COMUNIDADMUJER PRESENTA SUS PROPUESTAS PARA LA CONSTRUCCIÓN DE UNA CONSTITUCIÓN PARA LA IGUALDAD DE GÉNERO

En una ceremonia que se transmitió de manera online, la organización de la sociedad civil dio a conocer siete propuestas para incorporar la igualdad de género en la nueva Carta Fundamental.

 

Garantizar la participación paritaria de las mujeres en espacios de toma de decisión, asegurar el derecho a una educación no sexista y reconocer el trabajo doméstico y de cuidados no remunerado son algunos de los siete principios, derechos y deberes mínimos que deberían estar en la nueva Constitución -de acuerdo con las propuestas que presentó ComunidadMujer esta tarde-, y que buscan orientar a la sociedad hacia el logro de la igualdad de género real, en los hechos y en los resultados.

En su presentación, la organización dio a conocer propuestas concretas para contribuir a la discusión pública durante este proceso constituyente, las que serán plasmadas en un documento que será dado a conocer en los próximos días, con una bajada práctica a las normativas y políticas públicas que pueden emanar de la primera Carta Fundamental del mundo escrita por igual número de mujeres y hombres.

“Como organización nos sentimos responsables de generar propuestas y también de aportar al clima que permitirá una reflexión constructiva y una participación efectiva de todos los sectores. Para ello, contamos con nuestra transversalidad, que nos permite cruzar fronteras de ideologías para contribuir a una conversación honesta y sin prejuicios que vaya reparando y fortaleciendo nuestro tejido social”, aseguró la presidenta de ComunidadMujer, Mercedes Ducci Budge.

“La nueva Constitución para Chile es un pacto entre las generaciones de hoy y las generaciones futuras, en el que se forjan las bases de la sociedad a la que aspiramos. Así, la inclusión de las mujeres y de las demandas por la igualdad de género son parte fundamental y un factor que perfecciona la democracia. Estamos convencidas de que transversalizar la perspectiva de género en la Carta Magna ayudarán a alcanzar la igualdad de género real y en todos los ámbitos de la vida, para nuestro desarrollo sostenible y un futuro que nos incluya en toda nuestra diversidad”, afirmó la directora ejecutiva de ComunidadMujer, Alejandra Sepúlveda Peñaranda.

Las siete propuestas

ComunidadMujer recomienda, como principios rectores, establecer la igualdad sustantiva y no discriminación y la corresponsabilidad social de los cuidados. También propone algunos derechos fundamentales de las mujeres que es necesario integrar y, finalmente, insta al Estado a considerar el reconocimiento del trabajo de cuidados no remunerado como actividad productiva y a garantizar la participación paritaria de mujeres y hombres en la vida política.

  1. Principio de igualdad sustantiva y no discriminación: La igualdad de género debe entenderse en relación con las oportunidades y también con los resultados, tanto cualitativos como cuantitativos. Y exige velar porque todas las materias de la Constitución sean coherentes con este principio fundamental, que cruza todas las demás áreas.
  2. Principio de corresponsabilidad social de los cuidados: La nueva Constitución debe contemplar un Estado que reconozca los cuidados como un derecho; su justa organización social y que se base en la corresponsabilidad entre Estado, sector privado, comunidad, hogares, mujeres y hombres.
  3. Garantizar la participación paritaria de mujeres y hombres en la vida política: El Estado debe sentar las bases de una sociedad que distribuya igualitariamente espacios de deliberación pública y de interlocución entre Estado y sociedad.
  4. Reconocimiento del trabajo de cuidados no remunerado como actividad productiva: Integrar en la nueva Constitución el reconocimiento al trabajo doméstico y cuidado no remunerado como actividad productiva permitirá crear políticas que lo reduzcan y redistribuyan entre mujeres, hombres, comunidad, sector privado y Estado.
  5. Derecho a una vida libre de violencia: Es fundamental garantizar constitucionalmente el derecho a una vida libre de violencia, principalmente para mujeres y niñas, en el espacio público y privado. Del mismo modo, el Estado debe asumir la obligación de adoptar todas las medidas necesarias para su prevención, reparación, sanción y erradicación.
  6. Derecho al trabajo remunerado y a la igualdad salarial: Debemos incorporar estándares de derechos humanos a la Constitución para habilitar medidas que equiparen las oportunidades de acceso al mercado laboral y a reducir las fuentes de la brecha salarial de género.
  7. Derecho a una educación no sexista: El sistema educativo reproduce valores y expectativas diferenciadas para mujeres y hombres, impactando proyectos de vida. El reconocimiento constitucional del derecho a una educación no sexista es base para una transformación cultural que aspire a la igualdad real.

Mira la presentación de las propuestas aquí: