, Ley de Crianza Protegida, Programa 4 a 7.
  2. Promover nuevos servicios de cuidados alternativos y velar por la sobrevivencia de los tradicionales: centros de cuidados comunitarios, guarderías municipales, establecimientos privados, establecimientos públicos y subvencionados.
  1. Reforma al artículo 203 del Código del Trabajo, sobre el acceso a la Sala Cuna, que:
  1. Garantice el acceso universal al cuidado institucionalizado para niñas y niños menores de 2 años.
  2. Establezca mecanismos de financiamiento efectivo, completo y suficiente del costo real del servicio de sala cuna.
  3. Asegure fondos permanentes para el mantenimiento y construcción de salas cunas y jardines infantiles públicos.
  4. Establezca un alto estándar de calidad educativa.

El análisis de ComunidadMujer concluye que, al entender el cuidado como un agente reactivador, se produce un círculo virtuoso al formar y educar a los niños y niñas, crear empleo para quienes cuidan y permitir que muchas trabajadoras mantengan o encuentren una fuente laboral. Los retornos de estas inversiones se dan en varios niveles, por un lado, en el capital humano de los niños y niñas, en la formalización del trabajo de quienes cuidan y en la renta familiar, sobre todo de los hogares monoparentales (ONU Mujeres y CEPAL, 2020). “Este círculo virtuoso es el que anima esta propuesta. No perdamos la oportunidad que esta crisis nos está ofreciendo de realizar la reorganización social y económica del cuidado, avanzando decididamente en la dirección correcta, por las actuales, pero también por las nuevas generaciones. Por un futuro sostenible”, indica la organización.

[DESCARGA] Boletín Alternativas de Cuidados para la Reactivación Económica tras la Emergencia Sanitaria COVID-19.

Webinar “El cuidado como reactivador de nuestra economía”

Para profundizar en torno a la importancia de una reactivación económica con enfoque de género, visibilizar políticas públicas que apunten en ese sentido, conocer, junto a sus protagonistas, experiencias desarrolladas en la actualidad y reflexionar en torno a las alternativas de cuidado propuestas por ComunidadMujer, se realizó un webinar llamado “El cuidado como reactivador de nuestra economía”, que contó con la participación de la senadora Carolina Goic; el subsecretario del Trabajo, Fernando Arab; la alcaldesa de Providencia, Evelyn Matthei; y el presidente ejecutivo de Espacio Público, Diego Pardow.

FONDO CONCURSABLE JUNTAS EN ACCIÓN: UNA OPORTUNIDAD PARA FORTALECER LAS ORGANIZACIONES DE MUJERES

Doce proyectos, de entre más de trescientos, se adjudicaron el Fondo Concursable “Juntas enfrentamos la crisis Covid-19”, iniciativa de la plataforma de organizaciones por los derechos de las mujeres Juntas en Acción con el apoyo de la Unión Europea.

Columna de Claudia Núñez, coordinadora de Juntas en Acción.

Publicada en El Naveghable.

 

Doce proyectos, de entre más de trescientos, se adjudicaron el Fondo Concursable Juntas enfrentamos la crisis Covid-19, iniciativa de la plataforma de organizaciones por los derechos de las mujeres Juntas en Acción con el apoyo de la Unión Europea.

Se trata de proyectos diversos, pero con un objetivo común: mejorar la calidad de vida de las mujeres. Entre las seleccionadas hay propuestas de fomento del fútbol femenino; de alfabetización digital para mujeres recoletanas; visibilización de problemáticas de mujeres de la diversidad sexual; apoyo a la población trans; programas de prevención de violencia de género y de atención a víctimas; cooperación entre lideresas indígenas de todo el país; entre otros.

