PATRICIA PEÑA: “LA BRECHA DIGITAL SE SUMA A TODAS LAS OTRAS BRECHAS SOCIALES QUE TENEMOS”

La académica Patricia Peña nos relata cómo la pandemia dejó aún más al descubierto los problemas de conectividad, la falta de alfabetización y cómo nuevamente las mujeres corremos con desventaja.

 

Con la pandemia, cada rincón de la casa se transformó en oficina y sala de clases. La vida productiva se está realizando de manera telemática, exigiendo así a cada hogar tener acceso a Internet y a cada persona un manejo base de las herramientas digitales.

Esta situación ha dejado en evidencia la brecha digital, en especial aquella que contempla al género como variable. Esta es definida por la Cepal como “aquellas diferencias entre hombres y mujeres en el acceso a equipos informáticos y en el uso de dispositivos electrónicos e internet”.

Patricia Peña es académica de la Universidad de Chile, directora de la ONG Datos Protegidos y coordinadora del proyecto Reconectadas en Recoleta con el apoyo de Juntas en Acción y el cofinanciamiento de la Unión Europea. Patricia señala que la brecha digital es acuñada y comienza a ser estudiada casi de manera paralela a la masificación de internet y que en un comienzo se estudiaba en relación al acceso, en especial a finales de los años 90.

“La brecha digital se suma a todas otras brechas sociales que tenemos (…) Y hay una segunda etapa, no es sólo tener la infraestructura de conectividad vía banda ancha o teléfono móvil, sino que tiene que ver con las habilidades y competencias para usar internet, es decir, si estamos alfabetizadas digitalmente”.

Patricia explica que la siguiente fase involucra los distintos grados usos y apropiaciones de Internet para resolver asunto de la vida cotidiana. De esta forma, al sumar el factor género, esta brecha se convierte en una de las más difíciles en resolver en América Latina.

“El 2013 Cepal y Naciones Unidas advertían que el gran desafío para todos los países era tratar de cerrar la brecha digital de género. Se había constatado que menos de la mitad de las mujeres latinoamericanas realmente tenían el acceso y las competencias para hacer uso pleno en su vida cotidiana”, indica.

Foto del proyecto Reconectadas en Recoleta, que busca la alfabetización digital y conectividad de mujeres de la comuna.

Acceso, usos y apropiación

Esta diferencia, especialmente en términos de acceso, se hace más patente en las mujeres de sectores más vulnerados de la sociedad, principalmente porque viven en sectores con problemas de conectividad.

“Pensemos en mujeres que viven en poblaciones que se consideran barrios rojos porque no llega conectividad de banda ancha… ¡y para qué decir, fibra óptica!, y también las mujeres que viven en sectores rurales”, explica.

En esta línea, Patricia destaca los estudios de la académica Gloria Bondell, de la cátedra Unesco de Tecnología de género, los que muestran los factores asociados al no uso pleno de Internet en el cotidiano debido a los roles sociales.

“Mientras una mujer en un sector vulnerable tiene que responder a una serie de situaciones relacionadas con la sobrevivencia de su familia porque son jefas de hogar, menos tiempo va tener para responder a la necesidad de entender cómo usar internet y sacarle provecho en términos de educación, trabajo, etc.”

La directora de Datos Protegidos explica que, con la masificación de la telefonía móvil, la brecha en cuanto a acceso se comenzó a minimizar. Con ello se empezó a suponer que las otras brechas, como el uso y la alfabetización, se irían resolviendo. Eso, hasta la llegada de la crisis sanitaria.

“La pandemia visibilizó algo que nuestras estadísticas en Chile no estaban mostrando con claridad (…) darnos cuenta que hay mujeres que todavía no tienen la conectividad que requieren, tiene sólo conexión móvil para cuatro personas en una casa, a niños, a adultos que están trabajando”.

A lo anterior agrega el aumento del desempleo femenino, el choque del teletrabajo y el trabajo doméstico y de cuidados en un mismo espacio, el apoyo que deben prestarle a sus hijos que están en clases telemáticas, además de las dificultades de las adultas mayores para usar la tecnología.

“Es complejo ver la soledad y la falta de apoyo que sienten muchas mujeres mayores, que es donde la brecha digital es mayor (…) que te obliguen a sacar salvoconducto con clave única, hay un montón de decisiones que se han ido tomando en la pandemia que no consideran estos factores”.

