INSTITUTO DE LA MUJER PRESENTA INFORME QUE EVALÚA LA SITUACIÓN DEL DERECHO A LA EDUCACIÓN DE LAS MUJERES EN CHILE

Informe revela que, si bien en términos generales hay políticas públicas en educación e igualdad de género, se observan vacíos al momento de hacer seguimiento a su implementación y posterior evaluación.

 

El miércoles 28 de octubre el Instituto de la Mujer junto a la Red de Educación Popular entre Mujeres de Latinoamérica y el Caribe (REPEM) presentaron el “Informe país Chile: situación educativa de las mujeres”, que evalúa la situación del ejercicio del derecho a la educación de las mujeres en el país.

La presentación estuvo a cargo de Gloria Leal, directora ejecutiva del Instituto de la Mujer, y Julia Aravena, profesional de la organización. Además, contó con las reflexiones de Mónica Novillo, coordinadora de REPEM; Camila Rojas, diputada y expresidenta de la Comisión permanente de educación de la Cámara de Diputadas y Diputados; y Karina Toledo, la integrante del Círculo de Profesoras Feministas Amanda Labarca.

“El informe global realizado por REPEM consolida los reportes de Bolivia, Colombia, Costa Rica, México, Uruguay, Perú y Chile y señala los logros y principales desafíos desde la perspectiva de las mujeres. En el caso de Chile elaboramos el reporte durante este año y considera un escenario político y social que incorpora dos hitos importantes en la historia de nuestro país: el Estallido social o Revuelta popular y la pandemia por COVID-19”, dijo la directora ejecutiva del Instituto, Gloria Leal.

El informe revela que, si bien en términos generales hay políticas públicas en educación e igualdad de género, “observamos vacíos al momento de hacer seguimiento a su implementación y posterior evaluación”. Así, por ejemplo, el estudio señala que en la campaña “Educación con equidad”, lanzada en enero del año 2019, “se plantea la educación como un elemento clave para garantizar que la sociedad entregue las mismas oportunidades tanto a mujeres como a hombres, pero no encontramos un plan de acción que se proyecte en el tiempo, que dé cuenta de la cobertura alcanzada, logros, replicabilidad, etc.”.

El documento también contiene una serie de recomendaciones tanto para el Estado de Chile como para las organizaciones de la sociedad civil para avanzar en el derecho a la educación de las mujeres. “El informe aborda procesos como la Nueva Educación Pública o ‘desmunicipalización’, el Programa 4 a 7 del Servicio Nacional de la Mujer y la Equidad de Género; la Ley Aula Segura, entre otros. Además, entregar las recomendaciones para cada caso”, explicó Leal.

El estudio se realizó en el marco del trabajo que realiza REPEM como una contribución al seguimiento de las políticas de educación y género en articulación con los objetivos de la Agenda de Desarrollo Sostenible 2030, aprobada por los países que integran Naciones Unidas.

Agenda 2030

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) constituyen un llamado a la acción para poner fin a la pobreza, proteger el planeta y mejorar las vidas y las perspectivas de las personas en todo el mundo. En 2015, los Estados Miembros de las Naciones Unidas aprobaron 17 objetivos, como parte de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, en la cual se establece un plan para alcanzar los objetivos en 15 años.

El objetivo 4to apunta a garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos. El 5to busca lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y las niñas.

Desde REPEM se ha señalado la educación como un derecho humano, “debe ser gratuita, pública, inclusiva, laica, no sexista y asegurarse a lo largo de la vida. Constituye una condición indispensable para acelerar la consecución de los objetivos de la igualdad, el desarrollo sostenible, la paz y para garantizar la realización de otros derechos”.

En ese contexto “el Estado es el garante del derecho humano a la educación y, por lo tanto, la instancia rectora. La carencia de perspectivas diferenciales y de género en las políticas y programas estatales y gubernamentales en el campo de la educación en América Latina y el Caribe es una constante”, dice REPEM.

DESCARGA aquí el informe.

EL CUIDADO COMO CUARTO PILAR DE LA PROTECCIÓN SOCIAL: LAS PROPUESTAS DE COMUNIDADMUJER PARA UNA REACTIVACIÓN ECONÓMICA CON ENFOQUE DE GÉNERO

La organización de la sociedad civil experta en género presentó un documento que sitúa al cuidado como un agente reactivador de la economía y propone renovadas alternativas para ejercerlo, con base en la ampliación y fortalecimiento de un Sistema de Cuidados de la Infancia y una Reforma al artículo 203 del Código de Trabajo que garantice el derecho universal a la sala cuna.

 

La crisis sanitaria y económica derivada de la pandemia por COVID-19 ha tenido enormes impactos, sobre todo en las mujeres. El cierre de las salas cunas, jardines infantiles y colegios, como medida de mitigación, ha expuesto las falencias de la organización social del cuidado de la infancia, llamada también “crisis del cuidado”, labor que es realizada en forma no remunerada, mayoritariamente por millones de mujeres que sostienen el bienestar económico y social del país.

En este contexto, ComunidadMujer presentó su último boletín “Alternativas de Cuidados para la Reactivación Económica tras la Emergencia Sanitaria COVID-19”, elaborado con el apoyo de BHP Foundation, en el que propone renovadas  alternativas de cuidado para alcanzar una reactivación socioeconómica con igualdad de género y avanzar hacia una protección social universal garantizada, con base en la ampliación y fortalecimiento de un Sistema de Cuidados de la Infancia y una Reforma al artículo 203 del Código de Trabajo que garantice el derecho universal a la sala cuna.

“Es fundamental que el cuidado se visualice como un cuarto pilar de la protección social, entendiendo que constituye una necesidad básica de las familias a lo largo de las distintas etapas del ciclo de vida de las personas, y que comencemos a hablar de un Sistema Nacional de Cuidado. La organización actual del cuidado no resiste más, y se ha traducido en una pérdida de empleo y autonomía grave para las mujeres“, plantea la directora ejecutiva de ComunidadMujer, Alejandra Sepúlveda Peñaranda.

Por cierto, según establece el documento, ellas eran el 42,6% de los ocupados/as y, sin embargo, han sido el 48,9% de quienes han perdido el empleo (INE). Pero no solo han perdido sus empleos en mayor proporción que los hombres. Aunque el número de horas destinadas al trabajo doméstico y de cuidado no remunerado ha crecido para todos, la brecha permanece prácticamente intacta, con las mujeres destinando, en promedio, más del doble de tiempo que los hombres a estas tareas (PUC). Ello se ha traducido en que, según cálculos recientes de ComunidadMujer, el 88% de las mujeres que salieron de la fuerza de trabajo en el último año (899 mil mujeres) simplemente no están buscando empleo, debido a la falta de un sistema de cuidados que les permita delegar esta función y salir a trabajar.