Estamos muy felices de unir esfuerzos con organizaciones de mujeres de todo Chile y, de alguna forma, compartir la labor que ellas hacen. El trabajo que realiza la Red de Mujeres de Valdivia, generando articulación entre las organizaciones de la región; la acogida a mujeres y niñes víctimas de violencia de género que da la Corporación de Mujeres Siglo XXI de Osorno; el compromiso con la población trans de OTD Chile; la importancia del trabajo de la Agrupación Lésbica Rompiendo el Silencio para visibilizar la situación de las mujeres de la diversidad sexual; el impulso al deporte entre las niñas, adolescentes y jóvenes que realiza Corporación de Fomento de Fútbol Femenino (Coffuf) y la Red de Fútbol Femenino; etc. Sólo por nombrar algunas de las organizaciones con las que trabajaremos durante los próximos meses.

El Fondo Concursable Juntas enfrentamos la crisis Covid-19 irá en directo apoyo a las mujeres en momentos de crisis sanitaria. Muchos de los proyectos entregarán kits sanitarios o cajas de alimentos como una forma de ayuda inmediata para ellas, uno de los grupos más afectados por la crisis de salud y económica. Pero no sólo eso. Las propuestas ganadoras tienen un componente fundamental: el fortalecimiento de las organizaciones por los derechos de las mujeres.

En Juntas en Acción estamos convencidas que el trabajo articulado es esencial para avanzar en los derechos de las mujeres. Por eso para nosotras la implementación de este fondo concursable no se trata sólo de financiar estas iniciativas, sino de hacer un trabajo conjunto para mejorar la vida de las mujeres y las niñas de Chile y fortalecer a las organizaciones de todo el país que trabajan por sus derechos.

[CONOCE AQUÍ El detalle de los proyectos ganadores]

JUNTAS EN ACCIÓN REALIZA CONVERSATORIO CONSTITUYENTE CON PNUD Y ONU MUJERES

Conversatorio “Constituyentes: Mujeres con voz y voto” contó con la participación de Corporación Humanas, Fundación Horizonte Ciudadano y la Asamblea Feminista Plurinacional.

EL martes 13 de octubre Juntas en Acción, en alianza con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y ONU Mujeres Chile, realizó el conversatorio Constituyentes: Mujeres con voz y voto.

El objetivo de la instancia fue generar una reflexión sobre la importancia de la participación de las mujeres en el proceso constituyente y posibles estrategias a desarrollar desde las organizaciones de mujeres. 

El encuentro fue inaugurado por María Inés Salamanca, Coordinadora de ONU Mujeres Chile y Marcela Ríos, Representante Asistente de PNUD Chile. El panel estuvo compuesto por Carolina Carrera de Corporación Humanas, Paulina Vodanovic, consejera del Colegio de Abogadas y Abogados y Presidenta de Fundación Horizonte Ciudadano, y Rosario Olivares, de la Red de Docentes Feministas y representante de la Asamblea Feminista Plurinacional.

“Constituyentes: Mujeres con voz y voto” se enmarcó dentro de un ciclo de conversatorios constituyentes del PNUD, especialmente dirigidos a las mujeres. “Todos los conversatorios han dado cuenta de interesantes perspectivas sobre la participación de las mujeres en el proceso constituyente, así como también sobre las estrategias que se están impulsando. Este en particular nos permitió conocer las percepciones de las mujeres que fueron entrevistadas para la encuesta de Humanas, dando cuenta de la importancia que le atribuyen al proceso, así como al compromiso con los procesos democráticos”, explica Marcela Ríos, representante asistente de PNUD en Chile.

“Para Juntas en Acción fue una instancia muy importante que nos permite abrir un espacio de conversación desde las organizaciones de mujeres para analizar nuestro papel en este proceso constituyente y compartir experiencias valiosas para fomentar nuestra participación política. Además, para nosotras es importante esta colaboración con PNUD y ONU Mujeres, organizaciones con las que compartimos una visión basada en los Objetivos de Desarrollo Sustentable de la ONU que guían también a Juntas en Acción”, destacó Claudia Núñez, coordinadora de la plataforma.

Las mujeres en el proceso constituyente

Uno de los principales objetivos del conversatorio fue relevar la importancia de la participación política de las mujeres en el plebiscito del 25 de octubre y, en general, en el proceso constituyente. Para hablar de eso, Carolina Carrera, psicóloga y parte del directorio de Corporación Humanas, presentó los principales resultados de la encuesta “Ciudadanía activa, participación política y proceso constituyente: Mujeres 2020” (revísala aquí).

