LAS LEYES QUE TODAVÍA DISCRIMINAN A LAS MUJERES EN CHILE

La legislación chilena mantiene una serie de normativas que siguen endosando el cuidado y crianza exclusivamente a las mujeres y que ponen al hombre como jefe de la sociedad conyugal. Se trata de leyes que discriminan, reforzando los estereotipos de género tradicionales, y deben ser urgentemente modernizadas.

 

A pesar de la fuerte movilización feminista, la legislación chilena sigue discriminando a las mujeres. En las leyes chilenas vigentes, existen una serie de normativas que limitan la autonomía económica de las mujeres, haciéndolas únicas responsables de la crianza e impidiéndoles administrar su patrimonio cuando están casadas bajo el régimen de sociedad conyugal.

El visibilizar esas problemáticas es vital para generar un cambio. Con ese objetivo, Fundación Probono, en el marco del trabajo de Juntas en Acción, realizó una revisión de la legislación laboral, familiar y el derecho público, para identificar los principales obstáculos legales que impiden a las mujeres alcanzar una real autonomía económica, perpetuando la violencia y la discriminación.

Al respecto, Carolina Contreras, directora ejecutiva Fundación Pro Bono, destacó el aporte de este tipo de estudios. “Nos parece muy importante el trabajo en conjunto realizado por abogadas de tres importantes estudios jurídicos miembros de Fundación Pro Bono en la mesa de análisis legislativo con Juntas en Acción, ya que identifica aspectos en los que la legislación presenta discriminación hacia la mujer de manera directa o indirecta que nos afecta en el día a día”.

Limitaciones a la autonomía económica de las mujeres

La autonomía económica es definida por las Naciones Unidas como la “capacidad de las mujeres de generar ingresos y recursos propios a partir del acceso al trabajo remunerado en igualdad de condiciones que los hombres”.

Sin embargo, existen múltiples impedimentos que limitan el acceso de las mujeres a su plena autonomía económica. “Entre las mujeres que logran insertarse en el mercado laboral, los obstáculos para su permanencia y desarrollo son grandes y reales. Por un lado, enfrentan sistemáticamente la falta de igualdad de oportunidades o, derechamente, situaciones de discriminación”, explica Alejandra Sepúlveda, directora ejecutiva de ComunidadMujer.

“Evidentemente, las leyes y políticas públicas son una potente herramienta, pero no son suficientes para cambiar esta realidad, y es vital el rol que cumplen otros agentes sociales —y socializadores— como la familia, las escuelas y los medios de comunicación. Es un gran reto, que nos desafía a todas y todos a resignificar las relaciones de género. Hombres y mujeres somos merecemos el mismo espacio y valoración. Esta crisis actual también nos desafía a pensar en qué sociedad queremos vivir, impulsar los objetivos de desarrollo sostenible, y jugarnos a fondo por sociedades más justas e igualitarias”, manifiesta Sepúlveda.

Aquí detallamos 4 leyes que siguen discriminando a las mujeres y limitan su autonomía económica:

  1. Salas cuna

El ingreso y permanencia de las mujeres en el mundo laboral remunerado es fundamental para disponer de sus propios recursos. En este sentido, en el Derecho Laboral encontramos situaciones problemáticas como la que establece el Art. 203 del Código del Trabajo.

Este dice que “las empresas que ocupen veinte o más trabajadoras de cualquier edad o estado civil, deberán tener salas anexas e independientes del local de trabajo, en donde las mujeres puedan dar alimento a sus hijos menores de dos años y dejarlos mientras estén en el trabajo”.

Al otorgar el derecho de sala cuna sólo a las trabajadoras, hacen más cara su contratación y entrega sólo a las mujeres la responsabilidad de la crianza, en vez de promover la corresponsabilidad en el cuidado de hijas e hijos.

  1. Postnatal para padres

En esta misma línea, el inciso octavo del Artículo 197 bis del Código del Trabajo, establece el permiso de postnatal parental.

Si bien la norma actual contempla la posibilidad de que el padre haga uso de las últimas semanas del postnatal parental, en la práctica casi no es utilizada: sólo el 0,2% de los padres lo toman.