“La emergencia sanitaria ofrece una oportunidad única, ya que permite que las madres que fueron afectadas económicamente por la pandemia encuentren en la gestión comunitaria del cuidado una alternativa laboral y, al mismo tiempo, una solución segura para el cuidado de sus hijas e hijos. Además, creando, ampliando o fortaleciendo la red de infraestructura y servicios de cuidado, se disminuye la carga de trabajo doméstico y de cuidado no remunerado de las familias, pero especialmente de las mujeres”, asegura la directora de Estudios de ComunidadMujer, Paula Poblete Maureira.

Propuestas

En relación con el cuidado de niñas y niños menores de 14 años, ComunidadMujer identificó dos grandes ámbitos de acción:

  1. Construcción de un Sistema de Cuidados de la Infancia frente a la Emergencia Sanitaria COVID-19, que permita enfrentar la actual crisis sanitaria, social y económica y que cimente las bases de una nueva forma de organización del cuidado en el país, corresponsable y equitativa que requiere:
  1. Fortalecer las actuales políticas de cuidado: Bono compensatorio Sala Cuna, Ley de Crianza Protegida, Programa 4 a 7.
  2. Promover nuevos servicios de cuidados alternativos y velar por la sobrevivencia de los tradicionales: centros de cuidados comunitarios, guarderías municipales, establecimientos privados, establecimientos públicos y subvencionados.
  1. Reforma al artículo 203 del Código del Trabajo, sobre el acceso a la Sala Cuna, que:
  1. Garantice el acceso universal al cuidado institucionalizado para niñas y niños menores de 2 años.
  2. Establezca mecanismos de financiamiento efectivo, completo y suficiente del costo real del servicio de sala cuna.
  3. Asegure fondos permanentes para el mantenimiento y construcción de salas cunas y jardines infantiles públicos.
  4. Establezca un alto estándar de calidad educativa.

El análisis de ComunidadMujer concluye que, al entender el cuidado como un agente reactivador, se produce un círculo virtuoso al formar y educar a los niños y niñas, crear empleo para quienes cuidan y permitir que muchas trabajadoras mantengan o encuentren una fuente laboral. Los retornos de estas inversiones se dan en varios niveles, por un lado, en el capital humano de los niños y niñas, en la formalización del trabajo de quienes cuidan y en la renta familiar, sobre todo de los hogares monoparentales (ONU Mujeres y CEPAL, 2020). “Este círculo virtuoso es el que anima esta propuesta. No perdamos la oportunidad que esta crisis nos está ofreciendo de realizar la reorganización social y económica del cuidado, avanzando decididamente en la dirección correcta, por las actuales, pero también por las nuevas generaciones. Por un futuro sostenible”, indica la organización.

[DESCARGA] Boletín Alternativas de Cuidados para la Reactivación Económica tras la Emergencia Sanitaria COVID-19.

Webinar “El cuidado como reactivador de nuestra economía”

Para profundizar en torno a la importancia de una reactivación económica con enfoque de género, visibilizar políticas públicas que apunten en ese sentido, conocer, junto a sus protagonistas, experiencias desarrolladas en la actualidad y reflexionar en torno a las alternativas de cuidado propuestas por ComunidadMujer, se realizó un webinar llamado “El cuidado como reactivador de nuestra economía”, que contó con la participación de la senadora Carolina Goic; el subsecretario del Trabajo, Fernando Arab; la alcaldesa de Providencia, Evelyn Matthei; y el presidente ejecutivo de Espacio Público, Diego Pardow.

FONDO CONCURSABLE JUNTAS EN ACCIÓN: UNA OPORTUNIDAD PARA FORTALECER LAS ORGANIZACIONES DE MUJERES

Doce proyectos, de entre más de trescientos, se adjudicaron el Fondo Concursable “Juntas enfrentamos la crisis Covid-19”, iniciativa de la plataforma de organizaciones por los derechos de las mujeres Juntas en Acción con el apoyo de la Unión Europea.

Columna de Claudia Núñez, coordinadora de Juntas en Acción.

Publicada en El Naveghable.

 

Doce proyectos, de entre más de trescientos, se adjudicaron el Fondo Concursable Juntas enfrentamos la crisis Covid-19, iniciativa de la plataforma de organizaciones por los derechos de las mujeres Juntas en Acción con el apoyo de la Unión Europea.

Se trata de proyectos diversos, pero con un objetivo común: mejorar la calidad de vida de las mujeres. Entre las seleccionadas hay propuestas de fomento del fútbol femenino; de alfabetización digital para mujeres recoletanas; visibilización de problemáticas de mujeres de la diversidad sexual; apoyo a la población trans; programas de prevención de violencia de género y de atención a víctimas; cooperación entre lideresas indígenas de todo el país; entre otros.

Estamos muy felices de unir esfuerzos con organizaciones de mujeres de todo Chile y, de alguna forma, compartir la labor que ellas hacen. El trabajo que realiza la Red de Mujeres de Valdivia, generando articulación entre las organizaciones de la región; la acogida a mujeres y niñes víctimas de violencia de género que da la Corporación de Mujeres Siglo XXI de Osorno; el compromiso con la población trans de OTD Chile; la importancia del trabajo de la Agrupación Lésbica Rompiendo el Silencio para visibilizar la situación de las mujeres de la diversidad sexual; el impulso al deporte entre las niñas, adolescentes y jóvenes que realiza Corporación de Fomento de Fútbol Femenino (Coffuf) y la Red de Fútbol Femenino; etc. Sólo por nombrar algunas de las organizaciones con las que trabajaremos durante los próximos meses.

El Fondo Concursable Juntas enfrentamos la crisis Covid-19 irá en directo apoyo a las mujeres en momentos de crisis sanitaria. Muchos de los proyectos entregarán kits sanitarios o cajas de alimentos como una forma de ayuda inmediata para ellas, uno de los grupos más afectados por la crisis de salud y económica. Pero no sólo eso. Las propuestas ganadoras tienen un componente fundamental: el fortalecimiento de las organizaciones por los derechos de las mujeres.

En Juntas en Acción estamos convencidas que el trabajo articulado es esencial para avanzar en los derechos de las mujeres. Por eso para nosotras la implementación de este fondo concursable no se trata sólo de financiar estas iniciativas, sino de hacer un trabajo conjunto para mejorar la vida de las mujeres y las niñas de Chile y fortalecer a las organizaciones de todo el país que trabajan por sus derechos.

