RED DE INVESTIGADORAS, DESCENTRALIZADAS, LA REBELIÓN DEL CUERPO Y TALLER DE MUJERES GIRASOL SE UNEN A JUNTAS EN ACCIÓN

Share on facebook
Share on email
Share on twitter
Share on whatsapp

Iniciativas se suman a la plataforma como organizaciones aliadas para trabajar juntas por los derechos de las mujeres.

A un poco más de dos meses de su lanzamiento, cuatro nuevas organizaciones se han unido a Juntas en Acción, sumándose a otras siete: ComunidadMujer y Corporación Humanas, impulsoras de la iniciativa, el Instituto de la Mujer, el Centro de Estudios de la Mujer, Mujeres del Pacífico, Laboratoria y el Observatorio contra el Acoso Chile. Además, la plataforma es apoyada por la Unión Europea.

Con esto, estas trece organizaciones se comprometen a trabajar por el avance de los derechos de las mujeres en Chile, en los ámbitos de participación política, autonomía económica y prevención, sanción y eliminación de la violencia contra las niñas y mujeres, colaborando así también al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sustentable de Naciones Unidas, particularmente el referido a la Igualdad de Género.

Te invitamos a conocer a estas organizaciones:

Mujeres descentralizadas

Corporación Descentralizadas nace en marzo de 2017 en la región del Biobío con la finalidad de potenciar el liderazgo con perspectiva de género, buscando que las mujeres se inserten en el mundo laboral, y fomentando el desarrollo regional y nacional.

Para lograr esto, Descentralizadas trabaja visibilizando a mujeres líderes de la región, incorporando la perspectiva de género en el mundo del emprendimiento y haciendo patente la necesidad, importancia y beneficios asociados a que las mujeres estén plenamente presentes en el mundo laboral.

Descentralizadas se sumó a Juntas en Acción con la convicción que juntas podemos lograr grandes cosas. “Es muy importante estar en una instancia como Juntas en Acción que va en la línea con uno de nuestros objetivos principales que es trabajar colaborativamente. Esta iniciativa reúne a organizaciones que trabajan en pos de las mujeres desde distintos territorios del país y eso es muy valioso para nosotras porque nos permite visibilizar el trabajo que hacemos en la región, colaborar con otras organizaciones de todo el país e ir más allá de nuestra región”, explica Tammy Pustilnick, Presidenta de Corporación Descentralizadas.

Pintaninas comprometidas

El Taller de Mujeres Girasol nace hace 11 años, durante el primer período de la ex Presidenta Michelle Bachelet, cuando algunas mujeres de La Pintana se capacitaron para ser monitoras comunitarias para dar orientación a mujeres víctimas de violencia de género.

Cuando terminó el proyecto, este grupo de mujeres eran reconocidas por la comunidad y les seguían haciendo consultas. Por otro lado, también había una necesidad de las propias monitoras: muchas de ellas eran dueñas de casa e incluso algunas sufrían de violencia de género y gracias a la capacitación se dieron cuenta de su propia realidad. De todo esto nace Taller de Mujeres Girasol.

“A pesar de que no teníamos ni un veinte, creo que hicimos un gran trabajo, con gran convicción: hacíamos teatro de títeres, íbamos a los colegios, a los jardines infantiles. Ahí íbamos a hacer asistencia, prevención y promoción del buen trato, esos eran nuestros tres objetivos. Para cumplirlos, comenzamos a dictar talleres de otras cosas como tejido o manualidades, como pretexto para convocar mujeres para hablar sobre violencia de género y poder ayudarlas” cuenta Juana Vidal, presidenta del Taller.

Estos talleres no sólo servían como lugar de encuentro, sino que las mujeres pudieron acceder a una forma de desarrollo personal y una alternativa salir de la dependencia económica, fundamental para romper el círculo de la violencia.

Hoy, el Taller de Mujeres Girasol es parte de Juntas en Acción y tiene un gran proyecto: crear un Centro de Capacitación de la Mujer. “Para mi es importante estar en contacto con otras organizaciones de mujeres que tienen los mismos objetivos, intercambiar ideas y hacer un trabajo en común a través de la plataforma. Siempre es importante estar unidas, pero en estos momentos, debido a la efervescencia social, tiene otra connotación, más concreta. Antes quizás era más utópico, ahora es más concreto y nos permite trabajar directamente con otras organizaciones”, dice Juana Vidal, presidenta del Taller de Mujeres Girasol.

Investigadoras unidas

La Red de Investigadoras es una organización joven, que nació el 2016 para visibilizar las brechas de género en la academia, pero que tienen una mirada amplia sobre el rol de las mujeres en la sociedad. Para Adriana Bastías es importante relevar las voces y logros de las mujeres “porque han estado invisibilizados mucho tiempo, porque somos el 50% de la población, porque en el mundo la diversidad es importante. Las ideas innovadoras surgen de grupos diversos, y en este mundo masculinizado, otras miradas deben ser valoradas”.

“Para la Red de Investigadoras es importante sumarse a esta plataforma porque juntas somos más. Porque podemos ser distintas o trabajar con diferentes prioridades, pero sabemos que podemos avanzar más rápido en lo que estamos todas de acuerdo si nos unimos”, explicó Adriana Bastías Barrientos, presidenta de la Red de Investigadoras.

La Rebelión del Cuerpo

La Rebelión del Cuerpo es un movimiento que nace en 2017 con el objetivo de concientizar sobre la violencia simbólica y sus efectos en la construcción de identidad de niñas, adolescentas y mujeres, así como también en la manera de vincularnos.

La violencia simbólica es un tipo de violencia invisible y es la base de la violencia de género. La podemos encontrar en la cosificación de las mujeres, la falta de diversidad de roles y cuerpos en los medios, y en la invisibilización de las mujeres en la historia. La Rebelión del Cuerpo, a través de estudios y activismo, busca desnaturalizar esta violencia para generar un cambio social para que las niñas y mujeres se sientan más seguras y empoderadas con sus cuerpos.

Ivannia Ramírez, coordinadora de Vinculación de La Rebelión del Cuerpo, explica que “una de las razones por las que decidimos unirnos a Juntas en Acción fue para generar alianzas. Creemos que uniendo fuerzas con otras organizaciones y movimientos que estén hablando lo mismo que nosotras, en favor de la libertad e igualdad de las mujeres siempre va a ser para mejor. Además, nos interesó que uno de los ejes de Juntas en Acción es la erradicación de la violencia de género que es lo que más se apega a lo que hacemos como movimiento y que es fundamental para nosotras”.