Decisiones políticas

Patricia sostiene que, por su profundidad, la solución a la brecha digital de género no la dará una sola política pública o trabajo de una organización, sino que se necesita una visión integral. Sugiere, por ejemplo, que es necesario el retorno de los programas de alfabetización.

“La brecha digital es una señora, que está sola y que le va a pedir ayuda a la vecina para sacar un permiso para ir a comprar al almacén”, señala Patricia.

Es enfática también al manifestar que en este tema se necesita una decisión más política para poner este tema al centro y cuestiona cómo han sido tomadas las decisiones desde las autoridades, en el caso de la conectividad para estudiantes, por ejemplo.

“No se han resuelto como uno esperaba (…) que hubiese sido, por ejemplo, desde el espacio de las escuelas el proveer de conectividad a las familias de cada niño y niña. Es dramático ver a niñas y adolescente subiéndose al techo o yendo al cerro a conseguir wifi, cuando eso debió haber estado resuelto urgente a comienzos del año pasado”.

También te invitamos a leer:

Proyecto reconectadas en Recoleta de Fundación Datos Protegidos y la Agrupación Las Pobladoras de Recoleta.

HACIA UNA CONSTITUCIÓN FEMINISTA: LA PROPUESTA DE 15 PUNTOS MÍNIMOS DE CORPORACIÓN HUMANAS

La organización presentó algunos mínimos que se deberían incluir en la nueva Constitución.

 

Corporación Humanas presentó un documento que resume los 15 puntos mínimos que debería tener la nueva Constitución feminista.

Para que existan condiciones para la concreción de una igualdad de género sustantiva, Chile debe contar con una nueva Constitución Política que considere contenidos mínimos surgidos a partir del reconocimiento de la desigualdad y la discriminación estructural en que se encuentran las mujeres por razones de género, recogiendo la agenda y el debate del movimiento feminista, y buscando la erradicación de todas las formas de violencia.

DESCARGA HACIA UNA CONSTITUCIÓN FEMINISTA: 15 PUNTOS

COMUNIDADMUJER LANZA DOCUMENTO CON PROPUESTAS PARA UNA CONSTITUCIÓN PARA LA IGUALDAD DE GÉNERO EN CHILE

A través de un ejercicio comparativo entre Constituciones del mundo, la organización busca contribuir a la construcción de una Constitución con perspectiva de género.

 

Una Constitución para las nuevas generaciones de Chile, que sea verdaderamente inclusiva, democrática, legítima y sostenible solo será posible si integra las voces de aquellos grupos sociales históricamente excluidos y vulnerados, como es el caso de las mujeres.

Para contribuir con este propósito, ComunidadMujer acaba de lanzar un documento que propone una nueva Constitución para Chile que incluya un conjunto mínimo de principios, derechos y deberes que permitan orientar a la sociedad hacia el logro de la igualdad de género real.

A través de un ejercicio comparativo entre Constituciones del mundo, el documento espera contribuir a la discusión sobre la formulación más adecuada para cada uno de ellos.

Esta publicación no pretende abarcar todos los aspectos vinculados con una Constitución con perspectiva de género. No obstante, entendiendo que la nueva Carta Magna será fruto de una construcción colectiva, esta es la propuesta que ComunidadMujer impulsará en las diversas instancias participativas que habilite la Convención Constitucional.

DESCARGA AQUÍ Una Constitución para la igualdad de género en Chile.

TALLERES JUNTAS EN ACCIÓN: FORMACIÓN Y REFLEXIÓN COLECTIVA

Tres participantes de las instancias realizadas en marzo nos contaron sus experiencias y cómo podrán en práctica lo aprendido

 

Durante el mes de marzo, Juntas en Acción comenzó a desarrollar los talleres de “Prevención y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres” y “Mujeres en el Proceso Constituyente”, ambos dictados de manera gratuita a través de la plataforma Zoom.

Los talleres están dirigidos a organizaciones de mujeres con el objetivo de entregar herramientas a lideresas y dirigentas. Mujeres de todo el país participaron en estas instancias formativas facilitadas por las organizaciones Ahora Nos Toca Participar y el Colectivo Rosas Mosquetas.

Para conocer más de esta experiencia y las herramientas que adquirieron, conversamos con tres participantes de los talleres.