[CONOCE AQUÍ El detalle de los proyectos ganadores]

ORGANIZACIONES AL SUR DE CHILE SE REÚNEN PARA CONSTRUIR REDES DE COOPERACIÓN ENTRE MUJERES AFECTADAS POR LA PANDEMIA DEL COVID-19

Reportaje publicado originalmente en El Mostrador.

Hemos visto cómo la pandemia afectó a las mujeres en distintas áreas de su vida, dejando a la luz la profundidad de las brechas de género existentes y la situación de vulnerabilidad en que miles de mujeres se encuentran día a día en nuestro país. Sin embargo, durante la crisis sanitaria, organizaciones de mujeres estuvieron al pendiente de tal situación y buscaron construir redes de apoyo para acudir en su ayuda.

Este es el caso de Juntas en Acción, la iniciativa impulsada por Comunidad Mujer y Corporación Humanas, que junto con el apoyo de la Unión Europea, durante la pandemia lanzaron un fondo concursable con el objetivo de mitigar el impacto de la crisis sanitaria y fortalecer a diversas organizaciones de mujeres; el que fue ampliamente recibido y atendido por agrupaciones de mujeres que comprenden una amplia gama de iniciativas, desde organizaciones de mujeres de pueblos originarios, deporte femenino, apoyo a mujeres privadas de libertad, educación y alfabetización e incluso proyectos de sensibilización sobre diversidad sexual.

El Mostrador Braga conversó con Corporación Humanas y Comunidad Mujer quienes detallan aspectos de esta convocatoria que alcanzó más de trescientos proyectos postulados en todo Chile, sólo doce de ellos fueron los seleccionados y nos desentrañan dos de las doce iniciativas ganadores del Fondo Concursable Juntas enfrentamos la crisis Covid-19, de la plataforma de organizaciones por los derechos de las mujeres Juntas en Acción.

Se trata de dos organizaciones provenientes de distintos lugares de Chile, pero tienen mucho en común; la Red de Mujeres de Valdivia y la Corporación de Mujeres Siglo XXI de Osorno, son organizaciones con varios años de trayectoria en sus regiones, que han ido creando redes, donde las antiguas y las nuevas generaciones de feministas se unen para crear proyectos que sigan avanzando en los derechos de las mujeres.En esta entrevista conversamos con Moira Barrientos Aros, presidenta de la Red de Mujeres de Valdivia y con Lucinda Hernández Chacón, presidenta de la Corporación Mujeres Siglo XXI.

Primer proyecto ganador: Extendiendo redes desde Valdivia

“Juntas construyendo redes por una vida libre de violencia” se titula el proyecto de la Red de Mujeres de Valdivia, que busca fortalecer a organizaciones de mujeres de la ciudad y localidades aledañas como Corral, San José de la Mariquina, Máfil y Los Lagos para enfrentar y prevenir la violencia de género.

“Para nosotras fue una tremenda oportunidad este fondo de Juntas en Acción en medio de la pandemia que trajo un aumento de la violencia por el encierro. Uno de los temas más complejos de la violencia es la generación de redes de apoyo”, explica Moira Barrientos Aros, presidenta de la Red de Mujeres de Valdivia.

(Imagen: Red de Mujeres de Valdivia).

De acuerdo a lo expresado por la presidenta de la agrupación, una de sus principales tareas desde que se gestó la red en el año 2000, ha radicado en generar y articular redes de organizaciones y “feministas sueltas”, tal como llaman a las mujeres independientes que se suman a este trabajo. Estas labores fueron emprendidas a partir del Foro de Derechos Sexuales y Reproductivos, donde trabajaban temas similares e inspiran a buscar una instancia de educación feminista.

En estos veinte años han producido saberes y experiencias que esperan aplicar en este proyecto que tiene dos grandes objetivos: realizar un catastro de organizaciones de mujeres de la provincia y generar una red de articulación que les permita fortalecer el trabajo de las mujeres de la región.

En este sentido, realizar un catastro sobre las organizaciones de mujeres de la región es relevante desde la perspectiva de unificar a las mujeres que lideran distintas iniciativas en el territorio “las mujeres participan en distintas organizaciones, muchas son dirigentas sociales, de juntas de vecinos, etc. Con este proyecto vamos a catastrar a aquellas organizaciones, formales e informales, que sean mayoritariamente de mujeres”, dice.

Una vez detectadas las organizaciones de mujeres, la segunda etapa del proyecto buscaría capacitar a un grupo de mujeres entre los 18 a los 65 años: dirigentas, líderes sociales y mujeres que son actores relevantes en áreas diversas. Es que la educación es un pilar fundamental para esta red de mujeres “nosotras no nos vinculamos desde una relación de poder: no estamos desde el Estado, ni desde la institucionalidad pública, sino que somos mujeres, algunas con más capital social, pero finalmente mujeres capacitando a otras. Queremos que ellas entiendan que son agentes replicadores y que pueden hacer esto en otros espacios”, dice la gestora del proyecto.

Feminismo regional: incidencia a nivel país e impacto en las mujeres participantes

Para la Red de mujeres de Valdivia resulta fundamental “entender que la violencia contra las mujeres es un fenómeno generalizado en la sociedad patriarcal y desde ahí instalar la necesidad de la ley de violencia integral”. Por eso las labores educativas son tan relevantes para su organización y buscan incidir en políticas que hoy “duermen en el Senado” y de las cuales “organizaciones gubernamentales como el Sernameg y el Ministerio, sólo han entendido a nivel general”, explica Moira.

Su evaluación sobre el trabajo realizado a nivel local y el impacto que esto crea en las mujeres ha sido en impulsado con el propósito de hacer crecer el movimiento feminista regional, “varias en la red somos antropólogas y cada vez que hemos investigado respecto de la historia del movimiento los temas se repiten: el derecho a decidir, el derecho a vivir una vida sin violencia, el derecho a ganarse los morlacos, a educarse. Son luchas históricas”, dice Moira.

“Antes que llegara el estallido, se levanta un movimiento fuerte de mujeres jóvenes, ‘el mayo universitario’ como le decimos, que logra instalar el tema de la violencia y el acoso en esos espacios. Si bien ellas reconocían nuestra historicidad, también hubo dificultades. Al andar, las compañeras más jóvenes encontraron resonancia en las más antiguas. Se generó una complicidad de trabajo de manera posterior”, explica. Esto daría sustento a la necesidad de generar nuevas redes de trabajo a con incidencia a nivel regional.