Un dato que revela el estudio es que un 82% de las encuestadas afirmó que irá a votar en el plebiscito. Además, las entrevistadas dicen estar de acuerdo con la paridad de género (87%) y un 92% considera que las mujeres que integren la Convención Constituyente contribuirán a que se representen las necesidades e intereses de las mujeres.

Carolina Carrera destacó que “fue una experiencia muy significativa poder plantear desde distintas visiones por qué es tan importante lo que nos estamos jugando este 25 de octubre, especialmente para las mujeres: porque por primera vez tenemos la posibilidad de ser parte de este nuevo pacto social. Hasta ahora las mujeres hemos estado fuera de estos grandes acuerdos de país que queremos. El poder decir ‘sí, queremos una nueva Constitución’ es una manera de manifestarnos. Lo segundo más importante es poder plantear que el mecanismo que tiene que elaborar esta nueva Constitución es la Convención Constitucional porque es la que nos permitirá efectivamente la paridad de género en la constituyente”.

Algo en lo que concuerda Rosario Olivares de la Red de Docentes Feministas y representante de la Asamblea Feminista Plurinacional, otra de las panelistas del conversatorio. “El aporte de esta instancia fueron las distintas perspectivas de análisis de cómo ha sido y cómo será la participación de las mujeres en este proceso electoral, particularmente porque se juega en él algo que es muy relevante para la historia de los procesos constitucionales en el mundo que es la paridad. Por lo tanto, centrar la discusión en este proceso y ver cuáles son las variables que nos pueden llevar a empujar un proceso realmente paritario, me parece que es uno de los grandes aportes que tuvimos de esta conversación”, manifestó Olivares.

Participación de organizaciones territoriales

Al conversatorio asistieron más de cincuenta mujeres, la gran mayoría perteneciente a organizaciones que trabajan día a día por el avance de los derechos de las mujeres. “Para nosotras era muy importante llegar a organizaciones de mujeres de todo el país y compartir estrategias de fomento de la participación política. Estamos muy felices que organizaciones que son parte de Juntas en Acción y con las que estamos trabajando diversos proyectos en diferentes regiones del país hayan participado porque estamos convencidas de que cuando estamos juntas somos más fuertes”, señala Claudia Núñez, coordinadora de Juntas en Acción

“Juntas en Acción es una importante plataforma de articulación de organizaciones y, en ese sentido, esta alianza permitió llegar a un espectro más amplio de organizaciones, particularmente a organizaciones territoriales. Juntas en Acción permitió visibilizar los intereses y las voces de esas organizaciones diversas en un debate que está recién comenzando”, explica Marcela Ríos de PNUD.

Una de las organizaciones participantes fue Mujeres Non Stop, una asociación Gremial de Mujeres Líderes de Tarapacá que acompaña a mujeres profesionales, empoderándolas y aumentando su participación en el mercado. Su directora ejecutiva, Tania Caroca, destacó que fue “muy interesante ver cuál ha sido a través de la historia el rol de las mujeres en escenarios de alta contingencia política y social como el que estamos viviendo en Chile hoy, poniendo énfasis en lo importante que se unan distintas miradas para trabajar en conjunto en pos de lograr mejorar la vida de las mujeres”.

Además, Caroca destacó que “es relevante que muchas organizaciones que hoy están trabajando por los derechos de las mujeres puedan unirse en un solo espacio para debatir ideas y propuestas, y que, una vez que pase el plebiscito y comience a gestarse este nuevo Chile, entre todas podamos aportar desde las organizaciones de la sociedad civil en este proceso”.

Algo en lo que concuerda Olga Barrios, dirigenta de la Corporación de Mujeres Siglo XXI de Osorno que también participó en el conversatorio. “Me gustó mucho esta visión nacional de todo lo que sea movimiento de mujeres en Chile porque creo que es fundamental en este momento. Es la fuerza de las mujeres la que está produciendo estos cambios, y saber que hay organizaciones de todo Chile que estamos trabajando en el mismo sentido es muy bueno”, explica Barrios.