“Hace casi diez años Chile cuenta con una legislación que ha extendido la duración del permiso postnatal de tres a seis meses para madres y, además, permite que los padres también puedan cuidar a sus bebés algunas semanas. Sin embargo, esta medida, regulada con carácter voluntario, no ha contribuido de manera importante a la necesaria corresponsabilidad entre madres y padres trabajadores con responsabilidades familiares, siendo necesarias otras políticas públicas más amplias y obligatorias para que estas decisiones no queden radicadas únicamente en cada pareja”, explica Camila Maturana, abogada de Corporación Humanas.

  1. Falta de fiscalización de la igualdad salarial

Según el inciso primero del Artículo 62 bis del Código del Trabajo en Chile existe la igualdad salarial, pero en la práctica esto no se cumple y las mujeres perciben, en promedio, un 27% menos de remuneraciones que los hombres (INE).

La razón sería la carencia de exigencias y fiscalizaciones que la ley actual no trae aparejadas, permitiendo que la brecha laboral siga existiendo.

Actualmente, existe un proyecto en tramitación que aborda este punto y que se encuentra en la Comisión de Mujeres de la Cámara de Diputadas y Diputados. El proyecto modifica el Código del Trabajo, perfeccionando la regulación de la actual legislación sobre igualdad salarial.

  1. Sociedad conyugal

Dejando el mundo laboral y moviéndonos hacia lo privado, encontramos las legislaciones en el Derecho de Familia, donde la estructura y funcionamiento de la sociedad conyugal representa una de las mayores discriminaciones para las mujeres.

El artículo 1749 del Código Civil establece que “El marido es jefe de la sociedad conyugal, y como tal administra los bienes sociales y los de su mujer…”. “Lamentablemente, Chile mantiene una deuda de larga data en materia de igualdad de las mujeres, pues siguen vigentes las normas de la sociedad conyugal que las discriminan, subordinándolas a sus maridos y limitando su capacidad jurídica por el sólo hecho de ser mujeres. Esto está absolutamente prohibido por los tratados internacionales vigentes en el país y son numerosos los organismos internacionales que le han reprochado al Estado por esta legislación”, explica Camila Maturana, abogada de Corporación Humanas.

“Desde la recuperación de la democracia han sido numerosos los proyectos de ley que han buscado resolver esta discriminación y en 2007, el Estado se comprometió ante la Comisión Interamericana de DDHH a reformar la sociedad conyugal. Pese al tiempo trascurrido, este compromiso sigue pendiente y preocupa la lentitud con que el Senado enfrenta esta urgencia”, manifiesta Maturana.

Otras leyes que discriminan a las mujeres

En el Capítulo III del Libro I del Código del Trabajo se denomina a las personas que se trabajan embarcadas o en el puerto como “hombres de mar”, invisibilizando el trabajo de muchas mujeres que trabajan en el mar y fomentando los estereotipos de género y la discriminación.

Actualmente, a muchas mujeres se les exige realizarse el PAP para acceder a un trabajo en la administración pública, mientras que a los hombres no les exigen un examen equivalente (como el de próstata). La razón estaría en la interpretación del artículo 12 de la ley 20.880 que fija como uno de los requisitos para ingresar a la Administración del Estado “tener salud compatible con el desempeño del cargo”.

2 respuestas a «LAS LEYES QUE TODAVÍA DISCRIMINAN A LAS MUJERES EN CHILE»

  1. Excelente efectuar un análisis a fondo de las leyes que impiden la total autonomía y poder de la mujer especialmente en la limitación jurídica en el matrimonio.
    Esto servirá para que las feministas que están en la constituyente contribuyan al cambio de esta ley.

  2. Felicitaciones, muy buena idea contar con un listado con explicaciones claras.
    En cuanto a matrimonio, agregaría algo sobre los otros dos regímenes de administración de bienes, y, para poner perspectiva, incluiría leyes que han ido cambiando por la presión feminista, como divorcio e igualdad de los hijos e hijas. Esas peleas y sus logros hay que recordarlas.

Los comentarios están cerrados.