Aprender con otras mujeres

Tania Fiorella Caroca, integrante de la asociación gremial de la Región de Tarapacá Mujeres Non Stop, participó en el taller de Mujeres en el proceso constituyente. De él no sólo valora los conocimientos entregados, sino que sobre todo el contacto con más mujeres trabajando en el proceso constituyente.

“Creo que es una gran posibilidad conocer otras mujeres a lo largo de Chile que se sienten igual de esperanzadas de todo lo que se viene en el proceso de la asamblea constituyente. Fue muy significativo ver que somos muchas las que compartimos los mismos anhelos”.

Tania Caroca, Mujeres Non Stop.

Además de destacar el hincapié que se hizo sobre la participación de las mujeres en la política, Tania valora el conocimiento teórico entregado sobre igualdad de género. “Mientras más claridad una tenga, más fácil será también colaborar para que otras mujeres entiendan la importancia de tener perspectiva de género. Así, más mujeres comprenderán que entre todas y todos podemos lograr crear una sociedad más justa”, sentencia Tania.

Verónica Assef es parte de la Corporación de Mujeres Siglo XXI, de Osorno. Ella participó en los talleres Mujeres en el proceso constituyente y Prevención y erradicación de la violencia de género. Coincide con Tania sobre el valor colectivo de estas instancias formativas

“Son posibilidades de intercambio de experiencias y saberes y de fortalecimiento del tejido social. Nos permitieron reflexionar conjuntamente sobre las relaciones de poder y las estructuras que sostienen el patriarcado”, afirma Verónica.

Verónica Assef, Corporación de Mujeres Siglo XXI.

Señaló también que el taller de prevención de violencia de género fue un incentivo para continuar con el acompañamiento a las mujeres que realizan en la Región de Los Lagos y motivar a otras para continuar formándose sobre la primera acogida a las mujeres víctimas de violencia.

“La formación y actualización nutre fundamentalmente a las experiencias y saberes que emergen de las propias feministas. Las transformaciones van ocurriendo en la construcción, a partir de conversaciones, reflexiones e intercambios con otras compañeras feministas diversas en el territorio”, comenta Verónica.

Paula Cifuentes es la directora de Empoderadas, multiplataforma que busca visibilizar liderazgos femeninos. Ella también participó de ambos talleres y explica que los conocimientos entregados son un aporte para la forma de comunicar de Empoderadas.

“En el tratamiento noticioso que hagamos de las mujeres en la política, el liderazgo y también a la hora de visibilizar. Contar con una perspectiva de género en relación a la violencia, cómo abordar la situación con las víctimas desde el punto de vista de las comunicaciones”, afirma Paula.

Para Paula, la actualización constante en temas de género es fundamental. “Hoy, más que nunca, mientas más cerca estemos de ese camino, más necesitamos aprender los conceptos para traspasarlos para ir cambiando nuestras propias vidas y las de las demás”, finaliza.

 

GEROFEMINISMO: LA LLEGADA DE LA MAREA PLATEADA

¿Es nombrado el factor de la edad cuando hablamos de opresiones? La discriminación hacia las mujeres mayores se está instalando como una de las deudas a saldar por los feminismos.

 

La cantidad de personas adultas mayores va en aumento en Chile. Según cifras del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), este grupo etario se estimó en 2.260.222 personas, es decir representan el 11,9% del total de la población del país.

En Chile existe una alta feminización de la vejez, pues la expectativa de vida en el país para el periodo 2015-2020 es de 82,1 mujeres y 77,3 para los hombres. Se hace entonces importante analizar cómo el movimiento feminista incluye o no incluye sus voces y demandas.

¿Cómo viven las mujeres su envejecimiento?, ¿cómo las afecta particularmente el edadismo, es decir, la discriminación por su edad?

La Asociación Latinoamericana de Gerontología Comunitaria (ALEC) explica que “la vejez femenina se convierte en un tabú adherido a un potente imaginario: la enfermedad, el olvido y la muerte. Estos prejuicios son las cristalizaciones de determinados discursos sexistas y edadistas”.

Respecto a las mujeres mayores como protagonistas de los movimientos feministas, señalan que en las sufragistas en Inglaterra eran lideradas por mujeres adultas y mayores, pero burguesas. “No eran las viejas populares que continuaban muriendo en los conventillos ingleses”, enfatizan.