“Lo que más destaco del conversatorio es que me sirvió para conocer a otras organizaciones que están empujando las mismas cosas y para sentir la unidad del movimiento de mujeres de todo el país. Hoy, las mujeres nos estamos uniendo, a pesar de nuestras diferencias, por una nueva Constitución. Estamos trabajando para que las personas que sean elegidas en el proceso constituyente lleven nuestras demandas y nos representen verdaderamente”, concluye la dirigente de Osorno.

CONOCE la campaña de PNUD Vota por Todas www.votaportodas.cl

CONOCE la campaña de Juntas en Acción #JuntasParticipamos

Si te lo perdiste o quieres volver a verlo:

 

ORGANIZACIONES AL SUR DE CHILE SE REÚNEN PARA CONSTRUIR REDES DE COOPERACIÓN ENTRE MUJERES AFECTADAS POR LA PANDEMIA DEL COVID-19

Reportaje publicado originalmente en El Mostrador.

Hemos visto cómo la pandemia afectó a las mujeres en distintas áreas de su vida, dejando a la luz la profundidad de las brechas de género existentes y la situación de vulnerabilidad en que miles de mujeres se encuentran día a día en nuestro país. Sin embargo, durante la crisis sanitaria, organizaciones de mujeres estuvieron al pendiente de tal situación y buscaron construir redes de apoyo para acudir en su ayuda.

Este es el caso de Juntas en Acción, la iniciativa impulsada por Comunidad Mujer y Corporación Humanas, que junto con el apoyo de la Unión Europea, durante la pandemia lanzaron un fondo concursable con el objetivo de mitigar el impacto de la crisis sanitaria y fortalecer a diversas organizaciones de mujeres; el que fue ampliamente recibido y atendido por agrupaciones de mujeres que comprenden una amplia gama de iniciativas, desde organizaciones de mujeres de pueblos originarios, deporte femenino, apoyo a mujeres privadas de libertad, educación y alfabetización e incluso proyectos de sensibilización sobre diversidad sexual.

El Mostrador Braga conversó con Corporación Humanas y Comunidad Mujer quienes detallan aspectos de esta convocatoria que alcanzó más de trescientos proyectos postulados en todo Chile, sólo doce de ellos fueron los seleccionados y nos desentrañan dos de las doce iniciativas ganadores del Fondo Concursable Juntas enfrentamos la crisis Covid-19, de la plataforma de organizaciones por los derechos de las mujeres Juntas en Acción.

Se trata de dos organizaciones provenientes de distintos lugares de Chile, pero tienen mucho en común; la Red de Mujeres de Valdivia y la Corporación de Mujeres Siglo XXI de Osorno, son organizaciones con varios años de trayectoria en sus regiones, que han ido creando redes, donde las antiguas y las nuevas generaciones de feministas se unen para crear proyectos que sigan avanzando en los derechos de las mujeres.En esta entrevista conversamos con Moira Barrientos Aros, presidenta de la Red de Mujeres de Valdivia y con Lucinda Hernández Chacón, presidenta de la Corporación Mujeres Siglo XXI.

Primer proyecto ganador: Extendiendo redes desde Valdivia

“Juntas construyendo redes por una vida libre de violencia” se titula el proyecto de la Red de Mujeres de Valdivia, que busca fortalecer a organizaciones de mujeres de la ciudad y localidades aledañas como Corral, San José de la Mariquina, Máfil y Los Lagos para enfrentar y prevenir la violencia de género.

“Para nosotras fue una tremenda oportunidad este fondo de Juntas en Acción en medio de la pandemia que trajo un aumento de la violencia por el encierro. Uno de los temas más complejos de la violencia es la generación de redes de apoyo”, explica Moira Barrientos Aros, presidenta de la Red de Mujeres de Valdivia.