Finalmente Moira entrega un mensaje a las organizaciones de mujeres más jóvenes: “a mi hace veinte años me tocaba pegar todos los carteles que se puedan imaginar, hoy no tengo esa energía, pero tenemos esta otra energía para investigar, acompañar, facilitar procesos. Ahora les toca a ellas: a las jóvenes les toca hacer lo que a las jóvenes les toca hacer. Y en eso nosotras las apoyamos”.

(Imagen: Red de Mujeres de Valdivia).

Segundo proyecto ganador: Intervención integral e intercultural para prevenir la violencia de género en Osorno

“Cuatro estrategias para una intervención integral de prevención de violencias en contexto de Covid-19” es el nombre del proyecto de la Corporación Mujeres Siglo XXI de Osorno. Tal como indica su nombre, el proyecto busca a través de cuatro estrategias de difusión -que comprenden programas radiales, cápsulas audiovisuales, círculos de mujeres y díadas con mujeres e hijes- desarrollar un programa integral que les permita abordar la violencia de género durante la pandemia en la zona.

María Lucinda Hernández Chacón tiene 66 años y es la presidenta de la Corporación Mujeres Siglo XXI. Lleva tres años en el cargo y confiesa que desde el mayo feminista tiene las energías renovadas. “Cuando empieza el levantamiento de las jóvenes nos vuelve el alma al cuerpo. Una veía a la juventud y decía ‘hay esperanza’. Me dije: ‘no te canses porque vienen las jóvenes”.

La Corporación Mujeres Siglo XXI nace en el 2006 cuando un grupo de mujeres deciden crear una organización por sus derechos. “Nuestro eslogan dice ‘Por el empoderamiento y el liderazgo’, porque pensábamos que había que preparar a las mujeres en estos ámbitos. Con el tiempo me he ido dando cuenta que no nos queda tiempo para el empoderamiento y el liderazgo, porque la violencia nos vino a ocupar demasiado tiempo”, explica María Lucinda.

La organización funciona en Osorno y San Juan de la Costa, comunas que también son territorio mapuche williche, algo que ellas integran en sus intervenciones. “Todos nuestros proyectos tienen un enfoque multicultural. Todas nuestras actividades las iniciamos con el efku en el rehue, en respeto al terreno donde nos encontramos, porque estamos en territorio mapuche williche. Tenemos esta perspectiva multicultural y ancestral”, señala.

(Imagen: Corporación de Mujeres Siglo XXI).

Sensibilización multicanal y acogida a mujeres en situación de vulnerabilidad en el hogar

El proyecto busca acoger a las mujeres en este minuto están viviendo situaciones difíciles por tener que pasar la pandemia en sus hogares y ayudarlas a salir de esa situación. “Queremos implementar nuestra Casa Interactiva Los Hualles como un refugio, para dar una primera acogida a las mujeres cuando tienen que salir corriendo de su casa y no saben dónde llegar. Queremos acoger a las mujeres con sus hijos e hijas porque no queremos que siga el círculo de violencia, donde ellos se acostumbran a vivir en un ambiente violento”, dice la lideresa de la organización.

Y es que la realidad de las mujeres de la zona se ha modificado a partir de lo sucedido producto de la pandemia “antes de la pandemia de coronavirus teníamos la pandemia de la violencia”, dice Lucinda y agrega “ahora tenemos dos. En San Juan de la Costa tuvimos dos femicidios, siendo una comuna rural, pequeña. Eso gatilló que nos movilizáramos. Fuimos donde Carabineros, a la municipalidad, nos movilizamos mucho”.

En tal sentido, esta iniciativa local busca también poder incidir a nivel de políticas públicas para incorporar la perspectiva de género y la no violencia hacia la mujer. “Participamos en varias iniciativas”, explica Lucinda y detalla que “en la comuna de San Juan de la Costa logramos reactivar una mesa de prevención de la violencia y estamos trabajando ahí”.

La Corporación de Mujeres Siglo XX no sólo concentra sus esfuerzos a nivel local, también generan redes, participando con el Servicio Nacional de la Mujer en Santiago (SERNAMEG), “en Osorno también hay una mesa de prevención de la violencia, somos parte del COSOC (Consejo de la Sociedad Civil) de la Municipalidad y del COSOC del Sernameg de Santiago. Participamos ahí porque uno de nuestros objetivos es influir en la política pública para incorporar los temas de género”, connota y cierra apuntando a que su iniciativa logre impactar a distintas escalas“esperamos que el proyecto tenga un impacto a nivel local, regional y nacional. Pero esperamos, sobre todo, disminuir el sufrimiento de las mujeres”.

[CONOCE AQUÍ El detalle de los proyectos ganadores]

ORGANIZACIONES DE MUJERES DE TODO CHILE SE ADJUDICAN FONDO CONCURSABLE JUNTAS ENFRENTAMOS LA CRISIS COVID-19

  • Entre los proyectos ganadores hay iniciativas de cooperación entre lideresas indígenas de todo Chile, apoyo a mujeres privadas de libertad, alfabetización digital, fútbol femenino y diversidad sexual, entre otras.
  • Fondo concursable, impulsado por ComunidadMujer y Corporación Humanas con el apoyo de la Unión Europea, financiará proyectos de todo Chile que buscan mitigar el impacto de la crisis sanitaria y fortalecer a diversas organizaciones de mujeres.

Doce proyectos fueron los seleccionados de los más de trescientos que postularon al Fondo Concursable Juntas enfrentamos la crisis Covid-19, en acción por los derechos de las mujeres y niñas de Chile, iniciativa que busca fortalecer a organizaciones de todo el país que trabajan por los derechos de las mujeres.

Se trata de iniciativas de diversos lugares del país, que van en directo apoyo de las mujeres en momentos de crisis sanitaria. Entre las seleccionadas hay propuestas que acompañarán a mujeres privadas de libertad; de fomento del fútbol femenino; alfabetización digital; visibilización de temáticas LGBTI; concientización en violencia de género; y cooperación entre lideresas indígenas.

[CONOCE AQUÍ El detalle de los proyectos ganadores]

Las organizaciones ganadoras son: Corporación de Fomento al Futbol Femenino (COFFUF), Fundación Datos Protegidos, Club Red Fútbol Femenino, Centro de Desarrollo Creo-Ser de Pelluhue, Agrupación Lésbica Rompiendo el Silencio, Rayen Leufü, Corporación de Desarrollo de la Mujer La Morada, Grupo de Teatro La Peste, Asociación OTD Chile, Corporación de Mujeres Siglo XXI y la Red de Mujeres de Valdivia.

