NUEVO INFORME MUNDIAL DE DESARROLLO HUMANO EVIDENCIA DESIGUALDAD DE GÉNERO EN CHILE

Chile mantiene el primer lugar en el Índice de Desarrollo Humano (IDH) en América Latina y el lugar 43 entre 189 países, lo que ubica al país en la categoría de desarrollo humano “muy alto”. Por otra parte, el país ocupa el puesto 62 a nivel global en el Índice de Desarrollo de Género.

 

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, PNUD, lanzó este 15 de diciembre su 30° Informe Global de Desarrollo Humano 2020.  Esta edición, titulada “La próxima frontera: desarrollo humano y el Antropoceno”, se enfoca en la relación entre el desarrollo humano y sostenibilidad planetaria.

De acuerdo con el informe, el planeta está entrando en una nueva era geológica —el Antropoceno, o la era de los seres humanos— que se caracteriza por el estrés al que la acción humana está sometiendo a los sistemas naturales.  La edición 2020 de este reporte anual introduce por primera vez el Índice de Desarrollo Humano Ajustado a las Presiones Planetarias (IDHP), una variante experimental del Índice de Desarrollo Humano (IDH), que hace explícitas las presiones humanas sobre el planeta y es además una herramienta para guiar las transformaciones requeridas frente a la crisis de sostenibilidad.

El documento sostiene que “vivimos un momento sin precedentes en la historia del planeta, con señales de advertencia parpadeando en rojo. Pero tenemos la opción de utilizarlo para desbloquear las transformaciones sociales, económicas y ambientales necesarias para reequilibrar nuestros sistemas sociales y planetarios, de modo que los seres humanos y el planeta prosperen juntos.”

Esta generación cuenta hoy con una oportunidad única de optar por un cambio, para lo cual el informe propone y describe tres mecanismos:

  • Cambios en las normas y valores sociales: se debe expandir la agencia y empoderar a las personas a través del desarrollo humano, estableciendo nuevas normas que otorguen mayor peso al equilibrio planetario y la sostenibilidad. Ejemplos recientes son el enorme cambio en las normas sociales asociadas al uso del tabaco, o el aumento acelerado de las prácticas de reciclaje.
  • Cambios en los incentivos y regulaciones: los gobiernos pueden, mediante sus políticas, promover o disuadir acciones que ayuden a las personas a actuar en consecuencia con sus valores. Una enorme mayoría quiere proteger el medio ambiente, pero no todos pueden hacerlo, especialmente quienes tienen menos recursos y menos opciones entre las cuales elegir. Incentivos para que las personas usen combustibles menos contaminantes o hagan un uso más sostenible del agua y de los suelos son ejemplos de esto.
  • Nuevas soluciones basadas en la naturaleza: que busquen proteger, gestionar y restaurar de manera sostenible los ecosistemas, pueden crear un círculo virtuoso entre el desarrollo humano y la salud planetaria, proporcionando simultáneamente bienestar a las personas y beneficios de la biodiversidad. Algunos ejemplos son la reforestación, la captación de aguas lluvia, el uso sostenible de los suelos, entre otros.

Los datos sobre Chile

El informe establece que el Índice de Desarrollo Humano (IDH) para Chile en 2019 fue de 0,851, por lo que el país se mantiene en la categoría de países de desarrollo humano “muy alto”, en la que hay otras tres naciones latinoamericanas: Argentina, Uruguay y Costa Rica. En términos globales el país comparte con Croacia el lugar 43 de 189 países, misma posición que ocupaba en 2018. Los tres países de mayor desarrollo humano a nivel mundial son Noruega, Irlanda y Suiza.

El país está 16 puestos más arriba en el ranking de IDH que en el ranking de Ingreso Nacional Bruto, reflejando los buenos resultados del país en salud y educación, relativo a su nivel de ingreso.

Índice de Desarrollo de Género (IDG)

Como en versiones anteriores, el Informe de Desarrollo Humano 2020 incorpora medidas de desigualdad de género.  El IDG se define como la razón entre el IDH calculado para las mujeres y el IDH para los hombres (el valor unitario del IDG implica, por tanto, igualdad de desarrollo humano entre hombres y mujeres; valores menores que uno, implican menor IDH para las mujeres). De acuerdo con el informe, el IDH para las mujeres en Chile en 2019 fue de 0.828, mientras que para los hombres era 0.860, resultando en un IDG de 0.962.  Esto pone al país en el lugar 62 a nivel mundial, una mala posición, ya que el IDG de los países de muy alto IDH es de 0.979, mientras que en América Latina es de 0.978 (en Perú es de 0.951 y en Argentina de 0.988). La estimación para el año 2018 del “ingreso nacional bruto per cápita” (dólares PPP de 2011) para los hombres es de casi 29.000 dólares, mientras que para las mujeres es de 15.200 dólares. Es esta brecha la que explica el valor del índice, porque en todas las otras dimensiones del índice prácticamente no hay diferencias de género.

Índice de Desigualdades de Género (IDG)

Este segundo índice enfocado en el género refleja desigualdades entre hombres y mujeres en tres dimensiones: (a) Salud reproductiva, medida por mortalidad materna y la tasa de embarazo adolescente; (b) empoderamiento, medida por la proporción de mujeres en el Congreso y acceso a educación segundaria y superior, relativo a los hombres; y (c) actividad económica, medida por la tasa de participación laboral.

Chile tiene un IDG de 0.288, ubicándose en el lugar 62 de 162 países. Argentina se ubica en el lugar 77 y Perú en el 87.  En este ámbito, el país presenta estándares comparativamente altos en la región en temas de salud reproductiva y logro educacional, cifras similares a las de la región en participación laboral y está por debajo del promedio regional en el porcentaje de mujeres en el poder Legislativo.

Para obtener más información acerca del Informe sobre Desarrollo Humano 2020 y del análisis del PNUD sobre el nuevo Índice de Desarrollo Humano ajustado por presiones planetarias, por favor acceda a http://hdr.undp.org/