Sin embargo, desde la década de los 60, la juventud queda establecida como “ideal etario” en la sociedad. Los movimientos feministas van integrando en sus demandas derechos sexuales y reproductivos; hablan de exclusión por género, clase y raza, pero la edad es un factor que no siempre asoma.

Gerofeminismo latinoamericano

A partir de los años 90, desde la gerontología se empieza a hacer la intersección entre género y edad. Desde esta área es que surge la Red Gerofeminista Latina, organización que presentó su manifiesto el 15 de junio del 2020.

Para conocer sobre su trabajo, conversamos con Agnieszka Bozanic, psicóloga fundadora de la Fundación GeroActivimo y parte de esta red latinoamericana, sobre el trabajo de la organización, sus ejes temáticos y el combate contra el edadismo.

“Somos un colectivo de profesionales de la gerontología latina que residimos en diferentes países, y en mayo del año pasado comenzamos a conversar entre nosotras, yo empecé a contactar a diferentes profesionales de la gerontología”.

Respecto a la motivación que las llevó a articularse en plena pandemia, Agnieszka comenta que como profesionales del área sabían de la invisibilización de los problemas de las mujeres mayores y su subrepresentación la agenda de los movimientos feministas. “Académicas hablan de la deuda histórica que tienen los feminismos con respecto a las demandas que tienen en específico las mujeres mayores, que son mujeres que han abogado por diferentes temáticas como el aborto, la violencia, el ingreso a las mujeres al trabajo y la píldora del día después, entre otras”.

Actualmente, Red Gerofeminista Latina se encuentra haciendo nexos con otros colectivos, organizando conversatorios internacionales e intergeneracionales para posicionar algunas temáticas como la discriminación, la violencia, la sexualidad.

De ese trabajo con agrupaciones de mujeres mayores, la fundadora de Geroactivismo destaca al colectivo español “Las lideresas de Valle Verde”, en Argentina a “La revolución de las viejas”, y en Magallanes a “Las matriarcas australes”, quienes se conformaron, a raíz del manifiesto de la Red.

El viejismo estructural

Agnieszka sostiene que el viejismo, forma de edadismo, es una de las discriminaciones menos conocidas y más naturalizadas. “Las personas mayores en sí son un grupo históricamente vulnerado por parte del Estado. Sin embargo, ser mujer y ser mayor, es una carga más grande”.

Agnieszka Bozanic, psicóloga y fundadora de la Fundación GeroActivimo.

“Si eres mujer y eres mayor, indígena, afrodescendiente, o de la población LGTBIQA+ se van agregando estas desigualdades. Por lo tanto, el principal obstáculo es, para mí, el viejismo machista”, sostiene.

“Los hombres maduran, las mujeres envejecemos” dice Agnieszka citando a Susan Sontag al explicar el estigma del envejecimiento. El asociar la vejez a enfermedades y dependencia provoca que en esta sociedad exista un miedo y rechazo a envejecer.

“Las políticas públicas no son inclusivas, los medios de comunicación nos dicen constantemente que está mal envejecer, que debemos controlar nuestras canas, arrugas, cuerpos que se van poniendo flácidos con el cuerpo y eso, por supuesto, que va dirigido especialmente a las mujeres”, señala.

A combatir el edadismo

Desde la incidencia política hasta la reflexión personal en cada hogar. Así responde Agnieszka al ser consultada por cómo erradicar la discriminación a las personas mayores y en especial a las mujeres.

“Nos invitaron a la Cámara de Diputadas y Diputados, donde presentamos nuestra guía de comunicación responsable hacia las personas mayores. Ahí tenemos un apartado específico sobre el tratamiento violento que se tiene hacia las mujeres mayores”, cuenta el trabajo político de la Red.

“Cada una de nosotras puede reflexionar acerca de los estereotipos negativos que vamos teniendo al envejecer (…) como alegrarnos cuando nos dicen que parecemos de 15, si nos teñimos las canas porque en realidad nos gusta el color o si estamos sucumbiendo a presiones sociales y al trabajo de los medios de comunicación”, finaliza.

Te invitamos a revisar la Guía de estilo para comunicar de forma responsable, objetiva y realista sobre las personas mayores en Chile de GeroActivismo.