“Agradecemos a las más de trescientas organizaciones que participaron en esta convocatoria con proyectos muy buenos y pertinentes para ir en apoyo de las mujeres hoy. Creemos que las doce iniciativas escogidas son muy diversas y recogen distintas temáticas fundamentales para la participación política, la autonomía económica y la erradicación de la violencia de género que son los ejes que nos guían en Juntas en Acción”, manifestó Claudia Núñez, coordinadora de Juntas en Acción

“La respuesta de la sociedad civil es fundamental para abordar los efectos del Covid-19”, sostuvo el Jefe de Cooperación de la Delegación de la Unión Europea en Chile, Ewout Sandker. “Nos complace saber que esta iniciativa beneficiará a organizaciones en distintas regiones del país que apoyan directamente a las mujeres en enfrentar los efectos psicosociales y económicos de la pandemia. Para la Unión Europea, la etapa de recuperación es una oportunidad para afrontar la situación de vulnerabilidad que afecta a las mujeres. Sin duda, los proyectos ganadores contribuirán a esta meta”.

El fondo concursable Juntas enfrentamos la crisis Covid-19 es una iniciativa de Juntas en Acción, plataforma liderada por ComunidadMujer y Corporación Humanas, y cofinanciada por la Unión Europea (UE). A ellas se suman más de veinte organizaciones de la sociedad civil por los derechos de las mujeres como el Centro de Estudios de la Mujer, Mujeres del Pacífico, el Instituto de la Mujer, Laboratoria y el Observatorio contra el Acoso Chile.

PROYECTOS GANADORES DEL FONDO CONCURSABLE JUNTAS ENFRENTAMOS LA CRISIS COVID-19

Doce proyectos fueron los seleccionados de los más de trescientos que postularon al Fondo Concursable Juntas enfrentamos la crisis Covid-19, en acción por los derechos de las mujeres y niñas de Chile, iniciativa que busca fortalecer a organizaciones de todo el país que trabajan por los derechos de las mujeres.

Se trata de iniciativas de diversos lugares del país, que van en directo apoyo de las mujeres en momentos de crisis sanitaria. Entre las seleccionadas hay propuestas que acompañarán a mujeres privadas de libertad; de fomento del fútbol femenino; alfabetización digital; visibilización de temáticas LGBTI; concientización en violencia de género; y cooperación entre lideresas indígenas.

Te invitamos a conocerlos:

Taller de autoestima, liderazgo y trabajo en equipo para niñas y adolescentes
Organización: Corporación de Fomento al Futbol Femenino (COFFUF).
Comunas: Peñalolén y Pudahuel, RM.
Descripción: Creación de plataforma online con contenidos, recursos audiovisuales y talleres deportivos para fortalecer la autoestima de niñas y adolescentes con el objetivo de generar espacios de escucha segura y presentación de referentes cercanos de liderazgos femeninos.

Reconectadas en Recoleta
Organización: Fundación Datos Protegidos y Universidad Abierta de Recoleta.
Comuna: Recoleta, RM.
Descripción: Proyecto de alfabetización digital con énfasis en el uso seguro de Internet; mejoramiento de la conectividad del sector; y creación de un podcast con la Agrupación de Mujeres de la población Angela Davis de Recoleta.

Actividad física, deporte, formación y empoderamiento como herramientas para enfrentar el Covid-19
Organización: Club Red Fútbol Femenino.
Comunas: La Granja, San Ramón y La Pintana, RM.
Descripción: Programa deportivo de formación ciudadana y empoderamiento para mujeres que contempla realizar una encuesta para medir el impacto emocional y psicológico de la cuarentena; talleres deportivos; charlas de formación en género; y la entrega de un kit sanitario.

Cre-Ser juntas y sin miedo
Organización: Centro de Desarrollo Creo-Ser Pelluhue.
Comuna: Pelluhue, Maule.
Descripción: Proyecto de prevención de la violencia de género en la comuna de Pelluhue que contempla el desarrollo de programas radiales, difusión de testimonios, y capacitaciones en acompañamiento y denuncia ante situaciones de violencia.

Impacto de los efectos del Covid en las mujeres LBTIQ+ para visibilizar sus realidades en la discusión social, pública y política en Chile
Organización: Agrupación LésBIca Rompiendo el Silencio.
Lugar: todo Chile.
Descripción: Desarrollo de campaña comunicacional sobre los efectos de la pandemia en las mujeres de la diversidad sexual LBTIQ+. A partir de la información recopilada, se elaborará una agenda social para el diseño de políticas públicas al respecto.

Kellu Zomo Wen (Solidaridad entre mujeres)
Organización: Rayen Leufü y Colectiva Justicia en Derechos Humanos.
Regiones: Arica, Iquique, Copiapó, Biobío, Chiloé y Punta Arenas.
Descripción: Proyecto dirigido a lideresas afrodescendientes, aymara, quechua, diaguitas, changos, mapuche, lafkenche, williche y kawéskar que entregará herramientas para la comprensión integral de la violencia y la forma en que las mujeres pueden enfrentarla desde sus territorios.

“Lo que tramamos las feministas”: un espacio para urdir y enlazar experiencias y aprendizajes territoriales
Organización: Corporación de Desarrollo de la Mujer La Morada.
Comunas: Puente Alto y Quilicura, RM.
Descripción: Desarrollo de programas radiales, transmitidos semanalmente a través de Radio Tierra, que recogerán las experiencias de organizaciones feministas y de mujeres enfrentando la crisis por Covid-19.

Juntas nos cuidamos. Juntas más libres
Organización: Centro de Investigación Teatro La Peste y Colectiva Pájarx entre Púas.
Comunas: Valparaíso, Quillota, San Antonio y Los Andes.
Descripción: Programa de apoyo desde las artes y los feminismos dirigido a mujeres privadas de libertad y excarceladas. Se realizarán actividades culturales y artísticas, talleres de empoderamiento y prevención de la violencia de género, así como entrega de apoyo psicosocial y legal.

Juntes en red, superamos la crisis
Organización: Organizando Trans Diversidades (OTD Chile).
Ciudades: Santiago y Valparaíso.
Descripción: Proyecto que busca mitigar los efectos de la exclusión social de la población trans, agudizada por la pandemia. Se crearán y fortalecerán redes con organizaciones no gubernamentales y órganos del Estado, se promoverá el empoderamiento de la población trans y se entregarán canastas de alimentos.

