COLUMNA: LA PARIDAD LLEGÓ PARA QUEDARSE

Columna publicada originalmente en El Naveghable.

En marzo de este año, después de meses de intensas reuniones y gestiones de muchas mujeres y organizaciones, finalmente el Senado aprobó la propuesta que abría la puerta a la paridad de género en el órgano constituyente.

El plebiscito del 25 de octubre lo hizo realidad al aprobar la opción de Convención Constitucional, asegurando que quienes redactarán la nueva Constitución de Chile serán mujeres y hombres, en igual número. Con esto, por primera vez en nuestro país y el mundo entero, una Constitución será escrita de forma paritaria.

Es, sin duda, un hito histórico que, sin embargo, no es un punto de llegada, sino de partida. Hay todavía muchos ámbitos políticos, económicos y sociales, donde la representación de las mujeres sigue siendo tremendamente baja: sólo un 12% de los municipios está dirigido por una mujer y las concejalas son sólo el 26%.

Hoy, el Senado ha retomado la discusión del proyecto de ley que establece una cuota de género en las elecciones de gobernadores regionales y municipales, ingresado el 2017. En él se plantea la inclusión de una regla de participación política equilibrada en las listas de candidaturas a los cargos de consejeros/as regionales y concejales/as municipales (60%-40%) de carácter transitorio (próximas 4 elecciones), financiamiento público especial a las candidatas a alcaldesas, gobernadoras regionales, consejeras regionales y concejalas en dichas elecciones y la denominación inclusiva de diversos cargos públicos.

Si bien se trata de un avance, es necesario ir más lejos. Las leyes de cuotas fueron pensadas como un paso intermedio hacia el verdadero objetivo que buscamos: la paridad. Las mujeres somos la mitad de la población y debemos participar de forma paritaria en todos los espacios: cargos de representación popular, Poder Judicial y Ejecutivo, directorios de empresas, etc.

Es por eso que, junto a muchas organizaciones por los derechos de las mujeres y académicas, realizamos una propuesta a las autoridades para que se incorporen medidas que garanticen la integración paritaria de los cargos de consejeros y consejeras regionales y de concejales y concejalas municipales. Estamos convencidas que la paridad es un derecho y que llegó para quedarse.