(Imagen: Red de Mujeres de Valdivia).

De acuerdo a lo expresado por la presidenta de la agrupación, una de sus principales tareas desde que se gestó la red en el año 2000, ha radicado en generar y articular redes de organizaciones y “feministas sueltas”, tal como llaman a las mujeres independientes que se suman a este trabajo. Estas labores fueron emprendidas a partir del Foro de Derechos Sexuales y Reproductivos, donde trabajaban temas similares e inspiran a buscar una instancia de educación feminista.

En estos veinte años han producido saberes y experiencias que esperan aplicar en este proyecto que tiene dos grandes objetivos: realizar un catastro de organizaciones de mujeres de la provincia y generar una red de articulación que les permita fortalecer el trabajo de las mujeres de la región.

En este sentido, realizar un catastro sobre las organizaciones de mujeres de la región es relevante desde la perspectiva de unificar a las mujeres que lideran distintas iniciativas en el territorio “las mujeres participan en distintas organizaciones, muchas son dirigentas sociales, de juntas de vecinos, etc. Con este proyecto vamos a catastrar a aquellas organizaciones, formales e informales, que sean mayoritariamente de mujeres”, dice.

Una vez detectadas las organizaciones de mujeres, la segunda etapa del proyecto buscaría capacitar a un grupo de mujeres entre los 18 a los 65 años: dirigentas, líderes sociales y mujeres que son actores relevantes en áreas diversas. Es que la educación es un pilar fundamental para esta red de mujeres “nosotras no nos vinculamos desde una relación de poder: no estamos desde el Estado, ni desde la institucionalidad pública, sino que somos mujeres, algunas con más capital social, pero finalmente mujeres capacitando a otras. Queremos que ellas entiendan que son agentes replicadores y que pueden hacer esto en otros espacios”, dice la gestora del proyecto.

Feminismo regional: incidencia a nivel país e impacto en las mujeres participantes

Para la Red de mujeres de Valdivia resulta fundamental “entender que la violencia contra las mujeres es un fenómeno generalizado en la sociedad patriarcal y desde ahí instalar la necesidad de la ley de violencia integral”. Por eso las labores educativas son tan relevantes para su organización y buscan incidir en políticas que hoy “duermen en el Senado” y de las cuales “organizaciones gubernamentales como el Sernameg y el Ministerio, sólo han entendido a nivel general”, explica Moira.

Su evaluación sobre el trabajo realizado a nivel local y el impacto que esto crea en las mujeres ha sido en impulsado con el propósito de hacer crecer el movimiento feminista regional, “varias en la red somos antropólogas y cada vez que hemos investigado respecto de la historia del movimiento los temas se repiten: el derecho a decidir, el derecho a vivir una vida sin violencia, el derecho a ganarse los morlacos, a educarse. Son luchas históricas”, dice Moira.

“Antes que llegara el estallido, se levanta un movimiento fuerte de mujeres jóvenes, ‘el mayo universitario’ como le decimos, que logra instalar el tema de la violencia y el acoso en esos espacios. Si bien ellas reconocían nuestra historicidad, también hubo dificultades. Al andar, las compañeras más jóvenes encontraron resonancia en las más antiguas. Se generó una complicidad de trabajo de manera posterior”, explica. Esto daría sustento a la necesidad de generar nuevas redes de trabajo a con incidencia a nivel regional.

Finalmente Moira entrega un mensaje a las organizaciones de mujeres más jóvenes: “a mi hace veinte años me tocaba pegar todos los carteles que se puedan imaginar, hoy no tengo esa energía, pero tenemos esta otra energía para investigar, acompañar, facilitar procesos. Ahora les toca a ellas: a las jóvenes les toca hacer lo que a las jóvenes les toca hacer. Y en eso nosotras las apoyamos”.

(Imagen: Red de Mujeres de Valdivia).