Cuatro estrategias para una intervención integral de prevención de violencias en contexto de Covid-19
Organización: Corporación Mujeres Siglo XXI.
Comunas: Osorno y San Juan de la Costa, región de Los Lagos.
Descripción: Intervención para la prevención y erradicación de la violencia de género en las comunas de Osorno y San Juan de la Costa a través de 4 estrategias: programa radial; cápsulas audiovisuales de bienestar emocional; círculos de mujeres por videoconferencia; e intervención en díadas con mujeres e hijes víctimas de violencia de género.

Juntas construyendo redes por una vida libre de violencia
Organización: Red de Mujeres de Valdivia.
Comunas: Valdivia, Corral, San José de la Mariquina, Máfil y Los Lagos, región de Los Ríos.
Descripción: Fortalecimiento de redes de mujeres de la provincia de Valdivia. Se entregarán herramientas para potenciar las capacidades locales, generando acciones colectivas de apoyo, asesoría y acompañamiento a víctimas de violencia de género.

Empoderando el corazón de las chilhueñas
Organización: Agrupación de Artesanas en Cestería Isla Llingua
Comuna: Quinchao, región de Los Lagos.
Descripción: Proyecto de apoyo a las mujeres artesanas de la agrupación Ballena Dormida de isla Llingua, Chiloé. Se darán herramientas para enfrentar y prevenir la violencia de género y se apoyará su autonomía económica a través de talleres de serigrafía.

DECLARACIÓN: ¿QUÉ ESTÁ PASANDO CON LA ENCUESTA NACIONAL DE USO DEL TIEMPO (ENUT) 2020?

Diversas organizaciones por los derechos de las mujeres solicitan a las autoridades la entrega de información precisa sobre el estado de la ENUT 2020, asegurar su pronta ejecución a través de su incorporación en el presupuesto 2021 y elaborar un plan de trabajo para analizar y enfrentar las profundas desigualdades de género en el trabajo doméstico y de cuidados.

A la fecha, no se ha dado cuenta pública sobre la postergación de la Encuesta Nacional de Uso del Tiempo (ENUT) 2020, a cargo del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), la segunda a nivel país después de la realizada el 2015. Esta encuesta mide el tiempo utilizado en las actividades diarias de un grupo representativo de la sociedad en términos de horas y es, por lo tanto, crucial para analizar una de las desigualdades más estructurales que afectan a las mujeres: la marcada carga de trabajo doméstico y de cuidado realizados mayormente dentro del hogar. Sin datos de calidad y actualizados que reflejen la magnitud y la composición del trabajo no remunerado realizado, es imposible pensar en políticas públicas que permitan superar este peso injusto que recae sobre la mayoría de las mujeres del país.

Desde el Portal de Transparencia se ha recibido información poco clara. Por un lado, negaron responder a la solicitud de información respecto a la realización de la ENUT 2020, argumentando que no es parte de sus competencias; y por otro, dan a entender que se realizará en 2021, debido a las restricciones presupuestarias impuestas por la contingencia sanitaria. La incertidumbre frente a esta situación, y a la posibilidad de nuevas postergaciones, amerita poner las alertas en la discusión pública, solicitando claridad a las autoridades respectivas sobre el estado del proyecto de la ENUT 2020, en especial dentro del contexto de la pronta discusión sobre la Ley de Presupuestos 2021.

Si bien es entendible que, dada la crisis sanitaria, económica y social derivada del COVID-19, existan cambios en las prioridades presupuestarias, suspender esta encuesta va en contra de los compromisos adquiridos nacional e internacionalmente, de las demandas del movimiento feminista y del avance de políticas públicas efectivas que permitan cerrar las brechas de género que enfrentan las mujeres. Esto es especialmente preocupante en el contexto actual de la pandemia, donde las medidas de confinamiento y la precarización de los empleos han incrementado sustantivamente la carga de trabajo doméstico y de cuidados, como han indicado diversos estudios. Es necesario que tales resultados sean validados a nivel nacional y bajo la rigurosidad estadística del INE.

Particularmente en este momento, es primordial contar con datos que permitan analizar cómo los hogares están distribuyendo esta mayor carga de trabajo y cómo se relacionan con las obligaciones del trabajo remunerado, especialmente frente a la disminución drástica de la participación laboral de las mujeres. Es probable que las restricciones que han incrementado el trabajo en el hogar nos acompañen por bastante tiempo, generando cambios profundos en la organización de los hogares, la educación de niños, niñas y adolescentes, y el mercado laboral. Esto hace aún más relevante contar con datos de calidad que nos permitan estudiar estos cambios de forma seria y apoyar el diseño de políticas públicas eficaces en atender las necesidades de las mujeres del país y disminuir las desigualdades de género.

Por todo lo anterior, solicitamos al Ministerio de la Mujer y Equidad de Género y al Ministerio de Economía (a cargo del INE), la entrega de información precisa sobre el estado de la ENUT 2020, asegurar su pronta ejecución a través de su incorporación en el presupuesto 2021 y elaborar un plan de trabajo para analizar y enfrentar las profundas desigualdades de género en el trabajo doméstico y de cuidados. Esto debe ser entendido como parte de un compromiso del Estado con la situación de las mujeres, en particular, con la medición del uso de tiempo, la generación de políticas públicas de reducción y redistribución del trabajo doméstico y de cuidados, y su reconocimiento como parte vital del proceso de reproducción económica y social del país.

ADHIERE AQUÍ: bit.ly/enut2020

Organizaciones impulsoras:

  • Juntas en Acción
  • ComunidadMujer
  • Cooperativa de Economía Feminista Desbordada
  • Observatorio de Políticas Económicas – OPES
  • Observatorio de Género y Equidad
  • ABOFEM
  • Fundacion CulturaSalud / EME
  • Estudios Nueva Economía
  • Red de Investigadoras
  • Asociación Yo Cuido
  • Corporación Descentralizadas

 

MUJERES DEL PACÍFICO Y SERCOTEC INAUGURAN ACADEMIA PARA MUJERES EMPRENDEDORAS

Iniciativa dirigida por la Embajada de los Estados Unidos busca capacitar y apoyar el emprendimiento femenino y disminuir las brechas al acceso de oportunidades.

 

El martes 15 de septiembre se inauguró en Chile la segunda versión de la Academia para Mujeres Emprendedoras (AWE, según su sigla en inglés), una iniciativa destinada a capacitar y apoyar el emprendimiento femenino y disminuir las brechas al acceso de oportunidades. La iniciativa en Chile es dirigida por la Embajada de los Estados Unidos, en coordinación con Mujeres del Pacífico y el Servicio de Cooperación Técnica (Sercotec) del Ministerio de Economía.