MUJERES ADELANTE: CAPACITACIONES PARA LAS CANDIDATAS CONSTITUYENTES

Materiales y cursos en línea son algunas de las contribuciones desarrolladas por organizaciones para potenciar y guiar a las candidatas en las próximas elecciones.

 

La participación de las mujeres en política es fundamental para la democracia. Por eso, a menos de un mes para las elecciones de gobernaciones, alcaldías, concejalías y convencionales es importante ver cómo las mismas organizaciones de mujeres han generado espacios de promoción y capacitación.

Aquí te contamos algunas de las iniciativas de fundaciones y organizaciones de la sociedad civil que buscan visibilizar las candidaturas de mujeres, capacitarlas respecto a las campañas y entregar argumentos teóricos para la defensa de sus propuestas.

Mujeres y Constitución

Esta es una instancia desarrollada por ONU Mujeres Chile y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Su objetivo es capacitar a las candidatas a la convención constituyente en tres ejes: estrategia de campaña, relación mujeres/nueva Constitución y fortalecimiento de redes.

Si bien las charlas por especialistas vía Zoom ya finalizaron, en el sitio web www.mujeresyconstitucion.cl sigue disponible material sobre experiencias internacionales, género y constitución, liderazgo y política, y, finalmente, temas claves de la nueva Constitución.

Argumentos para el cambio constituyente

El Centro de Estudios de La Mujer (CEM), organización parte de Juntas en Acción, en colaboración con la Fundación Friedrich-Ebert-Stiftung en Chile (FES), realizó una nueva serie de la publicación Argumentos para el cambio dedicada al proceso constituyente.

Su objetivo es acompañar y fortalecer la participación de la ciudadanía y especialmente de las mujeres en el proceso constituyente. Cuenta con materiales pedagógicos, cuadros estadísticos, infografías y documentos para apoyar la defensa de la igualdad de género en la constitución.

“Una de las dimensiones importantes es la capacidad que tienen las mujeres de argumentar sus posiciones, porque van a tener que atravesar la cancha y se van a encontrar con posiciones muy contradictorias. Entonces, sus posiciones tiene que tener fuerza para decir y persuadir”, señaló Virginia Guzmán, subdirectora del CEM.

Estas publicaciones también están dirigidas a las organizaciones feministas. “Las organizaciones deben estar preparadas para acompañar el movimiento y tener claro que ellas son parte de la fuerza para apoyar a quienes salgan elegidas”, enfatizó Virginia.

Este material se encuentra disponible de manera digital en el sitio www.cem.cl. Además, todas las organizaciones y candidatas a los cargos de representación popular pueden solicitarlo en versión impresa, y de manera gratuita, escribiendo al correo [email protected]

Impulsa

Im.pulsa es un proyecto internacional de #ElasNoPoder (Brasil), el Instituto Update y Vota x Nosotras (Chile). Es una plataforma abierta y gratuita donde las candidatas pueden encontrar diversos materiales de capacitación sobre Constitución, campañas, planificación estratégica, finanzas, género y comunicaciones.

Para acceder a estos cursos y material de su biblioteca, pueden ingresar a:  https://www.impulsa.voto/es/home-global/ o a las redes sociales de Vota x Nosotras:

Twitter: https://twitter.com/votaxnosotras?lang=es ,

Facebook: https://www.facebook.com/votaxnosotras

COMUNIDADMUJER PRESENTA SUS PROPUESTAS PARA LA CONSTRUCCIÓN DE UNA CONSTITUCIÓN PARA LA IGUALDAD DE GÉNERO

En una ceremonia que se transmitió de manera online, la organización de la sociedad civil dio a conocer siete propuestas para incorporar la igualdad de género en la nueva Carta Fundamental.

 

Garantizar la participación paritaria de las mujeres en espacios de toma de decisión, asegurar el derecho a una educación no sexista y reconocer el trabajo doméstico y de cuidados no remunerado son algunos de los siete principios, derechos y deberes mínimos que deberían estar en la nueva Constitución -de acuerdo con las propuestas que presentó ComunidadMujer esta tarde-, y que buscan orientar a la sociedad hacia el logro de la igualdad de género real, en los hechos y en los resultados.

