OLGA BARRIOS, ACADÉMICA Y ACTIVISTA FEMINISTA: “SI NO HUBIÉSEMOS EXISTIDO TODAS LAS VIEJAS QUE SEGUIMOS LUCHANDO, NO TENDRÍAMOS AHORA LO QUE TENEMOS”

El trabajo territorial, la investigación y la incidencia política han sido el sello de la labor de Olga Barrios, la vicepresidenta de la Corporación Mujeres Siglo XXI, una de las organizaciones ganadoras del fondo concursable de Juntas en Acción.

 

“Yo tengo 85 años, por consecuencia, tengo una larga historia (…) Siempre fui feminista sin saberlo porque desde pequeña siempre estuve en lo que llamamos la cuestión social. Esa fue mi preocupación desde el colegio”. Así describe Olga Barrios Belanger sus inicios.

Desde el 2017 es la vicepresidenta de la Corporación Mujeres Siglo XXI, organización que presidió en sus primeros años y que fue una de las ganadoras del fondo concursable de Juntas en Acción.

Su trabajo, tanto académico como territorial, ha sido reconocido en variadas ocasiones, habiendo obtenido tres veces el Premio Elena Caffarena, del Servicio Nacional de la Mujer (Sernam).

Es trabajadora social, profesión que fue elección lógica por su temprano involucramiento desde muy joven en el área. Siendo recién egresada, vivió durante un año en la Población José María Caro, guiada por la perspectiva de la teología de la liberación.

“Mi trabajo fundamentalmente era con las mujeres desde el movimiento social. Trabajé fuertemente por la recuperación de la democracia en Santiago, pero también desde el Partido Socialista y del Colegio de Asistentes Sociales”, comenta.

Feminismo desde el sur

A mediados de los noventa, Olga dejó Santiago y se radicó en Osorno. Ahí se hizo cargo de la carrera de Trabajo Social y de la dirección del programa Estudios de Género de la Universidad de Los Lagos.

“Había que reconocerse feminista porque ya lo era desde mucho antes y ahí comencé a estudiar el feminismo. Le dimos otro giro al programa de la mujer en la universidad que era una cuestión de entregar regalitos, la florcita y el chocolate… hasta llegar a este programa que lo constituimos académicas de distintas carreras”.

Incansable, Olga comenzó a estudiar sobre epistemología feminista y políticas públicas con perspectiva de género. Dentro de estas capacitaciones, ella destaca el curso de Postgrado en Dilemas sobre Justicia Social en el siglo XXI, con Nancy Fraser, y el doctorado en la Universidad de Granada.

“En la universidad naturalmente al reconocerse feminista yo era la vieja loca. En ese tiempo no era como ahora. Esa fue mi llegada al feminismo”, explica riendo.

Olga Barrios Belanger.

Desde lo colectivo y el territorio

El trabajo en la universidad significó para Olga una conexión con servicios públicos y con la sociedad civil. Dentro de esta creación de redes, ella destaca la formación de la agrupación “Todas juntas por Michelle”, para la primera candidatura de Michelle Bachelet.

“Ahí nos juntamos todas las mujeres políticas de todos los orígenes y también independientes, pero que querían a la primera mujer en Chile presidenta (…) y logramos que en Osorno se revirtiera la tendencia de que siempre había ganado la derecha”, explica.

Allí está también el origen de la Corporación Mujeres Siglo XXI, nacida en abril de 2006. Ésta surge enfocada en el empoderamiento, pero deriva al tratamiento de la violencia, considerando el contexto rural.

“Al trabajar con los derechos de las mujeres, nos dimos que el problema más potente que tenían las mujeres con las cuales trabajábamos era la violencia”, enfatiza.

En la misma línea, Olga llama además a mirar con cautela ese nuevo reconocimiento al feminismo desde sectores donde hasta hace poco no existía, más aún considerando cómo se ha tratado la violencia de género en pandemia.

“El apoyo desde la institucionalidad ha sido negativo (…)Tenemos que destacar y rescatar que hemos sido las mismas mujeres las que hemos respondido a las necesidades de las mujeres”, sentencia Olga.

Por años, Olga ha sido testigo de la fuerza que ha tomado el movimiento feminista, desde sus marchas por Osorno donde era acompañada solo por sus estudiantes, hasta hoy que las demandas son expresadas por miles y miles de mujeres.

“Me lo imaginaba e indudablemente ha sido una alegría muy grande, pero al mismo tiempo se lo digo yo a las chicas, no podemos olvidarnos de las historias. Esto no nació ni con la movilización del 11, ni la del 18 de octubre. Si no hubiésemos existido todas las viejas que seguimos luchando, no tendríamos ahora lo que tenemos”.

LEE MÁS sobre el proyecto ganador del Fondo Concursable de Juntas en Acción de la Corporación de Mujeres Siglo XXI:

Organizaciones al sur de Chile se reúnen para construir redes de cooperación entre mujeres afectadas por la pandemia del Covid 19