El programa se replica en el país a través de Mujeres del Pacífico, por el éxito logrado durante la experiencia piloto del año pasado en Coquimbo y que ahora se ofrecerá a 120 emprendedoras de sectores vulnerables de Antofagasta, Rapa Nui y Temuco, así como a emprendedoras digitales de Santiago. También se capacitará a personal de Sercotec para que desarrolle la iniciativa en el futuro.

Las participantes asistirán a talleres virtuales y presenciales durante cinco meses, donde aprenderán sobre marketing, ventas, modelo y plan de negocios. Además, tendrán acceso a una red de contactos y de mentoras que las apoyarán tras completar el curso.

Al finalizar el programa AWE, cerca de diez alumnas destacadas recibirán fondos de Capital Semilla que utilizarán en el desarrollo de sus negocios.

Por su parte, los conocimientos impartidos a las emprendedoras de Santiago se enfocarán en el ámbito de los servicios de computación en la nube para PYMES, que cuenta con el patrocinio de Amazon Web Services, empresa que junto al gobierno estadounidense integra una asociación público-privada.

El fin de la Academia para Mujeres Emprendedoras es crear sociedades y economías más prósperas y estables. Por este motivo, utiliza la plataforma de capacitación en línea DreamBuilder, que cuenta con el financiamiento de la empresa minera estadounidense Freeport McMoRan. DreamBuilder es una herramienta desarrollada por la Escuela de Gestión de Negocios Internacionales Thunderbird, de la Universidad Estatal de Arizona.

Actualmente, se encuentran abiertas las pre- inscripciones a dicho programa, por lo que deben ingresar a www.Mujeresdelpacifico.org y registrarse si cumplen con los requisitos territoriales y de activación de la empresa (desde 3 meses hasta 3 años).

ESTUDIO DEL OBSERVATORIO DE GÉNERO Y EQUIDAD Y LA RED DE INVESTIGADORA REVELA EFECTOS DIFERENCIADOS DE COVID-19 EN MUJERES Y HOMBRES

Investigación muestra que hay una respuesta biológica distinta que hace que las mujeres tengan más posibilidades de recuperarse.

En el mundo, sin importar la geografía o la edad, los hombres muestran peores resultados que las mujeres ante el COVID 19, tanto en el desarrollo de la infección como en los fallecimientos. Los hombres tienen mayores probabilidades de ser hospitalizados con COVID-19 grave, y más probabilidades de morir a causa de éste. En tanto, las mujeres contraen el virus en las mismas proporciones que los hombres, pero con mayores probabilidades de recuperarse.

Esta brecha se explicaría por factores biológicos y por razones socio-culturales. En lo biológico, las mujeres tendrían una respuesta inmunológica más rápida y robusta que los hombres, causada por diferencias genéticas y hormonales.

“Las hormonas femeninas tendrían un efecto potenciador de la respuesta inmune cuando un virus ataca a las células. Mientras que la testosterona, la principal hormona masculina, sería mayoritariamente supresora. Las hormonas y un número superior de genes activos ligados al cromosoma X proporcionaría a las mujeres una mayor protección y capacidad de respuesta frente a esta y otras enfermedades, de acuerdo con la investigación científica” señala la socióloga Teresa Valdés, Coordinadora del Observatorio de Género y Equidad.

La bioquímica dra. Adriana Bastías, de la Asociación Red de Investigadoras agrega que “se ha observado, por ejemplo, que los hombres tienen una mayor concentración en sangre de la enzima ACE2 (angiotensin-converting 2), que es el receptor que permite la entrada de este coronavirus SARS-CoV-2 en las células humanas. Por lo tanto, a mayor número de receptores disponibles, más facilidades de que el coronavirus produzca una infección grave. Además, este receptor es altamente expresado en el corazón, testículos, riñones y pulmones”.

Por otra parte, existen enfermedades previas, comorbilidades preexistentes, como la hipertensión, enfermedades coronarias, patologías respiratorias como el EPOC y la diabetes, que afectan, estadísticamente, más a hombres que a mujeres. Se trata de enfermedades derivadas de mala alimentación, estilos de vida pocos saludables como el sedentarismo, el consumo de tabaco o alcohol, y la falta de acceso oportuno a la atención de salud, especialmente en sectores de pobreza.

Junto con la pobreza, en lo socio-cultural, la variable de género expone a hombres y mujeres de forma diferenciada al virus. En el contexto de la pandemia, una mayoría de mujeres ha asumido las tareas domésticas y de cuidado de niños, niñas, personas adultas mayores y dependientes mientras que los hombres, en su rol tradicional de proveedores, se mantienen trabajando, exponiéndose más al virus, como se aprecia en las zonas mineras o portuarias, y también en las comunas de la Región Metropolitana donde vive la gran masa de trabajadores.

De acuerdo con los datos liberados por el Departamento de Estadísticas e Información de Salud (DEIS) del MINSAL, los fallecimientos de hombres y mujeres a nivel nacional difieren considerablemente. A nivel país, entre el 16 de marzo y el 25 de junio fallecieron más hombres que mujeres (5.088 vs 3.847) por COVID 19. Entre los 20 y los 85 años, los fallecimientos de hombres superan en un 60% los de las mujeres, aunque las cifras muestran diferencias todavía más importantes a nivel regional y comunal. En menores de 19 años y mayores de 85 años fallecieron más mujeres que hombres.

Las muertes infantiles debido a la COVID-19 son extremadamente inhabituales y se dan en menos de 1% de los casos, según un estudio europeo. En Chile fallecieron en el período considerado, 34 menores de 20 años, 19 niñas y 15 niños, representando un 0,4% del total de fallecidos.

Género y pandemia: regiones y comunas

Las cifras entre hombres y mujeres fallecidas varían entre regiones y comunas. En las regiones Metropolitana, Tarapacá y Antofagasta la tasa de mortalidad por cien mil presenta la mayor brecha de género (RM: 95,3 vs 71,4; Tarapacá: 42,18 vs 20,44; Antofagasta: 46,66 vs 25,54). Son regiones que concentran, por una parte, la actividad minera, y por otra, la gran masa trabajadora. La menor brecha se presenta en Los Ríos (10,24 vs 9, 39), el Maule (16,91 vs 16,03) y la Araucanía (16,79 vs 15,91), regiones con alta ruralidad y pobreza.