En su presentación, la organización dio a conocer propuestas concretas para contribuir a la discusión pública durante este proceso constituyente, las que serán plasmadas en un documento que será dado a conocer en los próximos días, con una bajada práctica a las normativas y políticas públicas que pueden emanar de la primera Carta Fundamental del mundo escrita por igual número de mujeres y hombres.

“Como organización nos sentimos responsables de generar propuestas y también de aportar al clima que permitirá una reflexión constructiva y una participación efectiva de todos los sectores. Para ello, contamos con nuestra transversalidad, que nos permite cruzar fronteras de ideologías para contribuir a una conversación honesta y sin prejuicios que vaya reparando y fortaleciendo nuestro tejido social”, aseguró la presidenta de ComunidadMujer, Mercedes Ducci Budge.

“La nueva Constitución para Chile es un pacto entre las generaciones de hoy y las generaciones futuras, en el que se forjan las bases de la sociedad a la que aspiramos. Así, la inclusión de las mujeres y de las demandas por la igualdad de género son parte fundamental y un factor que perfecciona la democracia. Estamos convencidas de que transversalizar la perspectiva de género en la Carta Magna ayudarán a alcanzar la igualdad de género real y en todos los ámbitos de la vida, para nuestro desarrollo sostenible y un futuro que nos incluya en toda nuestra diversidad”, afirmó la directora ejecutiva de ComunidadMujer, Alejandra Sepúlveda Peñaranda.

Las siete propuestas

ComunidadMujer recomienda, como principios rectores, establecer la igualdad sustantiva y no discriminación y la corresponsabilidad social de los cuidados. También propone algunos derechos fundamentales de las mujeres que es necesario integrar y, finalmente, insta al Estado a considerar el reconocimiento del trabajo de cuidados no remunerado como actividad productiva y a garantizar la participación paritaria de mujeres y hombres en la vida política.

  1. Principio de igualdad sustantiva y no discriminación: La igualdad de género debe entenderse en relación con las oportunidades y también con los resultados, tanto cualitativos como cuantitativos. Y exige velar porque todas las materias de la Constitución sean coherentes con este principio fundamental, que cruza todas las demás áreas.
  2. Principio de corresponsabilidad social de los cuidados: La nueva Constitución debe contemplar un Estado que reconozca los cuidados como un derecho; su justa organización social y que se base en la corresponsabilidad entre Estado, sector privado, comunidad, hogares, mujeres y hombres.
  3. Garantizar la participación paritaria de mujeres y hombres en la vida política: El Estado debe sentar las bases de una sociedad que distribuya igualitariamente espacios de deliberación pública y de interlocución entre Estado y sociedad.
  4. Reconocimiento del trabajo de cuidados no remunerado como actividad productiva: Integrar en la nueva Constitución el reconocimiento al trabajo doméstico y cuidado no remunerado como actividad productiva permitirá crear políticas que lo reduzcan y redistribuyan entre mujeres, hombres, comunidad, sector privado y Estado.
  5. Derecho a una vida libre de violencia: Es fundamental garantizar constitucionalmente el derecho a una vida libre de violencia, principalmente para mujeres y niñas, en el espacio público y privado. Del mismo modo, el Estado debe asumir la obligación de adoptar todas las medidas necesarias para su prevención, reparación, sanción y erradicación.
  6. Derecho al trabajo remunerado y a la igualdad salarial: Debemos incorporar estándares de derechos humanos a la Constitución para habilitar medidas que equiparen las oportunidades de acceso al mercado laboral y a reducir las fuentes de la brecha salarial de género.
  7. Derecho a una educación no sexista: El sistema educativo reproduce valores y expectativas diferenciadas para mujeres y hombres, impactando proyectos de vida. El reconocimiento constitucional del derecho a una educación no sexista es base para una transformación cultural que aspire a la igualdad real.

Mira la presentación de las propuestas aquí:

INSCRÍBETE EN LOS TALLERES DE PREVENCIÓN DE LA VIOLENCIA DE GÉNERO Y MUJERES EN EL PROCESO CONSTITUYENTE DE JUNTAS EN ACCIÓN

Los talleres están dirigidos a organizaciones de mujeres con el objetivo de entregar herramientas a lideresas y dirigentas de todo Chile.

 

En el mes de la Mujer, la plataforma de organizaciones por los derechos de las mujeres, Juntas en Acción, realizará talleres con el objetivo de entregar herramientas para enfrentar la violencia de género y fomentar la participación de las mujeres en el proceso constituyente.