Segundo proyecto ganador: Intervención integral e intercultural para prevenir la violencia de género en Osorno

“Cuatro estrategias para una intervención integral de prevención de violencias en contexto de Covid-19” es el nombre del proyecto de la Corporación Mujeres Siglo XXI de Osorno. Tal como indica su nombre, el proyecto busca a través de cuatro estrategias de difusión -que comprenden programas radiales, cápsulas audiovisuales, círculos de mujeres y díadas con mujeres e hijes- desarrollar un programa integral que les permita abordar la violencia de género durante la pandemia en la zona.

María Lucinda Hernández Chacón tiene 66 años y es la presidenta de la Corporación Mujeres Siglo XXI. Lleva tres años en el cargo y confiesa que desde el mayo feminista tiene las energías renovadas. “Cuando empieza el levantamiento de las jóvenes nos vuelve el alma al cuerpo. Una veía a la juventud y decía ‘hay esperanza’. Me dije: ‘no te canses porque vienen las jóvenes”.

La Corporación Mujeres Siglo XXI nace en el 2006 cuando un grupo de mujeres deciden crear una organización por sus derechos. “Nuestro eslogan dice ‘Por el empoderamiento y el liderazgo’, porque pensábamos que había que preparar a las mujeres en estos ámbitos. Con el tiempo me he ido dando cuenta que no nos queda tiempo para el empoderamiento y el liderazgo, porque la violencia nos vino a ocupar demasiado tiempo”, explica María Lucinda.

La organización funciona en Osorno y San Juan de la Costa, comunas que también son territorio mapuche williche, algo que ellas integran en sus intervenciones. “Todos nuestros proyectos tienen un enfoque multicultural. Todas nuestras actividades las iniciamos con el efku en el rehue, en respeto al terreno donde nos encontramos, porque estamos en territorio mapuche williche. Tenemos esta perspectiva multicultural y ancestral”, señala.

(Imagen: Corporación de Mujeres Siglo XXI).

Sensibilización multicanal y acogida a mujeres en situación de vulnerabilidad en el hogar

El proyecto busca acoger a las mujeres en este minuto están viviendo situaciones difíciles por tener que pasar la pandemia en sus hogares y ayudarlas a salir de esa situación. “Queremos implementar nuestra Casa Interactiva Los Hualles como un refugio, para dar una primera acogida a las mujeres cuando tienen que salir corriendo de su casa y no saben dónde llegar. Queremos acoger a las mujeres con sus hijos e hijas porque no queremos que siga el círculo de violencia, donde ellos se acostumbran a vivir en un ambiente violento”, dice la lideresa de la organización.

Y es que la realidad de las mujeres de la zona se ha modificado a partir de lo sucedido producto de la pandemia “antes de la pandemia de coronavirus teníamos la pandemia de la violencia”, dice Lucinda y agrega “ahora tenemos dos. En San Juan de la Costa tuvimos dos femicidios, siendo una comuna rural, pequeña. Eso gatilló que nos movilizáramos. Fuimos donde Carabineros, a la municipalidad, nos movilizamos mucho”.

En tal sentido, esta iniciativa local busca también poder incidir a nivel de políticas públicas para incorporar la perspectiva de género y la no violencia hacia la mujer. “Participamos en varias iniciativas”, explica Lucinda y detalla que “en la comuna de San Juan de la Costa logramos reactivar una mesa de prevención de la violencia y estamos trabajando ahí”.

La Corporación de Mujeres Siglo XX no sólo concentra sus esfuerzos a nivel local, también generan redes, participando con el Servicio Nacional de la Mujer en Santiago (SERNAMEG), “en Osorno también hay una mesa de prevención de la violencia, somos parte del COSOC (Consejo de la Sociedad Civil) de la Municipalidad y del COSOC del Sernameg de Santiago. Participamos ahí porque uno de nuestros objetivos es influir en la política pública para incorporar los temas de género”, connota y cierra apuntando a que su iniciativa logre impactar a distintas escalas“esperamos que el proyecto tenga un impacto a nivel local, regional y nacional. Pero esperamos, sobre todo, disminuir el sufrimiento de las mujeres”.

[CONOCE AQUÍ El detalle de los proyectos ganadores]