No obstante, en los rangos de edad mayor, los números se invierten y las tasas de mortalidad en mujeres hasta duplican las tasas en hombres. Entre los 85 a 89 años, las mujeres representan la mayor tasa de mortalidad producto del Coronavirus 2019. Por ejemplo, en la región de Antofagasta las tasas son de 271,74 en mujeres y 177,15 en hombres, en la Araucanía, son de 276,39 en mujeres y 166,5 en hombres. Entre 90 y 99 años en la región Metropolitana, las tasas de mortalidad por cien mil son de 856,49 en mujeres y 486,05 en hombres; en Tarapacá, de 240,27 en mujeres y 98,04 en hombres; en la región del Maule, de 234,89 en mujeres y 122,25 en hombres; en la Araucanía, de 243,56 y más que duplica la de los hombres que es de 117,33.

Las brechas de género en las cifras de fallecimientos en las comunas confirman el impacto diferenciado de la pandemia en hombres y mujeres, que conjuga condicionantes biológicos con la división sexual del trabajo, los niveles socio-económicos y la pobreza, la ruralidad y la estructura productiva comunal y la concentración de población indígena.

Resulta necesario, entonces, que el Ministerio de Salud entregue y analice los datos desagregados por sexo y edad, de modo de adecuar la prevención de la pandemia, y los tratamientos a las condiciones específicas de mujeres y hombres, de distintas edades y en los distintos territorios.

Descargar estudio COVID 19: Efectos diferenciados para mujeres y hombres.

 

MUJERES PROGRAMADORAS CREARON SOLUCIONES EL ÁREA DE SALUD, FINANZAS Y TELECOMUNICACIONES EN LATINOAMÉRICA

En el marco del evento “Hackeando la desigualdad”, organizado por Laboratoria Chile en conjunto con Juntas en Acción y everis, llevado a cabo entre el 17 y 22 de agosto, más de 100 egresadas y estudiantes de la organización a nivel regional crearon propuestas para los distintos rubros.

A medida que la tecnología sigue avanzando y facilitando procesos en los distintos sectores de la sociedad, contar con más personas capacitadas y experimentadas en la industria resulta clave y este ha sido, sin duda, un área que llama cada vez más la atención de las mujeres y un recurso importante para ayudar a cerrar las brechas de género que siguen existiendo en distintos rubros.

Es por eso que Laboratoria, organización de formación y posicionamiento de talento femenino tech de América Latina, en conjunto con Juntas en Acción, everis Chile y el apoyo de la Unión Europea, dieron fin a una semana de “Hackeando la Desigualdad”, una actividad que donde más de 100 egresadas de Laboratoria de Chile, Perú, México y Colombia, divididas en 25 equipos (squads), desarrollaron y entregaron diversas soluciones para mejorar el acceso de las mujeres en las industrias de salud, finanzas y telecomunicaciones.

La fase final del evento contó con un panel de conversación donde Inês Eusébio, socia de everis Chile, Soledad Ovando, subgerente de Banco Estado y Jessica González, directora de Juntas en Acción, destacaron las brechas de género aún existentes en distintos sectores del mundo laboral. Además, recalcaron la importancia de que toda industria cuente con el talento femenino, no sólo para fomentar igualdad de género, sino para tener una mayor diversidad, con nuevas ideas, mayor creatividad a los productos y servicios que empresas y otros rubros relacionados con la tecnología elaboran, permitiendo que éste (producto) sea apto para mujeres y hombres por igual.

“Este fin de semana no solo hackeamos la desigualdad, sino que rompimos muchísimos estereotipos de género. Cerca de 100 mujeres talentosas nos demostraron la importancia de contar con más talento femenino en los equipos de desarrollo. Las 25 soluciones que crearon en 24 horas de código nos afirman que la diversidad es crucial al momento de solucionar problemáticas sociales”, afirma Matías Hoyl, CEO de Laboratoria.

En tan sólo 24 horas, las expertas en formación o egresadas demostraron las habilidades de hacking y nuevas soluciones tecnológicas, permitiendo superar los desafíos interpuestos para los ámbitos de la salud, finanzas y telecomunicaciones, mejorando así las experiencias y preocupaciones que la mayoría de las mujeres padecen a diario.

“Esta Hackatón fue una tremenda demostración de que cuando las mujeres nos unimos logramos grandes cosas. Todas las soluciones tecnológicas que se presentaron estuvieron pensadas para mejorar la vida de las mujeres, para que emprendedoras tuvieran acceso igualitario a crédito y educación financiera, para que mujeres gestantes estuvieran informadas y acompañadas para evitar la violencia obstétrica; para que las niñas conozcan a mujeres trabajando en el área de las Ciencias y la Tecnología y se motiven a estudiar carreras relacionadas, disminuyendo esta brecha. Todas son grandes propuestas que esperamos que puedan seguir desarrollándose porque pueden hacer un cambio real”, manifestó Claudia Núñez, coordinadora de Juntas en Acción.

Entre las soluciones que entregaron las egresadas de la startup social, se encuentran – para el área de salud – plataformas que permitan a mujeres migrantes cuyos documentos están en proceso de validación agendar horas médicas, enfocado a los derechos maternales para evitar la violencia obstétrica, entre otras. Luego el enfoque de las soluciones en el ámbito de las finanzas estuvo puesto en educación financiera y acceso a prestaciones y servicios de instituciones bancarias para mujeres. Por último, en materia de telecomunicaciones, las soluciones entregadas estaban enfocadas en educación para niñas STEM y zonas y mapas de movilización de mujeres para la prevención del acoso sexual.

“Para everis Chile fue muy relevante ser parte de Hackeando la Desigualdad, donde se demostró el talento de 100 mujeres, quienes estuvieron contra el tiempo desarrollando sus habilidades en STEM (ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas). Es importante que existan este tipo de instancias en las que se acortan las brechas de género y que, al mismo tiempo, permitan a las compañías avanzar en ese mismo sentido”, enfatiza Inês Eusébio, socia everis Chile.

El evento, realizado de manera 100% virtual y abierto a todo público, contó con un jurado conformado por cinco representantes de las distintas entidades que participaron de los webinars y charlas desarrolladas entre el 17 y 22 de agosto. La actividad finalizó anunciando los dos equipos ganadores, quienes recibieron respectivamente un bono de USD $2.000 y curso de Microsoft Azure, entregado por Entel Ocean.

Visita el sitio web de la Hackatón aquí: https://talento.laboratoria.la/HLDCHILE2020