DOS AÑOS DE LA LEY DE RESPETO CALLEJERO: AVANCES Y DESAFÍOS

El Observatorio contra el Acoso Chile fue la organización que propuso el proyecto de ley y que hoy explica que es necesario seguir avanzando en prevención y reparación a las víctimas.

 

Hace dos años, el Congreso aprobó, por amplia mayoría, el proyecto de ley que tipifica el delito de acoso sexual en espacios públicos. De esta manera, se reconoció, por primera vez, este tipo de violencia sexual en la legislación chilena.

Esta ley fue impulsada por el Observatorio Contra el Acoso Chile (OCAC) que ha trabajado desde sus inicios, en el 2013, para que el acoso sexual callejero sea entendido como un tipo de violencia de género.

A través de numerosas campañas comunicacionales y la generación de estudios propios el OCAC ha contribuido a visibilizar esta problemática social.

Según la reciente Radiografía del Acoso en Chile, realizada por el OCAC con apoyo de Juntas en Acción y cofinanciada por la Unión Europea, el tipo de acoso callejero que más afecta a las mujeres jóvenes son las miradas, sonidos o silbidos, seguido por tocaciones, punteos, masturbación o exhibicionismo.

La encuesta reveló que un 17,3% de las mujeres declara haber sido grabada o fotografiada en la calle sin su consentimiento, sin embargo, esta cifra podría ser mucho mayor ya que muchas victimas no saben que están siendo acosadas.

“Según las cifras de la Radiografía del Acoso en Chile, las mujeres siguen sufriendo acoso sexual callejero. Si bien la ley es un avance tremendo, es importante decir que la ley es un medio más que un fin en sí misma. Es un medio para que las personas que hoy sufren acoso sexual callejero puedan tener un mecanismo de denuncia, pero aún falta avanzar en la reparación hacia esas víctimas y en prevención. Creemos que es fundamental que las políticas públicas aborden estos últimos dos ejes y para eso seguiremos trabajando”, manifestó Carolina Jiménez, presidenta de OCAC.

Qué dice la ley

La ley establece que el acoso sexual callejero es delito en el caso de grabaciones y abuso sexual por sorpresa (como las tocaciones).

Está sancionado con penas de presidio, lo que habilita a que las policías (Carabineros y PDI) puedan detener en situación de flagrancia.

En el caso del acoso verbal, persecuciones y acercamientos intimidantes hostiles o humillantes y actos de exhibicionismo, se castigan como faltas.

Esta falta tiene una pena diferenciada: el acoso verbal tiene pena de multa, mientras que las demás conductas enumeradas tienen penas privativas de libertad de menor índole en conjunto con multas.

CONOCE más sobre la ley aquí.