El taller de “Prevención y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres” entregará, desde un enfoque de derechos humanos, conocimientos para apoyar a mujeres que estén siendo víctimas de violencia, especialmente centrados en primera acogida.

El taller “Mujeres en el Proceso Constituyente”, por su parte, ahondará en la perspectiva de género y principio de paridad en la nueva Constitución, y orientará sobre cómo levantar propuestas basadas en la equidad de género.

“Estamos realizando estos talleres porque creemos que es fundamental poner a disposición de las organizaciones en todo Chile herramientas que sean de utilidad para las mujeres. Queremos que cada una de las dirigentas que asistan a estos talleres se lleven conocimientos que puedan aportar a erradicar la violencia de género y promover la participación política en cada uno de sus territorios”, manifestó Claudia Núñez, coordinadora de Juntas en Acción.

Los talleres serán realizados en alianza con Ahora Nos Toca Participar y el Colectivo Rosa Mosqueta, organizaciones expertas en participación y violencia de género, respectivamente. Estos serán realizados vía zoom y serán totalmente gratuitos.

“Desde Ahora Nos Toca Participar hemos adaptado exclusivamente nuestros materiales y contenidos de formación y participación con foco en mujeres. Nuestro objetivo, es poder aportar para reivindicar el rol de ellas en espacios de articulación, propiciando la entrega de herramientas para la participación, más aún en un contexto de proceso constituyente donde todos los grupos que históricamente han sido marginados puedan hacerse parte”, explicó Marcela Guillibrand, co-coordinadora general de Ahora Nos Toca Participar.

En tanto, Surimana Pérez, del Colectivo Rosa Mosqueta, explicó que “para nosotras es importante que las organizaciones sociales del territorio nacional logren identificar la violencia de género y adquirir las herramientas necesarias para enfrentar la comunitariamente. En este sentido, la plataforma Juntas en Acción es un tremendo espacio de articulación que ofrece instancias de diálogo entre activistas, promoviendo el involucramiento en estas problemáticas de alcance social y político, desde el conocimiento de las bases”.

A su vez, León de La Torre Krais, Embajador de la Unión Europea en Chile, afirmó que “desde 2020, las mujeres se han visto fuertemente impactadas por la pandemia del COVID-19, pero a la vez tenemos ahora una gran oportunidad de incorporar la perspectiva de género en una nueva Constitución de Chile. Por este motivo, es de especial importancia para la Unión Europea apoyar el fortalecimiento de las capacidades de las organizaciones territoriales de mujeres en Chile en temas de prevención de la violencia y participación en el proceso constituyente”.

Si desde tu organización quieren solicitar un taller deben tener al menos 15 personas interesadas y escribirnos a [email protected]

Si estás interesada en tomar uno de los talleres ya agendados, inscríbete aquí:

Taller Mujeres en el Proceso Constituyente

11/marzo: http://bit.ly/303Uu55

12/marzo: http://bit.ly/3rmQFne

17/marzo: http://bit.ly/2OgTA2a

18/marzo http://bit.ly/3e1fcKU

29/marzo: http://bit.ly/3v4PWcQ

 

Taller de Prevención y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres

23/marzo: http://bit.ly/2PKNQi8

24/marzo: http://bit.ly/3refnGo

25/marzo: http://bit.ly/3r6fPqe

30/marzo: http://bit.ly/2O4xMaE

31/marzo: http://bit.ly/3b5p7gB

ESPECIAL 8M: CÓMO SE INSTAURÓ EL DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER TRABAJADORA

Marchas y huelgas para exigir mejoras laborales fueron el inicio de una fecha que en la actualidad repleta las calles de mujeres exigiendo la igualdad de derechos.

 

Si hablamos de la lucha por los derechos de las mujeres, la fecha que llega de inmediato a nuestras mentes es el 8 de marzo. Por eso, a días de una nueva conmemoración presentamos una breve historia para conocer sus inicios y su estrecha relación con el movimiento obrero.

Es frecuente que esta fecha sea asociada a la tragedia del incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist de Nueva York. Si bien, esta no ocurrió un 8 de marzo si no que un 25 del mismo mes (1911), es un ejemplo de las paupérrimas condiciones laborales que tenían muchas obreras.

Según consigna la Organización Internacional del Trabajo, en el incendio murieron 146 trabajadoras, en su mayoría migrantes. No pudieron escapar de las llamas ya que los dueños de la fábrica restringían los accesos durante la extensa jornada laboral para evitar protestas y desórdenes.

El sitio Memoria Chilena explica que son dos los hechos sucedidos en Nueva York que, al ocurrir en el mismo día, pero en distintos años, comenzaron a configurar a este día como el Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

El 8 de marzo de 1857 miles de trabajadoras de la industria textil marcharon por las calles de dicha ciudad para protestar por las malas condiciones laborales en las que trabajaban. Esta movilización dejó 120 personas muertas por la represión.

Ese mismo día, pero de 1908, 15.000 trabajadoras de grandes empresas textiles comenzaron una huelga que marcó la historia. Sus exigencias, bajo el lema “pan y rosas”, eran la mejora de sueldos, derecho a afiliarse a sindicatos y reducción de horas de trabajo, entre otras.

Más de 100 años de lucha

El 28 de febrero de 1909 se conmemora por primera vez el Día Internacional de la Mujer, declarado por el Partido Socialista de Estados Unidos, en recuerdo a la huelga de 1908.

Su internacionalización se cimentó en 1910, durante la Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas, en Copenhague (Dinamarca). Allí, la propuesta de la comunista alemana Clara Zetkin es aceptada y se establece el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

Clara Zetkin.

Finalmente, el 1977 la Asamblea General de las Naciones Unidas formaliza oficialmente la fecha como el Día Internacional de la Mujer.

Si bien su sentido de reivindicación siempre ha sido defendido por el movimiento feminista y las organizaciones de mujeres, hace un par de décadas este día comenzó a ser reducido y despolitizado, terminando para muchas en la entrega de rosas al inicio de su jornada laboral.

Esto ha cambiado en los últimos años, gracias al resurgimiento del movimiento feminista en Chile, transformando al ahora llamado 8M en una fecha donde mujeres diversas llaman a una huelga feminista y salen a las calles a exigir el cumplimiento de sus derechos, su plena participación en la sociedad y una vida libre de violencia.

Ejemplo de esto fue la marcha del año pasado, donde tan sólo en Santiago se contabilizaron más de 2 millones de mujeres en las calles, según las cifras de la Coordinadora 8M.

Este 2021 sigamos haciendo historia.

MUJERES: LAS HERRAMIENTAS NECESARIAS PARA LA DEFENSA DE SU PARTICIPACIÓN POLÍTICA

La violencia de género es también una de las formas con que se ha intentado acallar el trabajo, incidencia y manifestaciones políticas de las mujeres.

En el contexto de las próximas votaciones que se desarrollarán en el país, se hace aún más importante el reforzar y asegurar la participación política de las mujeres, la que sigue encontrando obstáculos a pesar de poder votar, ser electas y partícipes de manifestaciones sociales.

Es vital analizar cuáles son esas trabas actuales en el país y cómo se puede trabajar para contrarrestarlas. En esa línea, “Estándares de protección de derechos humanos de las mujeres: Herramientas necesarias para la defensa de su participación política” entrega una importante guía.

Este documento fue desarrollado por la Comisión Interamericana de Mujeres y MESECVI, en conjunto con ONU Mujeres. Es una guía jurídica-práctica que reúne un compilado sistemático y analítico de 130 sentencias, decisiones y resoluciones de casos paradigmáticos.

Estas organizaciones señalan que, “la participación cada vez más amplia y activa de las mujeres en estos espacios ha generado una escalada de nuevos mecanismos de exclusión, de los cuales muchos apelan a la violencia de género para limitar a su mínima expresión las posibilidades de incidencia y de participación femenina”.

Su objetivo es que tanto la sociedad civil como la institucionalidad cuenten con herramientas para la aplicación transversal de los estándares de protección vigentes en el derecho internacional de los derechos humanos, relativos a casos de violencia contra las mujeres por razón de género.

Este material se estructura en dos partes: conceptos esenciales relativos a la violencia contra las mujeres por razón de género y las obligaciones de los Estados en relación con la prevención, sanción y erradicación de este tipo violencia.

Te invitamos a descargarlo y leerlo AQUÍ